Ana Matarranz (Willis Towers Watson): «Una de las barreras para la mujer a la hora de crecer profesionalmente es la falta de referentes»

Redacción ‘MS’- El pasado mes de noviembre, Willis Towers Watson celebró con gran éxito de asistencia el VIII Encuentro Mujeres Directivas en el Museo Reina Sofía de Madrid. Un evento de referencia en el sector del liderazgo femenino que reunió a más de 200 mujeres influyentes del panorama empresarial español e internacional. Su objetivo: dar visibilidad y apoyar a la mujer en la empresa para lograr la igualdad de género también en la alta dirección.

En esta edición el encuentro contó con la participación de Irene Villa, reconocida como una de las 50 Mujeres Líderes del país y una de las tres mujeres que más inspiran a las niñas españolas.

Una iniciativa impulsada cada año por Ana Matarranz, directora general de Willis Towers Watson, quien ha respondido unas cuestiones para ‘Muy Segura’:

¿Cómo y por qué nace entre sus objetivos profesionales el impulso y fomento de la visibilidad de la mujer influyente en la empresa? ¿Ha tenido alguna mentora o alguien le le inspire en esta bonita misión?

La creación de valor a la sociedad es necesaria. Nuestro objetivo fundamental siempre ha sido el de animar, promover y apoyar el desarrollo profesional y liderazgo femenino a través del networking. Nuestro evento de cabecera, Mujeres Directivas, nació hace 8 años con un almuerzo sencillo en un pequeño restaurante con apenas 12 profesionales que eran, y que a día de hoy continúan siendo clientes de Willis Towers Watson. En esta última edición se han unido al encuentro más de 200 mujeres Directivas del sector servicios, industrial, empresas privadas, entidades públicas, Consejeras, CEO’s, Directoras Generales, Financieras, Recursos Humanos, Operaciones, etc. Tratamos de aportar valor – inspirar – planteando diversos temas como el liderazgo, la diversidad, la presencia de la Mujer en los Consejos de Administración, Headhunting, expatriación, perspectivas económicas de España con ex-Ministros , Socias de Despachos de Abogados etc.

«Nuestro objetivo principal siempre ha sido el de animar, promover y apoyar el desarrollo profesional y liderazgo femenino a través del networking».

Una de las barreras para la mujer a la hora de crecer profesionalmente es la falta de referentes. También las futuras generaciones necesitan tener más modelos a seguir. Es necesario promover una mayor visibilidad del talento femenino, otorgarle un mayor protagonismo a la mujer ante sus éxitos. Para mí una figura que sin duda me ha inspirado y que además he tenido la oportunidad de conocer personalmente y hablar con ella recientemente, porque tuvimos la suerte de poder contar con ella en el último encuentro de Mujeres Directivas, es Irene Villa. Recuerdo perfectamente aquel fatídico día, el horrible atentado y como todos llorábamos amargamente por una niña con carita angelical que, a día de hoy, afronta los retos del día a día con positividad energía, e ilusión y que sin lugar a dudas es una mujer ejemplar, única y un referente para todas las generaciones. Irene sí que es un gran modelo de liderazgo para mí, me gustaría resaltar la frase que aparece en su libro “Las grandes tormentas vienen a veces para empoderarnos y despejar el camino”.

«Irene Villa sí que es un gran modelo de liderazgo para mí, me gustaría resaltar la frase que aparece en su libro ‘Las grandes tormentas vienen a veces para empoderarnos y despejar el camino».

¿En qué punto considera que se encuentra establecido y/o implantado el liderazgo femenino y la igualdad de género en las compañías españolas? ¿Cuál es la perspectiva si llevamos a cabo una comparativa a nivel internacional? ¿Encontramos algún ejemplo en el que poder mirarnos?

Sin duda los países nórdicos nos llevan ventaja. Sin embargo, en las empresas multinacionales estamos implantando iniciativas que favorecen el desarrollo, la incorporación del talento y la igualdad de oportunidades en las carreras profesionales sin importar el género. Las empresas valoran mucho la diversidad, cada vez más, somos conscientes que las empresas cuanto más diversas más rentables. Pero el problema es que aún no se dedican los recursos necesarios, según un estudio reciente, solo el 23% de las empresas en España tienen equipo dedicado a la Inclusión y a la Diversidad. El aumento de mujeres en puestos directivos ha crecido en la última década, pero no lo suficiente respecto a donde deberíamos estar porque en el 2020 el porcentaje recomendado por la comisión europea es alcanzar el 40% y adicionalmente en nuestro país se quiere situar en el 50% en el 2023. Actualmente tenemos representación en el 26% de los consejos de administración y en el 32% de los comités de dirección. Dentro del tejido empresarial hay sectores mucho más avanzados en materia de políticas de inclusión y diversidad como puede ser la banca y sobre todo el sector tecnológico donde en los últimos años muchas empresas están dirigidas por mujeres.

«Sin duda los países nórdicos nos llevan ventaja. Sin embargo, en las empresas multinacionales estamos implantando iniciativas que favorecen el desarrollo, la incorporación del talento y la igualdad de oportunidades en las carreras profesionales sin importar el género».

Dentro del sector asegurador hay (afortunadamente) empresas más avanzadas que otras. Pero todavía tenemos mucho que hacer: Tal y como publicó UNESPA, en el sector asegurador trabajan más mujeres que hombres. En los últimos treinta años, el empleo femenino en seguros, tal y como lo mide la EPA, se ha multiplicado por cinco. Pero únicamente una de cada siete mujeres es directiva y solo el 15% ocupa puestos de responsabilidad. Puede parecer poco pero hace años se estaba mucho peor. Las mujeres alcanzan el 56,5% del empleo total en la industria aseguradora en 2015 pero en la pirámide en puestos directivos el % cae vertiginosamente.

Quizás nos hemos dado cuenta tarde de la necesidad de implementar estas políticas, no solo por su demostrada rentabilidad en cuanto a que ayuda a mejorar la balanza económica, sino porque permite lograr un ambiente laboral único. Hoy en día las empresas son conscientes de esta necesidad y en concreto el sector asegurador está muy receptivo puesto que quiere implementar de forma rápida y efectiva políticas de diversidad en sus empresas. Porque es justo y básicamente también porque hoy en día el no tener estas políticas implica que eres menos competitivo y menos atractivo a la hora de atraer y retener talento. Aunque en este sentido se está avanzando, aún seguimos estando lejos del objetivo. La Ley de Igualdad de Género es de marzo de 2007…

«Tal y como publicó UNESPA, en el sector asegurador trabajan más mujeres que hombres. En los últimos treinta años, el empleo femenino en seguros, tal y como lo mide la EPA, se ha multiplicado por cinco. Pero únicamente una de cada siete mujeres es directiva y solo el 15% ocupa puestos de responsabilidad».

Concretamente, en su opinión y como gran ejemplo de directiva al frente de una empresa líder en el sector asegurador, ¿cuáles son los retos más inmediatos que afronta este mercado y en qué medida puede contribuir la mujer dentro del mismo a realizarlos y superarlos?

Vivimos en un mundo muy complejo, que implica que en las empresas tengamos que gestionar el día a día de una forma muy diferente a cómo se hacía hace unos años. Desde el punto de vista de personas, estamos muy centrados en la satisfacción de los empleados, gestionando sus expectativas, sus necesidades y entendiendo todos los aspectos emocionales de ellos. Nos encontramos con la convivencia de cuatro generaciones muy diferentes, con distintas expectativas profesionales y personales y con momentos vitales distintos.

Tenemos que convivir con nuevos riesgos relacionados con la ciberseguridad, riesgos medioambientales, geopolíticos, riesgos reputacionales, riesgos digitales, donde no contamos todavía con mucha información, aunque el Big Data nos ayudará a analizar mucho mejor todos estos peligros emergentes. Además, nos encontramos inmersos en la 4ª revolución industrial o digital, donde la innovación es fundamental porque como decía el eslogan “o te mueves o caducas”.

«Tenemos que convivir con nuevos riesgos relacionados con la ciberseguridad, riesgos medioambientales, geopolíticos, riesgos reputacionales, riesgos digitales, donde no contamos todavía con mucha información, aunque el Big Data nos ayudará a analizar mucho mejor todos estos peligros emergentes».

Con este panorama las empresas tenemos que seguir siendo competitivas y así poder ofrecer a nuestros clientes una experiencia excepcional. Para ello es necesario tener a los mejores profesionales, integrados y muy motivados.

Las mujeres representamos el 40% del mercado laboral y tenemos que prepararnos para el cambio. Es precisamente en el sector STEM donde tenemos que poner el foco. En las carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Y tenemos que impulsar que esas carreras,  que son del futuro para las jóvenes generaciones y que nuestras hijas, apuesten por ellas. El 90% de la tecnología está diseñada por hombres y sin embargo sabemos que nuestro poder de influencia y de compra impacta en torno al 80% del consumo electrónico.

En proceso de transformación plagado de permanentes cambios disruptivos, debemos afrontarlo como una oportunidad, no como una amenaza. Un momento histórico clave en el que tenemos la suerte de participar.

«Las mujeres representamos el 40% del mercado laboral y tenemos que prepararnos para el cambio. Es precisamente en el sector STEM donde tenemos que poner el foco. En las carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies