Cristina Llop (ECIJA): «Nuestro objetivo primordial es consolidarnos como la firma española con más presencia en Latinoamérica y una de las cinco más relevantes de España»

‘Muy Segura’ colabora en esta sección con Women in a Legal World (WLW), organización sin fines de lucro nacida en España, cuyos miembros son mujeres profesionales del sector legal, con capacidad de influencia, que desean transformar el entorno en el que se desenvuelven. Persigue generar las condiciones que permitan que todos los profesionales, hombres y mujeres, tengan la misma oportunidad de brillar y de conseguir el éxito en su carrera, configurando así un modelo que satisfaga a todos.

La visión de WLW es posicionar a España como pionera en la consecución de un sector legal diverso donde «deje de ser excepcional ver a una mujer al frente de una firma de abogados, dirigiendo una facultad de Derecho, presidiendo el jurado de un gran premio, o liderando el servicio jurídico de una compañía cotizada», como indica la asociación al explicar su misión.

Esta segunda colaboración, la primera de este año, está protagonizada por Cristina Llop, socia de socia de las áreas Dispute Resolution y Litigation de ECIJA. Es, además, consejera electiva y vicesecretaria de comunicación del Consejo General de la Abogacía Española.

¿Qué hitos destaca en el transcurso de su trayectoria profesional? ¿Qué es lo más importante que le han enseñado?

Comencé mi andadura profesional, como creo que casi todos los compañeros, sin saber muy bien hacia dónde iba ni hacia dónde quería ir. Lo único que tenía claro era mi vocación por la abogacía; si bien a partir de ahí, todo eran incógnitas. Hay que tener en cuenta que cuando yo empecé, y no hace tanto, no teníamos tanta información ni posibilidades como los que empiezan ahora su andadura. Nos conectábamos por la línea telefónica a internet, nos cobraban por minuto que estabas conectado, tardaba diez minutos en cargar cada página y se te cortaba cuando por fin accedías a ella.

Poco a poco, me di cuenta de las carencias de las que adolecía la profesión y que éstas no se iban a solucionar solas; tampoco creí que una única persona, desde la soledad de su despacho, pudiera promover la evolución necesaria. Así pues, di un paso adelante y entré en el mundo institucional. Primero, en la Agrupación de abogados jóvenes de Zaragoza. Después, en la Confederación española de abogados jóvenes como su Presidenta. Y de ahí, a consejera electiva del Consejo General de la Abogacía Española.

Mi perfil institucional me ha enseñado multitud de cosas, si bien, quizás, las más relevantes son que juntos somos más fuertes; que solo desde un colectivo con intereses comunes se pueden materializar nuestras reivindicaciones. Y que no importa el fin que busques, los medios importan, y mucho. No puedes perder tu identidad. Debes ser fiel a lo que te define y defiendes.

«Mi perfil institucional me ha enseñado multitud de cosas, si bien, quizás, las más relevantes son que juntos somos más fuertes; que solo desde un colectivo con intereses comunes se pueden materializar nuestras reivindicaciones».

Durante este periplo institucional, se cruzó en mi camino el despacho Écija. Nunca había pensado tampoco en asociarme ni entrar a formar parte de un “gran despacho”, como se les llama. Los despachos “de provincias”, como dicen, suelen tender a estructuras más pequeñas. O tendían. Y en esas estaba. Si bien el entusiasmo de Hugo Écija y Alejandro Touriño en su proyecto de despacho me convenció de algo que, sin duda, ha sido una de las grandes decisiones de mi vida.

¿Aprendizaje? Todo, pero principalmente que cuando te asocias con compañeros, tus decisiones deben responder a dos máximas: la humildad y la generosidad. Humildad para advertir tus limitaciones y saber delegar; y generosidad para reconocer que los triunfos, la mayoría de las veces, no son solo de uno mismo.

«Cuando te asocias con compañeros, tus decisiones deben responder a dos máximas: la humildad y la generosidad».

¿Por qué su apuesta por el sector jurídico? ¿Qué valores considera que se desprenden del trabajo en este mercado, dada su dilatada experiencia dentro del mismo?

Mi padre es abogado. Digo es porque quien opta por esta profesión, aunque lleve años jubilado (se jubiló justo al acabar yo la carrera), morirá siendo letrado. Nunca pensé que seguiría sus pasos. Tenía el despacho en casa y veía su dedicación a los clientes y el poco tiempo que podía destinar para sí. Aun con todo, pensé que estudiar derecho me abriría puertas, me serviría para saberme defender en una sociedad cada vez más “legalizada”. Al principio, opté por la opción más útil.

No obstante, para mi sorpresa, la práctica del derecho me resultó apasionante. Cada caso es distinto. Te obligas a mantenerte siempre reciclada, ágil en la respuesta. La práctica enseña a identificar los problemas y a ordenarlos y simplificarlos. Y sobre todo, te reporta muchas satisfacciones; no hay nada comparable con la sensación de ayudar a quien necesita de tu consejo.

Efectivamente, hay casos que no trascienden a la vida del cliente. Son temas meramente económicos que pueden no afectarle sustancialmente, si bien hay otros que pueden marcar la vida de una persona, de su familia; y cuando consigues que converjan justicia material con justicia real es la sensación más plena que se puede tener.

Ese último fin de servir a la justicia, aunque suene utópico, es el que me llevó a decantarme por la abogacía.

«Hay casos que no trascienden a la vida del cliente. Son temas meramente económicos que pueden no afectarle sustancialmente, si bien hay otros que pueden marcar la vida de una persona, de su familia».

¿Cómo describe su andadura desde su incorporación a Écija? ¿Cuáles son los principales logros alcanzados desde su responsabilidad como socia de las áreas Dispute Resolution y Litigation de la firma?

No creo que los logros deban plantearse de forma individual. Son fruto casi siempre de una maquinaria bien engrasada. Nuestro despacho ha tenido un crecimiento muy significativo y eso, como todo en la vida, es resultado de un trabajo coral en el que todo el mundo rema hacia la misma dirección.

Esa dirección era consolidarnos como firma y crecer. Y en ambos sentidos lo hemos conseguido.

Somos ya un referente como despacho a nivel nacional pero también internacional, no solo de nuevas tecnologías, sino multidisciplinar, habiendo incorporado grandes profesionales que pueden dar respuesta a todas las necesidades del cliente. Y al mismo tiempo, hemos crecido ampliando oficinas en Latinoamérica mirando también hacia Asia, al haber firmado la mayor joint venture del mercado español con uno de los cinco despachos más grandes de China.

«Hemos crecido ampliando oficinas en Latinoamérica mirando también hacia Asia, al haber firmado la mayor joint venture del mercado español con uno de los cinco despachos más grandes de China».

¿Qué objetivos se plantea Écija para este 2020 en las áreas que lidera?

Nuestro objetivo primordial es consolidarnos como la firma española con más presencia en Latinoamérica y una de las cinco más relevantes de España. Y en este sentido, durante 2020 prevemos abrir nuevos territorios y oficinas en España y Latinoamérica, además de ampliar nuestro portfolio de servicios hacia la consultoría y la tecnología.

Pero también es cierto que la cultura RSC es una de mis –nuestras- prioridades, y de hecho, hemos adoptado o reforzado nuestras políticas en este ámbito, lanzando iniciativas que intentan hacer del entorno en el que trabajan un lugar mejor en torno a tres ejes: la acción social, la contribución medioambiental y el pro bono.

Por ejemplo, contamos con un potente programa de voluntariado, algunas de cuyas acciones se desarrollan incluso en horario laboral, como por ejemplo asistir una vez a la semana durante 3 horas al Hospital de La Paz, atendiendo a los pacientes del departamento de oncología infantil.

«La cultura RSC es una de mis –nuestras- prioridades, y de hecho, hemos adoptado o reforzado nuestras políticas en este ámbito».

Y también, en materia de igualdad, que es quizás lo que más interese a los efectos de WLW, llevamos años trabajando en políticas que promuevan el cambio social y laboral necesario (políticas ciegas, teletrabajo, políticas de flexibilidad, canal de comunicación interna bidireccional…). Tanto es así que el pasado año fuimos galardonados por el ICAM con el Sello de Buenas Prácticas en Igualdad entre hombres y mujeres en el ejercicio de la Abogacía.

Insisto, todo ello es resultado del trabajo de muchos profesionales, hombres y mujeres, que son conscientes de que el cambio y la evolución se promueve desde dentro. No con simple palabras, sino con medidas eficaces y reales.

«El pasado año fuimos galardonados por el ICAM con el Sello de Buenas Prácticas en Igualdad entre hombres y mujeres en el ejercicio de la Abogacía».

¿Por qué su vínculo con Women in a Legal World? ¿Cuáles son sus principales áreas de actuación y qué le aportan a usted personalmente?

Como he contestado en la primera pregunta, la mejor forma de conseguir que te escuchen y conseguir mejoras para tu colectivo, es sin duda por la vía del lobby. Los abogados y las abogadas tienen muchas reivindicaciones que son comunes a uno y otro, pero resulta incuestionable que las mujeres, por nuestra propia naturaleza, tenemos necesidades diferentes a las de los hombres que precisan de reclamaciones diferenciadas.

La dificultad de acceso a puestos de dirección es, sin duda, una de ellas. Afortunadamente, yo no las he padecido. He podido siempre optar por el puesto que he querido en igualdad de condiciones. Si bien, no me es ajeno que otras compañeras no han tenido tanta suerte, y que es necesario, por un lado la visualización del problema, y, por otro, la proposición y adopción de medidas que le pongan solución.

Encontrar un entorno, WLW, en el que compartir inquietudes comunes, realizar propuestas útiles, y a la vez, promover encuentros y jornadas que sirvan para el crecimiento personal y profesional, no tiene precio.

Suelo decir que, muchas veces, nosotras somos nuestras propias villanas. Con nosotras mismas, y con el resto de mujeres con las que continuamente creemos que tenemos que competir. Es necesario que los estereotipos caigan, y rememos en una misma dirección en las que unas a otras nos apoyemos, y para eso nada mejor que compartir experiencias.

En cuanto a qué puedo aportar yo a la asociación, está claro que mi experiencia en el ámbito asociacional, institucional y profesional.

«Encontrar un entorno, WLW, en el que compartir inquietudes comunes, realizar propuestas útiles, y a la vez, promover encuentros y jornadas que sirvan para el crecimiento personal y profesional, no tiene precio».

¿Desea lanzar un mensaje a la mujer que desempeña su actividad en el sector jurídico?

Aparte del obvio consejo de imprimir a tu trabajo tesón, dedicación, entrega, he lanzado ya varias ideas que, por simples u obvias, no son menos importantes para consolidar una carrera profesional.

Me quedo con esta. Tu identidad es tu marca personal.

La forma de relacionarte (y tratar) con los clientes, con tus compañeros, con el resto de profesionales, define el profesional que eres. Y por ende, la persona que aspiras a ser.

Tendemos a comportamos de una manera puramente mercantilista. No obstante, en un mundo cada vez más agresivo, más desconsiderado, más irreverente, el respeto, en cualquier ámbito de tu vida, es seña de integridad. Y la humanidad, un signo de excelencia.

Este mensaje no se debe quedar en nuestra esfera privada. Hay que trasladarlo a nuestras estructuras, incluso.

De la misma manera que no todos los abogados somos iguales, tampoco lo somos todos los despachos, ni todas las instituciones, ni todas las asociaciones. Y quienes ostentamos algún puesto o cargo de responsabilidad, tenemos la obligación de promover y apoyar, en la medidas nuestras posibilidades, medidas que doten de esa humanidad de la que antes hablaba a nuestros entornos profesionales, empezando por el reconocimiento en términos de igualdad del trabajo realizado por hombres y mujeres.

«Tu identidad es tu marca personal».

Una respuesta a “Cristina Llop (ECIJA): «Nuestro objetivo primordial es consolidarnos como la firma española con más presencia en Latinoamérica y una de las cinco más relevantes de España»”

  1. Felicitar a Cristina por su trayectoria llena de valores , añadir que tener las ideas claras como lo demuestra en su entrevista facilita el camino y da ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Compañeros Muy Segura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies