Irene Zafra (ANEABE): «Sin duda, mantener mi independencia y mi libertad ha movido mi vida»

‘Muy Segura’ habla con Irene Zafra, secretaria general de ANEABE, Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas.

¿Qué momentos y qué aspectos considera más destacables en la evolución de su andadura laboral?

El punto de partida fueron mis estudios de Derecho en la Universidad Complutense, los cuales compaginé con trabajos que me permitieron ir conociendo el mundo laboral, pese a no tener demasiada relación con el ámbito del Derecho. Mi desempeño como azafata de congresos me ayudó a mejorar las habilidades sociales y a estar en contacto con la gente. Desde entonces ya ponía muy en valor mi independencia económica y, pese a contar siempre con el apoyo de mi familia y de mis padres, desde muy joven quería tener mi propia independencia.

«Pese a contar siempre con el apoyo de mi familia y de mis padres, desde muy joven quería tener mi propia independencia».

Un hito desde el punto de vista de la formación fue el Máster de Asesoría Jurídica de Empresas que hice en el Instituto de Empresa. Fue un esfuerzo, porque requería una dedicación exclusiva y yo lo estaba compaginando con mi trabajo en el departamento de Asesoría Jurídica de la Sociedad de Centros Comerciales de España; se trataba de una sociedad con capital francés que se dedicaba a la comercialización de centros comerciales. Estar en esa empresa me permitió conocer el mundo asociativo, el cual aún es bastante desconocido por la sociedad y a mí me gusta mucho. Está muy relacionado con mi forma de ser. Se trata de buscar el consenso, la conciliación y los puntos de encuentro, más que las diferencias. En una asociación es una labor difícil pero muy gratificante, porque cuando consigues el consenso se trata de elaborar o construir una postura sectorial. Como digo, no es fácil, teniendo en cuenta que en el mundo asociativo los miembros de la asociación son competidores entre ellos.

«Se trata de buscar el consenso, la conciliación y los puntos de encuentro, más que las diferencias. En una asociación es una labor difícil pero muy gratificante».

Después, a través de unas entrevistas y del proceso habitual de búsqueda de trabajo, me surgió la oportunidad de ser Secretaria General Adjunta en la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (ANEABE). Me gustó mucho el puesto por mi atracción hacia el mundo asociativo, pese a conocer poco el sector del agua. Pero tenía un conocimiento jurídico y de asesoría jurídica que resultó ser muy importante y fue valorado. Pasados dos años, me nombraron Secretaria General y ocupo este puesto desde entonces.

«Tenía un conocimiento jurídico y de asesoría jurídica que resultó ser muy importante y fue valorado. Pasados dos años, me nombraron Secretaria General y ocupo este puesto desde entonces».

Algo muy importante que deseo destacar de mi perfil es la educación tan importante en valores que he recibido por parte de mi familia. En mi casa, desde muy pequeños siempre nos enseñaron la igualdad entre las personas y el valor del esfuerzo y del estudio. Han sido piezas fundamentales para poder disfrutar de una libertad y de una independencia, y a mí se me quedó marcado a fuego desde pequeña. Sin duda, ha sido lo que ha movido mi vida, el mantener mi independencia y mi libertad. Valoro la importancia del respeto y del consenso. A veces lo importante no es tener razón, sino encontrar el punto de unión entre las distintas opiniones.

«En mi casa, desde muy pequeños siempre nos enseñaron la igualdad entre las personas y el valor del esfuerzo y del estudio. Han sido piezas fundamentales para poder disfrutar de una libertad y de una independencia, y a mí se me quedó marcado a fuego desde pequeña».

¿Qué evolución ha experimentado dentro de ANEABE?

La Asociación ha cambiado mucho desde entonces, tal y como ha cambiado España y el mundo de la empresa. En un primer momento, ANEABE estaba muy volcada en temas de legislación y de regulación, desde un punto de vista muy técnico; sobre todo en materia de seguimiento de todas aquellas normativas que afectaban al sector del agua mineral. Nuestra labor fundamental era ser el portavoz del sector ante la Administración y proteger sus intereses.

«En un primer momento, ANEABE estaba muy volcada en temas de legislación y de regulación, desde un punto de vista muy técnico».

Unos años más tarde, vimos que cualquier defensa de intereses también tiene que ir acompañada de una buena comunicación; entonces empezamos a trabajar en comunicación y creamos un departamento en ANEABE. Comenzamos a hacer una comunicación proactiva del agua mineral. Todavía nos damos cuenta de que, aunque el agua mineral es un producto que tiene muy buena reputación por parte del ciudadano y es considerada un producto saludable y bien recibido, aún no se conocen muy bien las diferencias entre el agua mineral y el agua del grifo. Y empezamos a trabajar en esta línea, comunicando las diferencias y los atributos del agua mineral marcados por la legislación, con respecto al agua del grifo.

«Vimos que cualquier defensa de intereses también tiene que ir acompañada de una buena comunicación; entonces empezamos a trabajar en comunicación y creamos un departamento en ANEABE».

El año pasado celebramos el 40 Aniversario de la Asociación e hicimos un vídeo dedicado a la su historia, reflejando los grandes hitos.

¿Puede hablarnos del nivel de sensibilización del sector con el medio ambiente?

El sector siempre ha estado muy sensibilizado con el medio ambiente. Nosotros envasamos naturaleza, el agua mineral es un agua natural y pura que no está tratada, que llega como está presente en la naturaleza; de hecho, se envasa a pie de manantial con unas condiciones de absoluta asepsia. Fue en una tercera etapa en la que nos dimos cuenta de que esto tampoco se sabía, no se conocía la labor del sector para proteger el medio ambiente, tanto protegiendo el recursos y el entorno de los manantiales, como en lo que se refiere a la gestión de los envases, tema que está muy de actualidad.

«El sector siempre ha estado muy sensibilizado con el medio ambiente. Nosotros envasamos naturaleza, el agua mineral es un agua natural y pura que no está tratada, que llega como está presente en la naturaleza».

Desde hace 20 años creamos Ecoembes junto a otros colectivos, asociaciones y empresas. Llevamos dos décadas gestionando correctamente los envases y ya se reciclan el 90% de las botellas de plástico.

¿En qué otras funciones está volcada ANEABE en la actualidad?

La Asociación siempre ofrece apoyo, ayuda y colaboración a las empresas en su perfeccionamiento diario. Llevamos a cabo una labor de consultoría, de manera que pueden acudir a nosotros cuando tienen algún problema o consulta. También somos un centro de información, porque tenemos un histórico del sector de aguas minerales.

Nuestra labor fundamental, como cualquier otra asociación, es la interlocución con los poderes públicos, con la Administración y con los medios de comunicación.

«Nuestra labor fundamental, como cualquier otra asociación, es la interlocución con los poderes públicos, con la Administración y con los medios de comunicación».

¿Cómo es la situación actual del mercado del agua mineral en nuestro país? ¿Puede hablarnos del posicionamiento de nuestro país dentro de Europa?

En España se consumen actualmente unos 132 litros de agua mineral per cápita al año. Equivale aproximadamente a un tercio de litro al día, un vaso de agua diario. Si nos comparamos con nuestro entorno europeo, la media son 100 litros anuales per cápita. Por lo tanto, estamos bien posicionados. No obstante, aún estamos lejos de algunos países vecinos que tienen una cultura termal como nosotros, como son Alemania, Italia y Francia, los grandes líderes de la producción y el consumo de aguas minerales. España también, pero está en un cuarto puesto.

«Aún estamos lejos de algunos países vecinos que tienen una cultura termal como nosotros, como son Alemania, Italia y Francia, los grandes líderes de la producción y el consumo de aguas minerales. España también, pero está en un cuarto puesto».

¿En qué consiste el concepto de cultura termal?

El origen de la industria de aguas minerales se encuentra en los balnearios. Las aguas minerales naturales que envasamos se llamaban minero-medicinales, solo que cuando entramos en la Unión Europea nos dijeron que, si queríamos vender fuera de las farmacias, teníamos que cambiar el nombre a mineral natural.

Como decía, comenzó a desarrollarse en los balnearios. Los pocos que podían acudir, al volver a casa querían poder seguir bebiendo esas aguas y pedían unas botellas. Comenzó a desarrollarse una industria, inicialmente en vidrio, que se vendía fundamentalmente en farmacias. En los años 60 empezó a desarrollarse la distribución comercial; y en los 70, con la expansión de la distribución moderna, se pasó al plástico, el PET. Ofrece ventajas tales como la comodidad, que no se rompe y sigue siendo transparente. Hubo un crecimiento del sector importante.

«El origen de la industria de aguas minerales se encuentra en los balnearios. Las aguas minerales naturales que envasamos se llamaban minero-medicinales».

La evolución del sector es de constante crecimiento. En España, en los años 80 se bebía más vino que agua mineral. Ahora mismo, el agua mineral es la bebida más consumida por los españoles, por encima de los refrescos y de las cervezas.

«El agua mineral es la bebida más consumida por los españoles, por encima de los refrescos y de las cervezas».

¿Ha podido afectar en ello la alerta acerca de los perjuicios de las bebidas azucaradas?

Eso es más reciente. Aunque es verdad que el agua mineral tiene unas condiciones saludables que favorecen unos hábitos de vida sanos.

¿Puede hablarnos del Instituto de Investigación Agua y Salud?

Se trata de otro hito importante para ANEABE. Lo creamos para divulgar el conocimiento sobre las aguas minerales y la importancia de la hidratación. Este Instituto, el año pasado creó una Guía de Hidratación que ha tenido bastante éxito. Ofrece unas pautas de consumo para alcanzar una correcta hidratación. Indica lo que hay que beber en distintas actividades cotidianas, tales como al hacer deporte, al estudiar, etc.; y también por edades y en el caso de las mujeres embarazadas.

«El año pasado, el Instituto de Investigación Agua y Salud creó una Guía de Hidratación que ha tenido bastante éxito».

¿Puede explicarnos cuáles son las principales diferencias del agua mineral con respecto al agua del grifo?

Existe una Directiva comunitaria que define las aguas minerales. No todas las aguas pueden llamarse minerales naturales, ya que se trata de una categoría administrativa y es una denominación que concede la Administración después de un procedimiento muy largo, que puede durar años. Se tiene que demostrar que tiene una serie de requisitos:

-Que tengan una pureza en el origen. Son aguas siempre de origen subterráneo, lo que hace que estén protegidas de cualquier riesgo de contaminación.

Que tengan una composición en minerales constante. No debe haber fluctuaciones y tiene que poder leerse la composición en la etiqueta. Ese agua nunca se puede manipular ni variar su composición; la naturaleza tiene que garantizar esa composición estable para poder asegurar el etiquetado.

-Está prohibido cualquier tipo de tratamiento químico. No puede llevar cloro, y es una de las diferencias fundamentales con respecto al agua del grifo.

Después existe una diversidad de aguas minerales, más de cien en España. En el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE), se publica regularmente la lista de las aguas minerales reconocidas por cada Estado Miembro. Cada una de ellas es distinta y tiene unas características diferentes en función de su composición, no hay dos aguas iguales. Esa composición se debe a la geología, al terreno donde se encuentran las aguas; al tiempo de permanencia de las aguas en ese acuífero; y a temas de temperatura, la cual puede facilitar más o menos la disolución de unas sales u otras. Son los tres factores que determinan la composición de las aguas.

«Existe una diversidad de aguas minerales, más de cien en España. En el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE), se publica regularmente la lista de las aguas minerales reconocidas por cada Estado Miembro. Cada una de ellas es distinta y tiene unas características diferentes en función de su composición, no hay dos aguas iguales».

Desde el punto de vista del sector, también quiero destacar la importancia de las aguas minerales en cuanto a la calidad y a la seguridad alimentaria que ofrecen.

¿Desea lanzar un mensaje para nuestra audiencia femenina?

La importancia del esfuerzo, de escuchar, de respetar al otro, de esforzarnos por encontrar lo que nos une y no lo que nos separa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Compañeros Muy Segura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies