Marlen Estévez (WLW): «Nuestro proyecto estrella para este año es el RETO2020: alcanzar un 20% más de mujeres en puestos directivos en el sector legal»

‘Muy Segura’ colabora en esta sección con Women in a Legal World (WLW), organización sin fines de lucro nacida en España, cuyos miembros son mujeres profesionales del sector legal, con capacidad de influencia, que desean transformar el entorno en el que se desenvuelven. Persigue generar las condiciones que permitan que todos los profesionales, hombres y mujeres, tengan la misma oportunidad de brillar y de conseguir el éxito en su carrera, configurando así un modelo que satisfaga a todos.

La visión de WLW es posicionar a España como pionera en la consecución de un sector legal diverso donde «deje de ser excepcional ver a una mujer al frente de una firma de abogados, dirigiendo una facultad de Derecho, presidiendo el jurado de un gran premio, o liderando el servicio jurídico de una compañía cotizada», como indica la asociación al explicar su misión.

En esta nueva colaboración entrevistamos a Marlen Estévez, presidenta de Women in a Legal World. Socia de Roca Junyent y directora del Departamento de Arbitraje, así como secretaria de la sección Iberoamericana de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

¿Por qué su apuesta por el sector jurídico? ¿Cómo describiría la evolución de este mercado y su situación actual en nuestro país?

Si bien yo estudié derecho y administración y dirección de empresas (lo que se conoce como E-3 en ICADE), desde pequeña tuve claro que quería dedicarme al sector jurídico y en concreto ser abogada de las que “se ponen la toga”. Esto es bastante normal si se tiene en cuenta que vengo de una familia de juristas, donde tanto mi abuelo, como mi padre y mi hermano trabajan en el sector y ejercen como procuradores y donde muchos de mis tíos y primos son abogados como yo. En concreto, mi tío Carlos Fernandez-Novoa, fue uno de los mayores expertos y pionero en el estudio de la propiedad intelectual en España. No obstante, he de reconocer que tras irme a Suiza a terminar mi carrera, me picó la curiosidad de conocer de cerca el mundo de la banca de inversión y mis primeros meses de trabajo tuvieron lugar allí dentro del departamento de riesgos de un conocido banco. Si bien me encantó la experiencia, rápidamente afloró mi vocación de letrada (quizás porque por ese entonces ya había visto muchas películas y acompañado a mi padre y a mi abuelo a muchos juicios) y fue entonces cuando decidí incorporarme a una gran firma de abogados para hacer lo que sigo haciendo a día de hoy desde Roca Junyent y que tanto me gusta, defender los intereses de mis clientes ya sea frente a un juez, un árbitro o en el marco de una mediación.

El sector legal está viviendo una clara y patente revolución en España llena de numerosos y apasionantes retos que tienen que ver con cuestiones tales como:

  • El desafío de la ciberseguridad, sin duda uno de los retos más importantes para los despachos porque manejan mucha información sensible y tradicionalmente no han tenido tantas medidas de seguridad como las grandes empresas.
  • Los nuevos entornos de trabajo digitales que han cambiado el modelo de negocio de los despachos ya que en el panorama legal han emergido nuevos competidores para los despachos tradicionales, tales como los proveedores de servicios jurídicos alternativos.

Estos proveedores necesitan habilidades distintas de los abogados que trabajan en despachos ya que necesitan entender el Derecho, pero también escribir un código de programación. Es decir, gran parte de los perfiles que se demandan a día de hoy ya no son los perfiles tradicionales de los abogados. Por ejemplo, Estonia, que se ha convertido en el primer país del mundo en proponer oficialmente la creación de un juez robot que sirva para descongestionar los juzgados del país, ha realizado el encargo no en juristas de reconocido prestigio sino en Ott Velsberg, informático de profesión que ostenta el cargo público de responsable de datos de Estonia.

  • La gestión del conocimiento, motivada en gran parte por los cambios tecnológicos, que tienen como sus máximos exponentes el big data y la inteligencia artificial.

Por ejemplo, si hace unos años era difícil encontrar un despacho que hablara sobre inteligencia artificial (IA), hoy resulta casi imposible que uno de los grandes bufetes internacionales no haya adquirido una licencia de software predictivo o, incluso, desarrollado su propio programa de IA.

  • Las nuevas exigencias de los clientes que buscan una colaboración más estrecha con sus abogados, tanto las grandes empresas como las start up buscan una colaboración más estrecha con sus abogados. Más que una asesoría jurídica paralela a su actividad, quieren una colaboración integrada. Para poder ofrecer este tipo de servicio, los abogados necesitan recibir formación multidisciplinar y sobre habilidades de colaboración.
  • Los cambios radicales en las capacidades que se esperan de un abogado, para cumplir y sobrepasar las expectativas de sus firmas y de los clientes. Aquí se incluyen competencias como gestión de proyectos, planificación de negocio, tecnología, networking, empatía, dar y recibir feedback, audacia, mentoring o liderazgo, entre otras. Algunas de ellas, como la empatía, son esenciales para hacer equipo e innovar.
  • La captación y retención del talento, ya que es un hecho objetivo como cada vez resulta más difícil retener el conocimiento que se escapa de la empresa e incorporar modelos para retener a las mujeres y los jóvenes. Se libra una feroz batalla por el talento y es poco probable que disminuya a corto y mediano plazo. Las firmas de abogados necesitan reclutar y retener a los mejores abogados si quieren tener éxito. El talento es ahora un recurso cada vez más escaso.
  • La ausencia de mujeres en puestos directivos. Los despachos deben asumir el reto de incorporar mujeres en los puestos de máxima responsabilidad.

«El sector legal está viviendo una clara y patente revolución en España llena de numerosos y apasionantes retos».

-¿De qué manera considera que se verá influenciado por la actual crisis del coronavirus?

Hoy el mundo está entrando en fase de rápida reconfiguración catalizado por el COVID19, tanto los sistemas económicos, políticos y sociales entrarán a debatirse y a cuestionarse en cada país. Seguramente el movimiento desglobalizador se acentúe tras esta crisis pues cada país tendrá la imperiosa necesidad de crear empleo dentro de sus propias fronteras y de no depender demasiado de otros países en esta época de geopolítica activa en la que nos encontramos.

Desde la perspectiva de nuestro sector, los retos más inminentes que visualizamos se encuentran: (i) en la propia interpretación del derecho, pues todos sabemos que el derecho es algo vivo que tiene que saber adaptarse a esta realidad cambiante que es nuestra sociedad actual donde todo está sujeto a una profunda interpretación subjetiva que puede ser foco de inseguridad jurídica, (ii) el colapso en los juzgados una vez se levante la suspensión que pesa sobre todos los procedimientos no urgentes, pues será inmenso el volumen de procedimientos que se iniciarán en todos los órdenes jurisdiccionales (social, civil y mercantil, contencioso administrativo y penal) y (iii) el debate que se ha abierto en torno a la regulación de las tecnologías cibernéticas y espaciales a raíz de la situación actual y de la geolocalización a la que estamos sometidos.

«Hoy el mundo está entrando en fase de rápida reconfiguración catalizado por el COVID19, tanto los sistemas económicos, políticos y sociales entrarán a debatirse y a cuestionarse en cada país».

¿Cómo define su estilo de liderazgo?

Creo en el liderazgo participativo y orientado a las personas. Siempre he tenido claro que los éxitos y los fracasos no son de una persona, sino de un equipo. Es más, en las situaciones de complejidad extrema como la que estamos viviendo lo que sale a relucir es lo que verdaderamente hay detrás de un equipo. Tanto lo positivo, como lo negativo que hay que superar. Por eso, es ahora más que nunca cuando tenemos que ser capaces de trasmitir entusiasmo, confianza y mover a nuestras organizaciones en una misma dirección. Creo también que un buen líder tiene que estar orientado a los resultados y tener la capacidad de conseguir que las cosas pasen. Uno de los lemas de la Junta Directiva de WLW es tratar de evitar la “parálisis por análisis”. Y por supuesto considero que un buen líder ha de ser humilde, aunque muchas veces cueste aceptarlo, nadie tiene respuestas para todo por eso hay que tratar de rodearse siempre de los mejores y aprender de ellos.

«Creo que un buen líder tiene que estar orientado a los resultados y tener la capacidad de conseguir que las cosas pasen».

¿Por qué decide fundar Women in a Legal World? ¿Cuál es su perspectiva acerca del liderazgo femenino en el sector jurídico y qué acciones prioritarias están emprendiendo desde de su proyecto?

Decidí fundar WLW porque siempre he estado convencida que las mujeres necesitamos conectarnos, ayudarnos y trabajar en red entre nosotras. A lo largo de  mi carrera había tenido la oportunidad además de conocer mujeres maravillosas, auténticos referentes de todos los ámbitos dentro del sector jurídico (catedráticas, juezas, procuradores, directoras de asesoría jurídica, otras socias de despachos, registradoras, notarias, expertas en comunicación, etc) y pensé que sería bueno que se conocieran entre ellas. Cuando juntas personas estupendas, llenas de talento e inquietudes, el resultado solo puede ser estupendo. Cuando las contacté, ninguna dudó ni un segundo en sumarse al proyecto. A partir de ahí todo fue rodado y empezamos a trabajar conjuntamente en numerosos proyectos como el programa de mentoring, los Premios WLW, la elaboración de informes, las WLW Talks, conferencias impartidas por nuestras socias en temas de actualidad, artículos, etc.

«Decidí fundar WLW porque siempre he estado convencida que las mujeres necesitamos conectarnos, ayudarnos y trabajar en red entre nosotras».

Después de un año tan activo si bien nuestro principal objetivo es consolidarnos y continuar desarrollando los proyectos que comenzamos el año pasado, nuestro proyecto estrella para este 2020 es el RETO2020.

Con el RETO2020 proponemos alcanzar un 20% más de mujeres en puestos directivos en el sector legal. En este sentido y porque los datos son el petróleo del S.XXI, siendo todos conscientes de que lo que no se mide no existe, desde WLW hemos empezado por realizar y presentar a los medios el primer Informe realizado en nuestro país sobre el número de mujeres en puestos directivos en todo el sector jurídico que ha sido elaborado por Ana Martínez y María Orueta. Como podréis observar aquí https://www.eleconomista.es/legislacion/noticias/10381453/02/20/Tan-solo-un-5-de-los-directores-de-los-bufetes-de-abogados-de-Espana-son-mujeres.html queríamos tener la foto clara a día de hoy para saber cuál es el punto de partida y poder replicar cada año este mismo ejercicio para ir analizando el avance que se produce a este respecto en nuestras organizaciones. Y ello, ya que lo importante no es de donde se parte, pues habrá organizaciones que estarán mucho más avanzadas que otras en materia de igualdad, sino el camino que seamos capaces de recorrer juntos en este sentido.

Asimismo, dentro del marco del RETO 2020 hemos elaborado también el primer Informe sobre la presencia de mujeres conferenciantes en eventos jurídicos celebrados en España, proyecto que está siendo liderado por nuestra socia, María Pardo de Vera.  Los datos demuestran que (i) sólo el 35% de los ponentes en eventos jurídicos son mujeres, frente al 65% de hombres que intervienen como ponentes, (ii) de 78 eventos jurídicos analizados, sólo el 17% cumple con ratios de presencia femenina (entre ponentes y moderadoras) igual o por encima del 50% y (iii) el 19% de los eventos ni siquiera alcanzan la cifra de 20% de mujeres ponentes y el 4% ni tan siquiera contó con una mujer como ponente.  Y aquí es donde WLW quiere transformar esta realidad a través del Sello de Compromiso por la visibilidad de la mujer en eventos jurídicos, “Women in a Legal Event”.

Este Sello tiene como objetivo que los organizadores y/o patrocinadores incrementen en un 20% con respecto a su edición anterior, la participación de profesionales mujeres como conferenciantes (ponentes/oradoras). No es simplemente un compromiso de buenas intenciones, pedimos que esto se traduzca en datos reales. De esta forma, conseguiremos que los eventos jurídicos que se celebran en España sean paritarios en participación de hombres y mujeres para llegar al 50% de participación de mujeres expertas. 

De igual forma, estamos también trabajando en el nombramiento de Embajadores WLW, con el objetivo de dar el reconocimiento a todos aquellos hombres que tanto han apoyado y apoyan la igualdad en el sector, pues este camino tenemos que recorrerlo todos juntos.

«Nuestro proyecto estrella para este 2020 es el RETO2020: alcanzar un 20% más de mujeres en puestos directivos en el sector legal».

Recientemente han firmado una alianza con Mutualidad de la Abogacía y su Fundación, con la finalidad de potenciar el talento femenino en el sector legal. ¿Cuáles serán los primeros pasos que lleven a cabo?

Así es, la semana pasada WLW firmó un acuerdo de colaboración junto con la Mutualidad de la Abogacía y la Fundación Mutualidad Abogacía con el objetivo de crear sinergias entre las diferentes iniciativas y programas de ambas entidades y dar una mayor visibilidad al talento femenino dentro del sector legal. Con esta firma consolidamos la relación entre ambas organizaciones, que ya se había iniciado con los Premios Women in a Legal World.

Gracias al nuevo convenio, tanto Mutualidad de la Abogacía como su Fundación participarán de forma activa en iniciativas creadas por WLW, como el grupo de trabajo Think Tank Women on the Board, dirigido a aglutinar y conectar en una única plataforma todas las iniciativas existentes para el fomento de la diversidad en los consejos de administración y en los comités ejecutivos de las empresas. Además, ambas entidades tendrán presencia en las WLW Talks, donde mujeres especializadas trasladan su expertise en la abogacía, sirviendo de inspiración, motivación y potenciando el networking.

En el ámbito de la educación, la entidad aseguradora y la Fundación participarán en los procesos de Mentoring de WLW destinados a desarrollar el potencial de las alumnas de últimos cursos de Grado y de Máster de Acceso al ejercicio de la Abogacía.

En paralelo, tanto la Mutualidad como su Fundación han mostrado su interés en incorporar en sus eventos propios que corresponda el sello “Women in a Legal Event”, que garantiza la visibilidad de la mujer en los eventos jurídicos, ayudando a generar un impacto en la sociedad para que se tome en mayor consideración las opiniones de mujeres expertas del sector.

Por su parte, Women in a legal World pasa a formar parte del desarrollo e implementación del Programa de Emprendimiento Jurídico creado por la Fundación Mutualidad de la Abogacía.

«Nuestro reciente acuerdo de colaboración junto con la Mutualidad de la Abogacía y la Fundación Mutualidad Abogacía tiene el objetivo de crear sinergias entre las diferentes iniciativas y programas de ambas entidades y dar una mayor visibilidad al talento femenino dentro del sector legal».

¿Desea lanzar un mensaje a la mujer profesional que constituye una parte muy destacada de la audiencia de Muy Segura?

El mensaje que queremos trasladar ahora más que nunca es el de unidad, pues se avecinan tiempos difíciles, llenos de nuevos y desconocidos retos tanto para la economía, como también para nuestro sector, que tenemos que afrontar juntos y unidos pues, de lo que no cabe duda, es de que la crisis va a necesitar de los profesionales del Derecho para encauzar los nuevos problemas de la sociedad que el virus nos dejará como legado. Habrá mucho por reconstruir y mucho para regular.

Asimismo, me gustaría decirles a todas las mujeres que este es nuestro momento y que si hay algo de lo que esté profundamente convencida es de que la mujer va a jugar un rol clave en el sector para ayudarle a salir de esta crisis sanitaria y ya económica. De hecho, esta crisis sanitaria ha venido a poner de manifiesto que ahora más que nunca tenemos que mirar hacia delante y no dar ni un paso atrás en lo que pérdida de derechos y de posicionamiento de la mujer en puestos directivos en España se refiere. Por ello, todos tenemos que abogar por una nueva forma de trabajar, donde el teletrabajo, la corresponsabilidad y la innovación avancen de la mano.

«El mensaje que queremos trasladar ahora más que nunca es el de unidad, pues se avecinan tiempos difíciles, llenos de nuevos y desconocidos retos tanto para la economía, como también para nuestro sector».

Ahora bien, debemos prestar máxima atención a que el teletrabajo no se convierta en una instrumento para la consagración de los roles de género. Este es el motivo por el que desde WLW conjuntamente con 50&50 GL hemos querido lanzar una declaración que pretende impulsar un sistema que combine presencia física y teletrabajo y que fomente la eficiencia, flexibilidad y el trabajo por objetivos frente al presencialismo, así como un modelo de trabajo que incluya un cambio de perspectiva hacia la corresponsabilidad familiar.

Por último, tampoco debemos olvidarnos además que la recesión del 2008 tuvo un impacto devastador en el posicionamiento de la mujer en sus carreras directivas y no podemos permitirnos que vuelva a suceder lo mismo para lo que tenemos que estar atentos y proactivos. Esta proactividad nos incumbe a todos, a los abogados, socios, managing partners y CEO de las organizaciones (que como hemos visto son hombres en un 91% de las ocasiones) y por supuesto también a los medios de comunicación que tiene un rol fundamental a este respecto para conseguir que una situación como la descrita, no vuelva a repetirse. Si se pierde talento, perdemos todos. El talento es lo que genera prosperidad social y económica.

«Debemos prestar máxima atención a que el teletrabajo no se convierta en una instrumento para la consagración de los roles de género».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *