No te quedes con las ganas de cumplir tu sueño

Por Ana Isabel Galera, directora de la oficina partner de Summa Insurance en Campohermoso, galardonada por su labor como «Empresa destacada de Almería» en los Premios Andalucía Emprende 2019.

Me sentí muy halagada cuando recibí la invitación de Muy Segura para publicar un artículo donde reflejara algunas anécdotas de mi trayectoria profesional. Me emociona sobremanera que este artículo pueda servir de motivación a tod@s esos futuros empresarios que aun están con los miedos y en ese deshoje de margarita: lo hago o no lo hago, es el momento o no lo es….

Desde mi experiencia, creo firmemente que la mayoría de las veces, los miedos y los obstáculos mas difíciles de superar solamente se encuentran en nuestra mente. Una persona que se dedique en cuerpo y alma a luchar por sus objetivos, sí o sí, casi con toda seguridad le darán sus frutos. Es cierto que en ocasiones las cosas no salen como uno espera pero, ¿acaso el simple hecho de vivir no es también un riesgo?

«La mayoría de las veces, los miedos y los obstáculos mas difíciles de superar solamente se encuentran en nuestra mente».

Mi raíces son de familia humilde de agricultores. En mi casa siempre he visto la importancia del trabajo y del sacrificio. Desde muy pequeña vi a mi padres, trabajadores incansables, sacrificarse para sacarnos adelante. Son quizás esos valores inculcados desde la niñez lo más valioso que tengo a día hoy y que, junto a mi marido, trato de transmitir a mis dos hijas.

Estudie un ciclo formativo de grado superior en Anatomía Patológica. Al finalizar los estudios, y ante la poca salida profesional, empecé a trabajar inmediatamente en asesorías. Casi por casualidad, comencé a lidiar con el mundo del seguro. De hecho, casi toda mi trayectoria profesional está relacionada con este sector y me fui enamorando de la profesión. Mi vocación para con el cliente es algo casi innato, no podría explicarlo, me resulta muy fácil empatizar con los clientes, escucharles, asesorares, solucionar sus problemas o resolver sus dudas. En la mayoría de casos se crea ese vinculo tan especial cliente-amigo.

«Mi vocación para con el cliente es algo casi innato».

Es irónico que este trabajo sea ahora mi medio de vida, cuando de niña me apenaba ver a los vendedores de seguros tocando las puertas del pueblo e, inocente de mí, pensaba que trabajaban en seguros de forma temporal mientras encontraban otro trabajo mejor…

Es cierto que el mundo empresarial tiene sus sombras también, más bien diría que al principio son todo sombras. Si miro atrás, he pasado por prácticamente todo tipo de situaciones complicadas y zancadillas profesionales. Recuerdo especialmente la más complicada, aunque también de la que más aprendí, que de eso se trata, como dice siempre mi madre para saber pasar. Fue en mi primera andadura empresarial. Después de quedarme en paro, me decidí y monté mi oficina de mediación de seguros con un conocido grupo franquiciador, con todo lo que ello conlleva, la ilusión, el miedo a fracasar, las jornadas maratonianas para sacarlo adelante… En fin, solo quien ha emprendido alguna vez sabe los sentimientos que hay detrás de estas palabras.

Poco a poco, me fui dando cuenta de que el negocio no rendía como debía, las cuentas no cuadraban, la falta de transparencia, la falta de apoyo, retrasos en los pagos… Un jarro de agua fría que me llevó a rescindir el contrato con esta entidad. Con ello, todo el trabajo y esfuerzo se desvaneció de la noche a la mañana y me quedé sin absolutamente nada, toda mi cartera se desvaneció.

«Todo el trabajo y esfuerzo se desvaneció de la noche a la mañana y me quedé sin absolutamente nada, toda mi cartera se desvaneció».

He de decir que fue un momento muy critico, valoré mucho la opción de poner punto y final a mi andadura empresarial. Pero, como se suele decir, no hay negro sin blanco: me dí cuenta de todo el cariño del que estoy rodeada, mi familia, mi marido, que no me soltaron ni un momento, y qué decir de los clientes. Fueron muchos los que me apoyaron y animaron a seguir. Recuerdo con especial cariño las palabras de mi cliente-amigo José: «La Ana que yo conozco no se va a dejar vencer tan fácilmente. Si ya lo has hecho una vez, puedes hacerlo mil veces más«… Gracias José.

En mi búsqueda de soluciones alternativas, encontré a Summa. Ellos me brindaron todo el apoyo y ayuda que en esos momentos tan complicados yo necesitaba. Junto a los recursos que me brindan y al trabajo bien hecho de nuestra oficina, hoy formamos un gran equipo. He conseguido crecer hasta conseguir incorporar personal a mi negocio y miro al futuro con mucha ilusión y prospección de ser referente en el sector.

«Summa me brindó todo el apoyo y ayuda que en esos momentos tan complicados yo necesitaba».

Recientemente se nos ha reconocido como empresa destacada. Es cierto que me siento un poco asombrada por la repercusión que ha tenido pero, a la vez, me siento también tremendamente agradecida y feliz.

Soy plenamente consciente de que me muevo en un sector muy complicado y dinamitado por la competencia entre las plataformas online de seguros y las entidades bancarias que imponen sus condiciones a cambio de la concesión de hipotecas y /o prestamos personales que, a pesar de ir contra la ley, es una práctica aún habitual. Personalmente, confío en la inteligencia del cliente, un cliente cada vez más y mejor informado que valora el trato personal y cercano, el asesoramiento integral en todas sus pólizas y la defensa de sus intereses en caso de siniestro. Todo ello son valores añadidos que hacen que el cliente nos elija por encima de nuestros competidores más directos. Sabemos que tenemos la responsabilidad y el deber de estar siempre al tanto de las últimas novedades y no escatimamos recursos en la formación que sea necesaria para ser pioneros en nuestro sector y ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes.

«Confío en la inteligencia del cliente, un cliente cada vez más y mejor informado que valora el trato personal y cercano, el asesoramiento integral en todas sus pólizas y la defensa de sus intereses en caso de siniestro».

Ya no me queda más que agradecer a todos aquellos que, de una manera u otra, forman parte de esta trayectoria que confío vaya para largo. Y a todas esas personas que tengan un sueño por cumplir, deciros que no os quedéis con las ganas. Sé que asusta muchísimo dar el salto y conozco muy bien la angustia de la incertidumbre, pero solo se trata de dejar de pensar y actuar. Eso sí, hay que estar dispuestos a trabajar como si no hubiera un mañana… Creédme, siempre la recompensa es mayor a lo que arriesgas, porque en cualquier caso vas a aprender de la experiencia y os aseguro que eso no tiene precio.

«Y a todas esas personas que tengan un sueño por cumplir, deciros que no os quedéis con las ganas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *