Patricia Puerta (QBE): Desafíos de la industria farmacéutica

Redacción ‘MS’- La última newsleter mensual de QBE, diciembre 2018, destaca entre sus contenidos el artículo de opinión de Patricia Puerta López, directora de Suscripción de QBE Insurance (Europe) Ltd. Sucursal en España. Su nombramiento en el cargo fue anunciado por la compañía en julio del año pasado.

«La industria farmacéutica es sin duda una de las más afectas a los riegos del desarrollo y una de las más expuestas también a cualquier cambio demográfico, económico o social. Nuevas regulaciones como la Europea en materia de Dispositivos Médicos 2017/745, implica que la industria, tendrá que adaptarse a una nueva normativa que supondrá un giro en cómo se litiga ante daños ocasionados por estos productos, y su efecto está a la vuelta de la esquina (Mayo 2020).

Problemas del pasado, como los implantes de silicona PIP defectuosos, o las prótesis de cadera (metal on metal) y la necesidad de su reemplazo, fueron alguno de los desencadenantes de esta nueva Directiva que tras 5 años de trabajo, busca incrementar la transparencia y la seguridad de estos productos. Novedades importantes son que algunos productos que no son estrictamente médicos, como las lentillas de colores, hasta ahora consideradas un producto estético, se someten a las exigencias de seguridad de esta nueva regulación.

La principal inquietud de la industria aseguradora, es el control posterior que los fabricantes hacen de sus productos una vez que ha sido aprobada su comercialización por el regulador. Un sistema efectivo de farmacovigilancia, que monitorice los posibles efectos adversos de estos productos tras su puesta en el mercado, es clave.

«La industria farmacéutica es sin duda una de las más afectas a los riesgos del desarrollo y una de las más expuestas también a cualquier cambio demográfico, económico o social».

En cuanto al modelo de negocio de una industria ávida de innovación, los principales desafíos a los que se enfrenta son, entre otros:

  1. Necesidad de redefinir el target de negocio al que se dirigen: Si los laboratorios se enfocaban antes en una molécula por su potencial de venta (blockbusters), los medicamentos tradicionales se están quedando atrás. La innovación en determinadas áreas terapéuticas como el cáncer, la esclerosis múltiple o la dermatología, están redirigiendo el crecimiento de la industria. Es cierto que en España las10 medicinas más vendidas son analgésicos y ansiolíticos, pero a nivel mundial, el primer producto en volumen de ventas (Humira) es un anticuerpo para el tratamiento de la artritis reumatoide que generó a Abbvie más de 8.800 Mio USD en el primer semestre de 2017.
    El segundo, un derivado de la talidomida, se emplea en el tratamiento del mieloma múltiple y la leucemia linfática.
  2. Caducidad de patentes de productos biológicos: Los primeros medicamentos biológicos se pusieron en circulación en los 80, y muchas de sus patentes han vencido o están por hacerlo próximamente. Los laboratorios han encontrado una oportunidad en la fabricación de biosimilares, productos equivalentes a los biológicos originales, pero en ningún caso idénticos. La pérdida de la patente no exime al fabricante original de quedarse con la información sobre su composición original. El fabricante del biosimilar, solo conoce la identidad del producto final, pero tiene que volver atrás para investigar sobre el proceso de fermentación o de purificación de una proteína para llegar al producto final que busca. El que el producto no sea idéntico al original, conlleva riesgos, especialmente sobre posibles efectos adversos que conlleve el producto, que no deja de ser un producto “nuevo”.
  3. Mantener la cuota de ventas de productos tradicionales (legacy), a través de estrategias de marketing más agresivas y directas y reducir los costes de la cadena de producción a través de servicios subcontratados.
  4. Combatir los medicamentos falsos: Se estima que en LATAM representan el 30% del mercado. El sistema de serialización de los productos con código Datamatrix a partir de 2019, será una de las medidas necesarias para evitarlos.
  5. Mala administración de medicamentos. El acceso a internet ha fomentado el autodiagnóstico/medicación, y un riesgo del desarrollo como es la resistencia a los antibióticos, incluso para las patologías más comunes.
  6. Nuevas tecnologías “beyond the pill”: desde que existen los genéricos, es difícil competir en precio.

«El acceso a Internet ha fomentado el autodiagnóstico/medicación, y un riesgo del desarrollo como es la resistencia a los antibióticos, incluso para las patologías más comunes».

La industria debe aportar el valor añadido que los clientes demandan. Ante esta necesidad de aportar soluciones, no solo el producto en sí encontramos en el mercado APPs para poder monitorizar el tratamiento por el paciente o lentillas que miden el nivel de glucosa en las lágrimas… «.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies