GENERALI implanta la indemnización inmediata de siniestros para seguros de Hogar y Autos

Redacción ‘MS’- GENERALI ha implantado un sistema de gestión de siniestros de Hogar y Autos que permite a los clientes elegir entre la reparación o una indemnización inmediata. “Este nuevo sistema ofrece a los clientes inmediatez, simplicidad y mayor autonomía, siendo siempre el cliente el que decide finalmente la opción que más le satisfaga para la gestión del siniestro“. Así lo explica la aseguradora a través de un reciente comunicado.

La aseguradora detalla que el proceso es muy sencillo: a través de la aplicación Mi GENERALI, el cliente utiliza su móvil para realizar una videoperitación o enviar fotografías del daño para la valoración del siniestro, dependiendo de si se trata de un siniestro de Hogar o Autos. “En cuestión de horas, el cliente será informado del importe de los daños y, una vez aceptado el informe pericial, la aseguradora realizará el pago de forma inmediata para que el cliente pueda gestionar la reparación cuando y como considere oportuno“, añade el comunicado.

Para implementar esta solución, GENERALI ha combinado diferentes tecnologías como la Inteligencia Artificial, que agiliza la valoración del daño y permite realizar el pago de las indemnizaciones de forma inmediata.

La rapidez es el eje de esta innovadora solución, así como el hecho de que el cliente es quien opta por esta solución frente a la clásica reparación. Cuando tiene lugar un siniestro, es fundamental proporcionar un servicio ágil y sencillo que permita a nuestros clientes solventar la situación a la mayor brevedad. Este nuevo sistema supone un paso de gigante en la mejora de la experiencia de cliente”.

Xavier Serna, Chief Operating Officer de GENERALI.

En el caso de los siniestros cubiertos por el seguro de Hogar, GENERALI manifiesta que esta opción está disponible para importes inferiores a 600 euros de causas muy habituales como por ejemplo filtraciones por agua de lluvia o roturas. Respecto a los siniestros de seguros de Autos, la aseguradora explica que se aplicará en pólizas a daños propios o con pólizas a terceros con culpa contrario por un importe inferior a 1.500 euros, entre otras condiciones.

“Está pensado para siniestros simples, homogéneos y fáciles de gestionar, en los que el cliente prefiera la indemnización a la reparación. Los clientes siempre pueden seguir optando por la reparación si lo prefieren“, concluye la aseguradora.