Pilar Suárez-Inclán (Reale Seguros): “Tengo la sensación de que, durante la gran cantidad de años que llevo en el sector, me he pasado la vida haciendo cosas nuevas”

‘Muy Segura’ entrevista a Pilar Suárez-Inclán, directora de Comunicación Institucional y RSE en Reale Seguros.

¿Qué hitos identifica en el transcurso de su andadura profesional? ¿Cuáles son las etapas que considera clave dentro de su trayectoria?

Llevo una andadura más que larga, trabajando desde los 17 años. He tenido la suerte de que siempre parecía que volvía a empezar. Hay muchas cosas y muchas etapas que me han marcado; por mi carácter y los trabajos que he desempeñado, me ha tocado iniciar muchas cosas nuevas.

Desde el Departamento de Comunicación, el de Responsabilidad Social, nuestra Fundación… me introduje en negocio a través del Área de Marketing y Oferta con la adquisición de AEGON Seguros Generales; etc. Tengo la sensación de que, durante la gran cantidad de años que llevo en el sector, me he pasado la vida haciendo cosas nuevas. Cada una de ellas me ha marcado, porque ha supuesto volver a empezar con la misma ilusión.

De manera profunda, marcaría tres hitos. El primero de ellos, desarrollar un Departamento de Comunicación en una compañía aseguradora, cuando no existía este departamento en todas las compañías. Después, con la adquisición de AEGON en 2005, asumí la de Marketing y Oferta, en una compañía que nos doblaba tanto en número de empleados como en volumen de negocio. Fue una etapa muy interesante donde aprendí mucho sobre el sector. Y, la tercera etapa, que quizá ha sido la que más me ha marcado, fue cuando se creó el Área de Responsabilidad Social a nivel de todo el grupo Reale, en Italia y España.

De manera muy ‘inconsciente’, sin conocer el idioma italiano y en una sociedad muy distinta a la española, emprendí este proyecto. A veces me pregunté, ‘¿cómo me he metido en esto?’. Fueron bastantes años yendo y viniendo todas las semanas y supuso una gran experiencia. No fue fácil, pero logré crear relaciones que perduran a día de hoy.

La casa matriz está en Turín, pero tenemos una compañía en Milán. Viajaba constantemente. Fueron años en los que he ganado en conocimiento del trabajo internacional; ningún país es igual a otro. Se aprende a trabajar de manera distinta, con gente muy interesante.

Después regresé a España, donde me encuentro muy bien y sigo emprendiendo retos nuevos.

‘He tenido la suerte de que siempre parecía que volvía a empezar. Hay muchas cosas y muchas etapas que me han marcado; por mi carácter y los trabajos que he desempeñado, me ha tocado iniciar muchas cosas nuevas’.

¿Por qué su apuesta por el mundo asegurador? ¿Qué ha supuesto para usted poner el foco en este mercado?

Ha sido un camino largo. Entré en el sector por casualidad. Estaba estudiando Periodismo y había que crear un Departamento de Comunicación; esta idea a mí me motivaba y me interesaba. Cuando te metes en este mundo y lo vas conociendo, cada día te parece más interesante. Me di cuenta de que era un sector más bonito y más serio de lo que parecía.

Desde el punto de vista de comunicación, me parecía interesante la necesidad de dar a conocer a los clientes la realidad de este mercado. Pensaba que se podía hacer mucho más. La actividad en sí es muy social, me fui metiendo poco a poco y conociendo a una figura que es muy interesante: nuestros mediadores en todo el territorio.

Fui avanzando en mi conocimiento del negocio y pensé que la realidad de este sector la debían conocer también los clientes.

Después llegó la oportunidad de la Responsabilidad Social, un área imprescindible en las empresas y que les aporta mucho valor. Me decanté por este camino y, según lo he ido conociendo, me ha ido gustando más y más.

‘Desde el punto de vista de comunicación, me parecía interesante la necesidad de dar a conocer a los clientes la realidad de este mercado.

Aunque ya nos lo ha sintetizado, esta cuestión está destinada a que nos cuente cómo han ido evolucionando sus responsabilidades dentro de Reale Seguros…

Como comentaba, mi entrada fue por casualidad para montar el Departamento de Comunicación. Tras la adquisición de Reale Mutua de todas las empresas de GMF, le dio un carácter muy distinto ya que, como mutua, no tienen accionistas y son independientes. Es una empresa donde el cuidado de las personas está por delante de maximizar el beneficio. Sus grupos de interés: empleados, mediadores, clientes y  sociedad en general, son sus prioridades. Fue este espíritu, el que hace ya 25 años, nos llevó a crear una Fundación para volcar nuestro compromiso con la sociedad y la Responsabilidad Social, para el resto de grupos de interés.

Los valores que tiene nuestro Grupo son unos valores muy arraigados pero se han modernizado mucho. Poseen una prudencia de permanencia y de avance; sobre todo, destaco su implicación con el cuidado.

Con el cambio de dirección, volví a centrarme en Comunicación, Responsabilidad Social y la Fundación. Es en esa etapa cuando Italia me llama para que implante en la casa matriz el modelo que había implantado en España. Estuve seis años yendo y viniendo todas las semanas. Fue una etapa dura, por la organización familiar que precisaba. Ahora miro atrás y digo: ‘¿cómo fui capaz de hacer esto?’. Por eso siempre les digo a las mujeres: si lo he podido hacer yo, lo puede hacer cualquiera, porque me han pasado todas las cosas que le pueden pasar a uno, y no soy ‘súper-woman’.

‘Los valores que tiene nuestro Grupo son unos valores muy arraigados pero se han modernizado mucho. Poseen una prudencia de permanencia y de avance; sobre todo, destaco su implicación con el cuidado’.

Siempre digo que una mujer, como cualquier persona humana, lo que tiene es que ser feliz. Esto significa poderse realizar con lo que uno quiere, porque no todos tenemos que ser lo mismo. Respeto cualquier aspiración. Lo que es cierto es que si quieres algo, requiere sacrificio y colaboración no solo de tu casa, sino también de la empresa y la sociedad. Las sociedades equilibradas y diversas son mucho más ricas, algo que está archidemostrado.

‘Si quieres algo, requiere sacrificio y colaboración no solo de tu casa, sino también de la empresa y la sociedad’.

¿Cómo ha gestionado la compañía, desde su posición, la actual crisis del coronavirus? ¿Cuáles son las principales acciones que han emprendido para gestionar el contexto de incertidumbre, y en qué punto se encuentran en la actualidad? ¿Cuál ha sido la respuesta de sus interlocutores?

Internamente, estoy súper agradecida a la compañía. Antes de la emergencia, nosotros ya estábamos trabajando en casa. Se habían hecho pruebas, el equipo de tecnología e informática ha realizado un esfuerzo ingente para que pudiéramos estar todos teletrabajando. Hemos trabajado desde casa los 1.000 empleados que somos.

También hemos estado muy cerca de la mediación. Hemos ayudado económicamente a nuestras agencias con las cuotas de autónomos, etc. En definitiva, hemos estado muy cerca de mediadores y clientes.

Desde el Área de Responsabilidad Social, tuvimos que definir una estrategia, para estar más cerca del problema y ser más eficaces. Por eso, dividimos las fases que podría tener la pandemia; prevención, paliación, apoyo psicológico, social y económico. En este sentido, apoyamos proyectos de investigación de la vacuna y, sobre todo, de tratamiento, como el de La Paz, en el se diagnostica el tratamiento en la admisión del paciente. Por otro lado, hemos apoyado también el proyecto de investigación ‘Yo me corono’, en Barcelona.

Pilar Suárez Inclán con Eduardo López Collazo, director científico del Instituto de Investigación Hospital Universitario La Paz.

Hemos intentado volcarnos con el grupo mayores, ya que era el más afectado a nivel nacional a través de ayudar a desinfectar residencias. Los mayores son dignos del mayor respeto y cuidado que podamos ofrecerles. La vida no se trata de ir rentabilizando a las personas. Trabajamos con una asociación llamada Grandes Amigos, que se ocupa de mayores en soledad. Contactamos con ellos para ver si necesitaban ayuda en esta labor de desinfección. Hemos desinfectado media España: pueblos enteros en Aragón, también en Castilla y León, en Madrid… Después nos empezaron a pedir ayuda los centros de menores, ámbito en el que hemos desinfectado algunas aldeas infantiles y centros. Esto en materia de prevención del virus.

‘Hemos intentado volcarnos con el grupo mayores, ya que era el más afectado a nivel nacional a través de ayudar a desinfectar residencias. Los mayores son dignos del mayor respeto y cuidado que podamos ofrecerles’.

En materia de paliación, hemos contribuido a dotar del material necesario a hospitales, centros asistenciales, no sólo a nivel de protección personal sino también materiales como 50 camas al Hospital 12 de Octubre de Madrid, o un gasómetro para el hospital de campaña de Valladolid. Madrid y Cataluña han sido focos importantes, pero como nosotros estamos repartidos por todo el territorio, hemos sido capaces de llegar a muchos más lugares donde necesitaban ayudan.

En esta línea de paliación, hemos desarrollado un proyecto muy bonito e innovador de ayuda psicológica en las unidades de cuidados intensivos, tanto orientada a sanitarios como a pacientes y familiares. El médico intensivista que ha puesto en marcha este proyecto, del Hospital de Torrejón, nos contaba la tremenda situación que se ha vivido en las UCI. Este proyecto de apoyo psicológico lo están poniendo en marcha en toda España. Fuimos pioneros en impulsar esta iniciativa en las UCIs públicas de Castilla-La Mancha.

‘Hemos desarrollado un proyecto muy bonito e innovador de ayuda psicológica en las unidades de cuidados intensivos, tanto orientada a sanitarios como a pacientes y familiares’.

Había otra crisis que venía, pero que ya estaba, que era la crisis social y económica. Hemos hecho cuatro acuerdos con Comunidades Autónomas para ayudar a las pequeñas PYMEs que tenían que refinanciarse y volver a empezar, a cubrir los gastos que esto les implicaba. Se han hecho acuerdos con Castilla y León, Castilla-La Mancha, País Vasco y Extremadura.

También han habido otros problemas sociales que todos conocemos: colas del hambre, paros, gente sin cobrar. Hemos intentado aunar esas necesidades con las necesidades del pequeño comercio. De este modo, hemos contribuido a proporcionarles alimentos a través de este pequeño comercio que estaba sufriendo, organizando una red de compra de productos locales y con restauradores que elaboraban la comida. En el caso de Santander, lo distribuían los profesionales de Bici-Cantabria. Con lo cual, se daba trabajo a varios grupos y se sufragaba una primera necesidad. Esto lo hemos extendido a bastantes sitios de España: Cáceres, Madrid, Pontevedra.

Otra situación en la que hemos ayudado ante esta crisis, en la que han mandado a muchos estudiantes a casa, ha sido a proporcionarles ordenadores y WIFI para que pudieran llevar a cabo sus estudios. Hemos hecho acuerdos, por ejemplo en Extremadura, también lo hemos hecho con centros de menores en la Comunidad de Madrid, y estamos hablando con el Ayuntamiento de Málaga.

‘Hemos hecho cuatro acuerdos con Comunidades Autónomas para ayudar a las pequeñas PYMEs que tenían que refinanciarse y volver a empezar, a cubrir los gastos que esto les implicaba. Se han hecho acuerdos con Castilla y León, Castilla-La Mancha, País Vasco y Extremadura. ‘.

Como te decía al comienzo, hemos hecho de todo durante estos dos meses y medio. Hemos realizado un trabajo ímprobo. Una vez más, y así somos en Reale, queríamos saber qué necesidades reales había en cada sitio donde nosotros estábamos. Hemos llegado a puntos y acuerdos al mínimo detalle. Tenemos un acuerdo con la Asociación de Víctimas de Trata, APRAMP, y con un modisto de alta costura, que le ha fabricado las mascarillas y las batas, con los últimos diseños; las hemos enviado a Zamora y allí donde nos las han pedido. Nos sentimos muy afortunados desde el punto de vista de haber sido partícipes de un problema tan importante, pudiendo echar una mano. Esto ha implicado un extra-presupuesto de casi tres millones, que han sido ‘los panes y los peces’, ya que se han multiplicado por mucho más. El trabajo en red, multiplica.

Como esto no acaba, mi intención ahora es implicar también a la mediación. Creo que esto va a durar y tenemos que pensar: ‘¿qué vamos a hacer cuando esto pase?’. Ya hemos desarrollado acciones con las Agencia Reale de Madrid con un comedor en Vallecas y con un colegio donde están niñas inmigrantes en el centro de Madrid. Hemos desarrollado herramientas de crowdfunding, porque hay que seguir en contacto, presentar proyectos, etc.

También hemos desarrollado una iniciativa muy bonita de voluntariado interno, ante nuestra preocupación por la gente que pudiera estar sola. Hemos creado grupos de entre siete y diez personas que se conectaban por las tardes para hablar de gastronomía, de viajes, etc. Lo hemos desarrollado en Cataluña, en Valencia, en Madrid, etc. Ha servido para conocerse, para estar y superar juntos, y para que la gente que se encontrara sola, pudiera estar acompañada de una forma divertida. Al final, se trata de poder soñar: hablas de viajes y estás viajando.

Pilar Suárez-Inclán en el proyecto del distrito Latina.

‘Hemos hecho de todo durante estos dos meses y medio. Hemos realizado un trabajo ímprobo. Una vez más, y así somos en Reale, queríamos saber qué necesidades reales había en cada sitio donde nosotros estábamos’.

Han realizado un despliegue magnífico en poco tiempo, sin duda.

Así es. Hace poco hablaba con mi equipo de Responsabilidad Social, al cual involucro en todo lo que he contado, y hemos visto que han sido casi tres meses de dedicarnos en profundidad a esta labor. Nos sentíamos casi parte de toda esta problemática.

Hay veces que la comunicación cumple un doble objetivo: por un lado, la gente se siente súper orgullosa, porque en parte lo has hecho gracias a su trabajo, y compartimos quiénes somos y qué hacemos. Por otro lado, hace un efecto llamada, que genera que otros muchos también lo hagan. Uno solo no puede con todo.

¿Cuáles son los retos más importantes que va a desarrollar la compañía en el corto y medio plazo, desde el área de Responsabilidad Social que dirige?

Tenemos varias líneas de acción integradas dentro del Plan Estratégico de Reale. Todas orientadas al largo plazo, con hitos en el corto y en el medio plazo.

La RSE es un factor fundamental de sostenibilidad, respecto a los resultados de la compañía y a la innovación social, ya que es un referente de por dónde va la sociedad.

Un aspecto al que todavía le queda recorrido es la integración completa de la RSE en el negocio. Soy de las convencidas de que hacer las cosas bien trae retorno, y a las pruebas me remito.

Es verdad que, en el corto plazo, y con la gestión del cambio, es difícil; pero hay que dar oportunidad a los jóvenes, a las mujeres y a toda la diversidad.

La RSE es un factor fundamental de sostenibilidad, respecto a los resultados de la compañía y a la innovación social, ya que es un referente de por dónde va la sociedad‘.

Entran nuevas diversidades complejas, como la de la edad: a los 40 años eres mayor, pero a los 20 eres muy joven… Te piden tener experiencia siendo joven, pero a la vez no quieren que seas mayor… Esto es muy confuso y crea ‘crisis mentales’. Si desde ahí RSE puede aportar innovación y luz, apoyando a la compañía y a las áreas, para desarrollar planes concretos centrados en la diversidad, en el medio ambiente y en el negocio sostenible, ese es mi objetivo final.

‘Entran nuevas diversidades complejas, como la de la edad: a los 40 años eres mayor, pero a los 20 eres muy joven… Te piden tener experiencia siendo joven, pero a la vez no quieren que seas mayor… Esto es muy confuso y crea ‘crisis mentales’.

En definitiva, queremos ser un motor y la RSE va a tener que existir siempre. Cuando ya se consiguen unas cosas, la sociedad demanda otras. Ante el cambio actual, nos vamos a tener que replantear todo otra vez. Nos queda mucho por hacer y creo que es un camino muy bonito e interesante; cuando hayamos conseguido esto, habrá otros retos. La historia es que nunca pare y que las empresas seamos capaces de ir a la par con la sociedad, generando riqueza, empleo, formación, compromiso con la comunidad, etc, ejes de la Responsabilidad Social. Y, por supuesto, tenemos que seguir cuidando el medio ambiente, o volveremos a situaciones muy alarmantes; en esta materia tiene que haber una educación y un compromiso.

Para mí estos son los retos de la Agenda 2030 donde las empresas nos acogemos a los ODS que están más en línea con nuestra filosofía. Hace falta incidir más en igualdad, en infraestructuras sostenibles y alianzas para lograr estos objetivos.

‘Queremos ser un motor y la RSE va a tener que existir siempre. Cuando ya se consiguen unas cosas, la sociedad demanda otras’.

Es evidente que la labor de la RSE no termina nunca…

Hay muchos estadios de pobreza y vivimos en un mundo muy desigual; se van generando nuevas necesidades con otras que no están resueltas ni debidamente cubiertas. Y creo en la teoría de que el que más tiene, tiene que ayudar al que menos tiene; tenemos responsabilidad sobre otros, como sucede con el tema del COVID-19. Es una responsabilidad como comunidad y como empresa que está dentro de ella.

‘Hay muchos estadios de pobreza y vivimos en un mundo muy desigual; se van generando nuevas necesidades con otras que no están resueltas ni debidamente cubiertas’.

¿Cuál es su percepción acerca del nivel de visibilidad que posee la mujer en el mercado asegurador? ¿Considera que las iniciativas que se están llevando a cabo en materia de igualdad de género dentro del sector están bien encaminadas?

En este punto, tengo sentimientos contradictorios. Por un lado, sí que considero que se ha hecho una labor y que se ha alcanzado cierta visibilidad. De hecho, los puestos más emblemáticos han sido ocupados por mujeres, como es el caso de UNESPA, el Consejo General de la Mediación o de la Dirección General de Seguros.

Creo más en el mando intermedio como gestora de equipos y en la mujer de futuro. Creo que se han hecho cosas y que están en las agendas y en la estrategia de todas las compañías porque, evidentemente, era un sector súper masculino.

Creo que todavía quedan cosas por hacer. Me gustaría un mundo más compartido y con intereses comunes.

Me parece preocupante que esos mandos intermedios, a la hora de dar el paso siguiente a directivo -que suele coincidir con la maternidad o con tener padres mayores-, se vean frenados por el exceso de responsabilidad o por el miedo a no llegar..

‘Creo que todavía quedan cosas por hacer. Me gustaría un mundo más compartido y con intereses comunes’.

En Reale Seguros tenemos bastantes directoras de áreas técnicas. Sin embargo, en los puestos comerciales encontramos una mayor dificultad. En este tipo de puestos no hemos avanzado hasta donde deberíamos avanzar.

La mujer aporta una visión y gestión diferente al mundo laboral. Culturalmente, siempre hemos cargado con muchas cosas y hemos desempeñado determinados roles que nos han marcado. Creo que esto es bueno para el trabajo. Se ha demostrado que  empresas dirigidas por mujeres, tienen un ROE superior.

Si cada uno aporta lo mejor de cada uno, en una familia, en una empresa, o en un país, esto genera riqueza en todos los sentidos.

‘La mujer aporta una visión y gestión diferente al mundo laboral. Culturalmente, siempre hemos cargado con muchas cosas y hemos desempeñado determinados roles que nos han marcado’.

‘MUY INSPIRADORAS’

#RetoMuyInspiradoras:

Cada entrevistada que así lo desee, citará aquellas mujeres que le han ayudado, o que le siguen apoyando, en su crecimiento profesional.

He aquí las mujeres dignas de mención en el caso de Pilar:

-Michelle Obama: Me gusta mucho. Me parece una señora de ‘rompe y rasga’, que ha sabido mantener el necesario equilibrio entre su vida personal y profesional. Ha hecho muchas cosas y continúa haciéndolas. No ha ocupado el puesto de nadie, sino que ha tenido una personalidad propia y ha aportado muchísimo. Es una mujer que me inspira muchísimo.

-Emma Thompson y Emma Watson son dos mujeres del mundo del cine que me encantan. Esta última por su juventud y su compromiso; ha elegido un camino que no era el más fácil y realiza una labor muy bonita.

-Respecto al trabajo, quiero referirme a Rocío Nieto, que empezó a trabajar hace cuarenta años con chicas víctimas de trata con fines de explotación sexual. Sobre todo, en un período en el que desempeñar esta labor y luchar por ella era mucho más complicado. A día de hoy, sigue luchando por darles dignidad, trabajo y porque encuentren una vida como la que cualquiera desearíamos tener: con salud, bienestar y trabajo digno. Me inspira mucho, siempre está feliz y de buen humor en un mundo sórdido.

-Mi madre, que la tengo arriba y me sigue inspirando desde la bondad, el sacrificio y el compromiso que me enseñó desde pequeña. Me lo ha enseñado con el ejemplo y me sigue apoyando desde allí.

-Y, por último, mis hijas, que son jóvenes y las tengo en casa. Tanto profesionalmente, como personalmente, y aquí incluyo a mi hijo, con una sensibilidad muy grande, me han aportado mucha visión y me han ayudado a seguir. Me han apoyado para ver las cosas de otra manera.

Me dejaré cantidad de gente, pero estas son las más emblemáticas en mi vida y en mi día a día.

CUESTIONES ‘MUY MUJER’:

-Un perfume: 5th Avenue, de Elizabeth Arden.

-Una canción: Lejos de la Ciudad, del grupo Muerdo. Muy recomendable.

Una actriz: Emma Thomson y Emma Watson.

-Una afición: Me encanta el cine y el vino tinto.

-Un deseo: Mi deseo es un mundo en paz, con respeto y tranquilidad de unos por otros, pero de verdad.

Deja una respuesta