Canal Mujer (IMQ): Incidencia del coronavirus en mujeres embarazadas

Redacción ‘MS’- Por su interés para nuestra audiencia, ‘Muy Segura’ se hace eco del siguiente artículo, que puede ser visitado en Canal Mujer de IMQ a través del siguiente enlace: https://canalmujer.imq.es/incidencia-coronavirus-embarazo/

Lo escribe la Dra. Austria Guillermina Lebrón García, ginecóloga en el centro médico IMQ Amárica.

Aunque existen pocos datos disponibles de mujeres embarazadas que se han contagiado por coronavirus, el Ministerio de Sanidad ha decidido incluir a este colectivo dentro de los grupos de riesgo en su última versión del informe científico técnico para profesionales publicado el pasado 26 de marzo.

En dicho documento, el propio Ministerio admite que no existen evidencias que indiquen que las mujeres embarazadas sean más susceptibles de contagio por coronavirus que el resto de la población, e incluso apunta que el COVID-19 “parece afectar más a los hombres que a las mujeres”. Sin embargo, tanto el Ministerio como la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierten que debido a las transformaciones que experimenta el cuerpo y el sistema inmunitario de las mujeres embarazadas, éstas pueden verse gravemente afectadas por determinadas infecciones respiratorias, y recomiendan tomar precauciones para protegerse contra el virus.

¿Qué sabemos del coronavirus y el embarazo?

Hasta el momento, los datos que maneja el Ministerio de Sanidad sobre mujeres embarazadas contagiadas por Coronavirus arrojan conclusiones que deben acogerse “con la máxima precaución”, dado el número limitado de casos:

  • La neumonía en las pacientes embarazadas no parece ser más grave que en el resto de grupos de población.
  • No hay evidencia de transmisión intrauterina del COVID-19 en mujeres que adquieren la infección durante el tercer trimestre de embarazo. 
  • La infección perinatal por coronavirus puede tener efectos adversos sobre los recién nacidos, como pérdida del bienestar fetal, parto prematuro, distrés respiratorio, trombocitopenia acompañado de alteración de la función hepática e incluso la muerte.

Estas son las conclusiones que manejan las autoridades sanitarias con respecto a la incidencia del coronavirus en mujeres embarazadas. Sin embargo existen otras preguntas que resultan de enorme interés para este colectivo:

¿Puede una mujer embarazada con COVID-19 transmitir el virus al feto o al recién nacido? ¿Debe una mujer con coronavirus dar el pecho a su bebé? ¿Tienen que tomar precauciones especiales frente al virus las mujeres embarazadas o que acaban de dar a luz?

Por el momento, no existen datos confirmados que permitan responder con contundencia a estas preguntas, pero la información que manejan las autoridades sanitarias y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud son las siguientes:

«Una de las más importantes es que en ninguno de los casos analizados hasta el momento se ha detectado el virus ni en muestras de líquido amniótico, ni de sangre del cordón umbilical, ni de leche materna. Este hecho muestra una escasa evidencia de transmisión vertical antes, durante o después del parto porque los recién nacidos no mostraron infección por COVID-19».

Con respecto a la lactancia y pese a los datos recabados hasta el momento, tampoco existen datos suficientes que permitan hacer una recomendación en firme. Con carácter general, tanto el Ministerio como la OMS recomiendan mantener el amamantamiento tanto para casos de madres confirmadas como para probables, siempre y cuando se mantengan las medidas de prevención de infección por microorganismos transmitido por gotas y por contacto. La madre también debe mantener una higiene respiratoria adecuada durante el amamantamiento, y usar una mascarilla si es posible; lavarse las manos antes y después de mantener el contacto con su bebé, y limpiar y desinfectar de manera rutinaria las superficies que haya tocado.

En el caso de las mujeres que hayan desarrollado una enfermedad grave, las instituciones sanitarias recomiendan recurrir a la extracción de la leche extremando las medidas de prevención, y que su administración al neonato la realice una persona sana. No es necesario pasteurizar la leche extraída.

Máxima precaución

Por lo demás, las mujeres embarazadas deben mantener las mismas precauciones que el resto de la población para evitar el contagio por COVID-19:

  • Lavarse las manos con frecuencia utilizando un desinfectante o agua y jabón.
  • Mantener una distancia física con el resto de personas y evitar los lugares concurridos.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Mantener una buena higiene respiratoria y cubrirse boca y nariz con el codo flexionado o un pañuelo al toser y estornudar.
  • En caso de sufrir fiebre, tos o dificultad para respirar, se debe buscar asistencia médica inmediata.

Por último, hay que recordar que tanto las mujeres embarazadas como las que han dado a luz recientemente, incluidas las afectadas por COVID-19, deben acudir a sus citas médicas de rutina y no suspenderlas a causa de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *