Cómo conseguir equipos más eficaces y productivos

Por Eva García, socia fundadora en Coaching on Focus, consultora de RR.HH., Bioquímica y Neurocoach.

Es sencilla la diferencia entre grupos y equipos; sin embargo, la mayoría de las veces no llegamos a distinguir bien los unos de los otros.

Tomamos como grupo a un conjunto de personas que comparten un espacio y que pueden ser más o menos estables. En cambio, un equipo es un conjunto de personas que comparte un objetivo común.

Esta mañana he preguntado a mi hija de 11 años la diferencia entre ambos, y la he pedido que me diera la definición. Lo tenía muy claro. Grupo es un conjunto de personas. Equipo es un grupo de personas que trabajan juntas. Al pedirle que me pusiera un ejemplo no ha dudado. “En Baloncesto somos un equipo y entre las amigas somos un grupo”. Al preguntarle: “Y en el cole, en clase, ¿qué sois?” La respuesta me ha sorprendido. “Estamos en filas de dos en dos”. “Pero, ¿es que dos personas no son un grupo?” “Puede, pero no es lo mismo, cuando hacemos algo en común nos juntamos más”.  Y esto indica que el tamaño del grupo es importante cuando se convierte en un grupo de trabajo, algo ya más parecido al concepto de equipo pero con diferente temporalidad.

A veces,  también utilizamos los conceptos de grupos y equipos como sinónimos de áreas o departamentos y puede que sean completamente diferentes. Si bien en todos ellos existe una coordinación, no es requisito imprescindible que haya un objetivo colectivo común. Quizá las contribuciones de personas expertas formen parte de un puzzle y por tanto haya un resultado; pero si falta ese propósito común, estaremos hablando de expertos, no necesariamente de equipos.

Crear un grupo es sencillo, basta con agrupar con un poco de coherencia y sentido común; sin embargo, crear un equipo es algo más complejo, no necesariamente difícil, pero sí requiere atención, dedicación y compromiso.

Y si crearlos  es algo complejo, evitar la involución del equipo hacia el grupo es algo mucho más complejo. Mantener a los equipos motivados y, tal como si de una relación de pareja estuviéramos hablando, evitar que se “acabe el amor” entre ellos,  no es fruto de la casualidad, requiere intencionalidad, estrategia y planificación. Mantener la “llama viva” y hacerles partícipes del proyecto, objetivos o metas sacando lo mejor de ellos, pasa sin duda por el conocimiento de todo el equipo del “Por qué” y “Para qué” en cada una de sus contribuciones.

«Crear un grupo es sencillo, basta con agrupar con un poco de coherencia y sentido común; sin embargo, crear un equipo es algo más complejo, no necesariamente difícil, pero sí requiere atención, dedicación y compromiso».

En la siguiente tabla podemos ver diferencias fundamentales entre un grupo y un equipo respecto de algunos conceptos necesarios para conseguir resultados óptimos:

GRUPOEQUIPOCONSECUENCIAS
Objetivos IndividualistasColectivosMientras en el grupo la responsabilidad de las tareas es básicamente de cada una de las personas, en el equipo se requiere del conocimiento claro de las metas, de los pasos a seguir y del conocimiento en que se encuentra el proyecto común.
ComunicaciónLenta y poco eficaz Ágil, basada en las relacionesEn los grupos, al existir coordinadores o jerarquías en los roles, la comunicación suele ser más lenta y menos eficaz.  Es más complicado detectar errores y proponer mejoras.

En los equipos la comunicación es más ágil, no tan jerárquica, mucho más informal y basada en las relaciones.  Se facilita la mejora de procesos y resultados al tener feedback más variado.

FlexibilidadMenor. Hay una mayor resistencia al cambioMayor, al trabajar con los intereses de otras personasEn los grupos, si no se conocen las expectativas, objetivos, metas, es complicado realizar cambios ya que estos pueden afectar a las personas de manera diferente.

En los equipos, al tener un objetivo y propósito común se facilita el cambio de ruta, la adaptación a nuevos requisitos y plazos; pudiendo convertirse un cambio imprevisto en un reto para el equipo.

CreatividadMenor al tener menos estímulos y feedbacksMayor al compartir más las ideas y el conocimientoEn los grupos puede existir un componente de competitividad mayor, que implique trabajar por duplicado no compartir el conocimiento. Si no existe puesta en común no hay un enriquecimiento y las opciones o número de ideas pueden disminuir.

En los equipos, van asociados a aprendizajes y modos de trabajo colaborativos. Al crear espacios de confianza, donde el error es necesario para el aprendizaje se minimiza el miedo al fracaso. Facilita la conexión con posibles oportunidades haciendo que el resultado sea exponencial.

Trabajar con los equipos a través del Coaching, ya sea a través de Dinámicas, entrevistas individuales, mesas de debate, o en cualquier otro formato, ayuda a desarrollar y optimizar todas las competencias  necesarias y por tanto se maximizan los resultados.

¿Qué beneficios obtenemos utilizando el Coaching con equipos?

Para ello lo primero que necesitamos aclarar es lo que significa el Coaching.

Cuando trabajas en equipo, el hecho de conocer “externamente” a las personas ayuda (y no me refiero al aspecto ni a la imagen, sino a su entorno social, su situación, sus preferencias, hobbies),  sin duda, ayuda a catalogar a nuestros compañeros; lo cual sienta las bases de las relaciones humanas, sin embargo, es el conocimiento “interno”, el que nos lleva a saber en quien confiar, cuales son los valores de cada persona, cuáles son sus límites y sus fortalezas y como las muestra, las comparte o las esconde. Para ello se necesita comunicación, honestidad, humildad, claridad, transparencia, asertividad y responsabilidad. Como veréis, el objetivo es lo de menos, si conseguimos tener en un equipo los ingredientes anteriores,  tendremos la seguridad de que van a obtener el mejor resultado posible.

El Coaching es la herramienta, la metodología, a través de la cual conseguimos que el equipo se descubra a sí mismo, que tome conciencia de lo que está sucediendo, que identifique el rol que desempeña cada uno, que se hagan preguntas que hasta entonces no se habían hecho y que lo compartan de manera vivencial, en primera persona.

«El Coaching es la herramienta, la metodología, a través de la cual conseguimos que el equipo se descubra a sí mismo, que tome conciencia de lo que está sucediendo, que identifique el rol que desempeña cada uno, que se hagan preguntas que hasta entonces no se habían hecho y que lo compartan de manera vivencial, en primera persona». 

Son muchos los beneficios que conlleva esta práctica, tales como:

  • Tener claros los objetivos o metas del equipo
  • Contrastar cómo los objetivos individuales de cada uno son compatibles con los del equipo
  • Reflexionar sobre la coherencia e incoherencia entre ellos, ayudando a anticipar posibles barreras
  • Verbalizar las expectativas de cada miembro del equipo
  • Valorar las diferencias individuales y para aportar un mayor valor
  • General el espacio y la confianza suficientes para permitirse cometer errores, aprender de ellos, levantar la mano y expresar ideas y opiniones
  • Incrementar la empatía entre las personas, así como la tolerancia y el respeto
  • Atender de una manera más ágil las necesidades del equipo

¿Cómo conseguimos mantener los resultados?

Sin duda el modelo de Liderazgo utilizado es crucial. Tener un Líder capaz de adaptarse a las necesidades y madurez del equipo requiere ración doble de las competencias que necesitaba desarrollar el equipo. El líder es el referente y el modelo a seguir, el cual tiene que pensar, hablar y actuar de manera coherente.

Recordar y mantener el foco en el Por qué y el Para qué en el equipo, integrarlo y dar la oportunidad y confianza para expresar todo tipo de opiniones, críticas, ideas, necesidades, etc,  es fundamental para que el equipo se autogestione adecuadamente.

El Coaching, tanto individual como de equipos ayuda a potenciar los equipos altamente eficaces, mejora las relaciones y el ambiente laboral.

«Sin duda el modelo de Liderazgo utilizado es crucial. Tener un Líder capaz de adaptarse a las necesidades y madurez del equipo requiere ración doble de las competencias que necesitaba desarrollar el equipo».

¿Y tu…….? ¿Qué tienes? ¿Grupos o Equipos?

Y, sobre todo……¿Qué quieres tener? ¿Grupos o Equipos?

 

Una respuesta a “Cómo conseguir equipos más eficaces y productivos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compañeros Muy Segura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies