Dra. María Sánchez (Cigna España): “Sin duda alguna, en los últimos meses hemos puesto a prueba nuestro bienestar emocional”

‘Muy Segura’ entrevista a la Dra. María Sánchez, e-Health Medical Manager de Cigna España.

¿Cuáles son las principales conclusiones alcanzadas en el informe ‘COVID-19 Global Impact’, perteneciente al trabajo anual ‘360º Well-Being Survey 2020′?

Uno de los aspectos que se han analizado es cómo ha influido el confinamiento y la crisis sanitaria en la relación de los españoles con su entorno. En este sentido, a pesar del aislamiento social que se ha experimentado durante estos últimos meses, los datos extraídos del estudio apuntan a que esta situación ha reforzado los lazos afectivos con nuestro círculo cercano.

Prueba de todo esto es que el sentimiento de pertenencia de los españoles a un grupo ajeno al ámbito familiar ha crecido un 10%, tal y como se manifiesta en este estudio.

Además, otro aspecto que hay que destacar es que no solo ha mejorado este sentimiento de pertenencia, sino que, además, ha mejorado la calidad de las relaciones personales. El porcentaje, en este sentido, de personas encuestadas que afirman disponer de un gran número de amigos íntimos ha pasado de un 24% al inicio del año, a un 31%.

 ‘A pesar del aislamiento social que se ha experimentado durante estos últimos meses, los datos extraídos del estudio apuntan a que esta situación ha reforzado los lazos afectivos con nuestro círculo cercano’.

¿Por qué considera, a raíz del estudio, que ha aumentado este sentimiento de pertenencia, así como la calidad de las relaciones? ¿Cuáles cree que han sido las principales razones?

Hay que destacar el papel tan importante que ha desempeñado la tecnología en los últimos meses. Tal y como demuestra el estudio, el 68% de los españoles incrementó durante los días de cuarentena el uso de herramientas como la videollamada o el chat. ¿Qué es lo que ha permitido esto? Mantenernos en contacto con otras personas.

Estas plataformas digitales han sido, por lo tanto, claves en esta etapa, puesto que nos han permitido mantener el contacto con amigos y familiares, y han posibilitado reforzar el vínculo con nuestro entorno más cercano, fortalecer nuestra salud social y ser capaces de evadirnos, aunque solamente fuera unos minutos al día en estos meses que han sido tan duros en muchos casos.

‘Hay que destacar el papel tan importante que ha desempeñado la tecnología en los últimos meses. Tal y como demuestra el estudio, el 68% de los españoles incrementó durante los días de cuarentena el uso de herramientas como la videollamada o el chat’.

¿Cuál es el papel, concretamente, que han desempeñado estas nuevas tecnologías? ¿Podemos conocer cuáles son sus ventajas, así como si se han detectado algunos riesgos asociados a su uso, en un contexto COVID como el actual?

Por un lado, es verdad que el uso de la tecnología ha sido fundamental durante estos meses en muchos aspectos. La llamada, videollamada y el chat, desde un punto de vista emocional, nos ha propiciado mantenernos en contacto con aquellas personas con las que no podíamos estar en ese momento de forma presencial. Por otro lado, también nos ha permitido tener al alcance herramientas tan importantes como la telemedicina, que ha resultado fundamental durante estos meses.

En el estudio de Cigna, lo que se ha puesto de manifiesto es que un porcentaje muy elevado de personas estaría dispuesto a utilizar este tipo de tecnología si tuviese la oportunidad. Y es que se trata de una solución que, a lo largo de estos meses, ha sido fundamental en aquellos casos en los que se ha necesitado hacer una consulta médica a distancia.

¿Cuál es, de alguna manera, la parte negativa? En este caso, hay que tener en cuenta el papel de la tecnología en los niños. El hecho de haber estado muchos meses encerrados en casa ha hecho que los adolescentes, e incluso niños más pequeños, hayan estado mucho tiempo en contacto continuo con sus tecnologías: ordenadores, videojuegos, etc. Es importante que, poco a poco, ahora que estamos volviendo a la normalidad y podemos salir a la calle, vayamos restringiendo su uso en el caso de los más jóvenes.

La tecnología es fundamental en estos momentos en los que tenemos que recurrir a ella en numerosos aspectos y ámbitos, pero también hay que tener especial cuidado, sobre todo, en los niños y en los pacientes de menor edad. Comprendo que hemos tenido que compaginar el teletrabajo con la familia, y que esto ha hecho que los más jóvenes hayan recurrido al empleo de sus tecnologías de entretenimiento, algo que para ellos es fundamental, pero hay que cambiar esto.

‘El uso de las tecnologías nos ha permitido tener al alcance herramientas tan importantes como la telemedicina, que ha resultado fundamental durante estos meses’.

¿Qué valoración hace de la salud emocional de los encuestados, después de esta primera etapa de crisis?

El impacto de la soledad en la salud y el bienestar era algo que nos preocupaba mucho al comienzo del confinamiento. De hecho, en los datos del INE publicados en abril se reflejaba que el 26% de los hogares españoles era de tipo unipersonal. Es decir, había muchas personas que vivían solas.

Sin embargo, la mejora en este contexto social, de la que hemos hablado anteriormente, ha repercutido de forma muy positiva en la salud emocional de los españoles. De nuestro estudio se desprende una mejora de 10 puntos a la hora de valorar la conexión emocional que los encuestados sienten ahora con otras personas. A comienzos de 2020, el 81% de los encuestados afirmaba sentirse cerca o en sintonía con otras personas. Ahora, ese dato ha pasado al 91%.

‘De nuestro estudio se desprende una mejora de 10 puntos a la hora de valorar la conexión emocional que los encuestados sienten ahora con otras personas’.

¿Considera que nos encontramos mentalmente más preparados para afrontar los rebrotes y las próximas oleadas que tengamos que experimentar?

Sin duda alguna, en los últimos meses, hemos puesto a prueba nuestro bienestar emocional: el riesgo de caer en sentimientos de soledad era mucho mayor. Por lo tanto, esta experiencia nos ha servido para aprender.

En este sentido, los datos demuestran que, en general, los españoles hemos sabido hacer frente a esta situación. Había una preocupación inicial, pero, posteriormente y de forma progresiva, hemos sabido afrontarla de una manera correcta.

En cierto modo, parte de ello es, como comentaba, debido a la utilización de las nuevas tecnologías. Las plataformas digitales nos han permitido seguir manteniendo ese contacto con los amigos y familiares que no podíamos tener de forma presencial por la situación que estábamos viviendo.

‘Los datos demuestran que, en general, los españoles hemos sabido hacer frente a esta situación. Había una preocupación inicial, pero, posteriormente y de forma progresiva, hemos sabido afrontarla de una forma correcta’.

Cuesta imaginarse un contexto así sin las tecnologías, efectivamente…

Así es, y, de hecho, es uno de los aspectos fundamentales que nos ha permitido ir adaptándonos de una forma mejor y progresiva a esta situación. Como he dicho antes, ha tenido sus pros y sus contras, pero, en líneas generales, es algo que hay que valorar de forma positiva.

Incluso, cabe destacar el papel tan importante que han jugado en personas de edad avanzada. Aunque les haya podido costar un poco más adaptarse a ellas, si les preguntásemos, en muchos casos manifestarían que han estado en contacto con sus familiares gracias a las videollamadas, a los chats, etc., y que se han puesto al día con este tipo de tecnologías.

¿Qué consejos podría ofrecer para intentar adaptarnos a este nuevo escenario, tanto desde el punto de vista de la salud como del bienestar? ¿Considera que pueden utilizar algunas herramientas, consejos y pautas en beneficio de la sociedad, que permitan convivir con la “nueva normalidad”?

La manera de gestionar individualmente la salud, por la situación que hemos vivido anteriormente, ha cambiado. Hemos observado que se ha incrementado la concienciación acerca de la importancia de adoptar un estilo de vida saludable. En este punto, hay que hacer hincapié en la necesidad del ejercicio físico, dormir de una forma adecuada y mantener una alimentación saludable. Son elementos fundamentales desde el punto de vista médico.

Otro aspecto importante, que ya hemos comentado, es la gestión emocional. Hay que potenciar el uso de herramientas digitales, como las comentadas, para mantenernos en contacto con otras personas.

No sabemos qué va a ocurrir en los próximos meses ni cómo va a desarrollarse toda la situación. Sin embargo, ahora que hemos traído la tecnología a nuestra vida de forma más general, es importante “tirar de ella” para disminuir los sentimientos de soledad y la sensación de aislamiento, mejorar la calidad de las relaciones personales y potenciar el sentimiento de pertenencia a grupos ajenos al ámbito familiar.

Otro aspecto que deseo resaltar es el valor de recurrir a la telemedicina y seguir confiando cada vez más en ella. Es algo fundamental y, a lo largo de estos meses, ha demostrado que ha venido y que se va a quedar entre nosotros. Independientemente de esta situación, creo que a largo plazo la gente va a utilizar mucho más este tipo de servicios, por la comodidad que suponen, tal y como manifiestan las encuestas en el caso de cuadros leves, y porque, de alguna manera, solucionan o evitan el desplazamiento físico.

En el caso del cuadro por Coronavirus, han resultado fundamentales las llamadas previas que se han realizado a muchos pacientes, evitando el desplazamiento y el contagio, de forma general. A lo largo de estos meses, hemos escuchado mucho el valor de no acudir a un hospital o a un centro sanitario si no es necesario.

‘Ahora que hemos traído la tecnología a nuestra vida de forma más general, es importante “tirar de ella” para disminuir los sentimientos de soledad y la sensación de aislamiento, mejorar la calidad de las relaciones personales y potenciar el sentimiento de pertenencia a grupos ajenos al ámbito familiar’.