IMQ dará voz a las emociones provocadas por la pandemia creando el banco de historias “contágiate”

Redacción ‘MS’- La experiencia de la pandemia está dejando una huella profunda e indeleble en muchas personas. Incertidumbre, miedo, dolor, hastío, superación y resiliencia se entremezclan en las múltiples historias vividas, sufridas y lloradas que cada uno de nosotros lleva ya a sus espaldas. Así lo indica IMQ a través de un reciente comunicado.

Consciente de ello y aprovechando el día mundial de la Salud para su lanzamiento, IMQ (Igualatorio Médico Quirúrgico) ha puesto hoy en marcha una iniciativa que pretende “ayudar a sacar de nosotros el dolor y la oscuridad, a rescatar lo positivo, a enseñar y aprender de nosotros mismos y de los demás dando voz a experiencias poderosas e inspiradoras que en contextos tan adversos como los que atravesamos puntúan el doble. Historias e intrahistorias compartidas que nos ayuden a pasar página, que contagien en positivo, que nos acerquen en la distancia y pongan a las personas y sus sentimientos en el centro”.

“Hace aproximadamente un año, nos encontrábamos confinados, en una situación que, como nunca antes, hizo de la Salud nuestra gran y casi única prioridad a nivel mundial, con un aluvión de sentimientos a flor de piel a los que no podíamos dar siquiera rienda suelta por temor al contagio. Desde entonces, todos los días han sido los días de la salud. Días de cuidarse y de cuidar, de batalla general contra la enfermedad, de esfuerzo, resistencia y solidaridad, confiando en encontrar pronto remedio. Días que a todos nos han marcado, dejando un hondo impacto vital y emocional que necesita ser contado para sanar”.

IMQ ha querido contribuir a ese proceso de sanación creando un “banco de historias” compartido, un espacio, www.contagiate.es, “que atestigüe, registre y se convierta en punto de encuentro donde “contagiarse” en positivo, de esperanza, de ilusión…  Un espacio que sume, reconforte y acerque, que nos una en lo más humano que todos tenemos, los sentimientos”.

“Un año después de que se oficializara la pandemia, es el momento de dar valor a las emociones, de recuperar momentos que curen, mediante la terapia de contar buenas historias porque el calor, la proximidad, el afecto que solo como personas podemos darnos constituye el mayor revulsivo, la mejor medicina, la otra gran vacuna que el momento exige”.

Para materializar este objetivo, además de la puesta en marcha de la web www.contagiate.es y de las historias que en ella se recojan está previsto ir desplegando otras diferentes iniciativas que se sucederán a lo largo de este año para crear una red de “puntos de contagio” “donde ser positivo sea positivo y las emociones emocionen”.

La primera pieza audiovisual de este espacio da cuenta de la vocación con la que nace “Contágiate” y arranca ya con una poderosa historia, el caso de Leire, que dio a luz al inicio de la primera ola epidémica con un diagnóstico positivo de COVID-19. Una situación nueva, llena de interrogantes e incertidumbres, que hubo de afrontarse. Una situación que ni siquiera permitía el abrazo entre la madre y su bebé. Durante el confinamiento descubrió un nuevo modo de afrontar la maternidad, más centrado en el círculo familiar y comunitario, dando la bienvenida, frente a la adversidad, a una nueva vida.