Nuestras relaciones sociales nos aportan grandes beneficios

Por Nuria Domínguez Cuenca, Coach de Coaching On Focus y Experta en Mindfulness por la UCJC.

Es obvio que la pandemia nos ha obligado a cambiar nuestra forma de socializar. Desde los momentos durante el confinamiento cuando solo a través de un dispositivo podíamos charlar y ver a nuestros padres hasta ahora que tenemos que dejar un distanciamiento físico  y reunirnos en pequeños grupos, intentando que sea al aire libre.

Nadie puede discutir que el ser humano es un ser social por naturaleza que necesita de la relación con los demás para su buen desarrollo en la sociedad. Con el paso del tiempo, ha ido adquiriendo habilidades sociales necesarias para tener unas relaciones interpersonales satisfactorias.

Cualquier proceso de socialización nos proporciona beneficios para nuestra salud emocional y nos genera estímulos para nuestro cerebro. Estos procesos son vitales, en cualquier etapa de nuestra vida pero cuando nos hacemos mayores, más si cabe, porque ayuda a prevenir enfermedades mentales causadas por la baja actividad mental.

Estos son algunos de los beneficios que obtenemos gracias a las relaciones sociales:

  • Desarrolla un sentido de pertenencia a un grupo
  • Mejora la salud emocional
  • Reduce el estrés
  • Estimula el cerebro
  • Nos mantiene activos
  • Previene el deterioro mental
  • Mejora la salud cardiovascular
  • Ayuda a tener mayor fluidez verbal
  • Genera mayor seguridad en ti mismo/a
  • Desarrolla la empatía y el deseo de compartir con los demás (intereses, aficiones y conocimientos)

Según un estudio publicado en Journal Proceedings of the National Academy of Sciences: quienes mantienen unas buenas relaciones interpersonales disfrutan de una mayor salud general, una óptima presión arterial y un menor índice de masa corporal”.

«Hay que destacar que la comunicación es uno de los elementos más importantes de la socialización porque nos permite compartir información, intercambiar ideas y experiencias para conocernos mejor y aprender unos de otros».

Por lo tanto, empecemos a socializar de nuevo, con prudencia, intentando encontrarnos en espacios abiertos y con pocas personas pero ya es hora, como decía la canción “Volveremos a brindar”, de volver a juntarnos con los que más queremos para celebrar el gran regalo de la vida. Porque no hay mejor manera de invertir el tiempo que con las personas que más quieres.