Yolanda García Manzano (MAPFRE España): “Dos valores que para mí siempre han sido importantísimos son el trabajo en equipo y la independencia”

‘Muy Segura’ entrevista a Yolanda García Manzano, CFO de MAPFRE España, y recientemente nombrada Consejera del Consorcio de Compensación de Seguros.

¿Puede hablarnos de su andadura profesional? ¿Cómo fueron sus inicios? ¿Qué valores considera que adquirió en aquellos momentos?

Empecé trabajando en una empresa de auditoría. Mi promoción fue la primera en la que había muchas mujeres, dentro de las cerca de 40 personas que nos incorporamos. Hasta entonces, las mujeres habían entrado casi “con cuentagotas”; había muy pocas (casi ninguna) que llevaran en la empresa más de dos años.

Entré con compañeras, pero nos sentíamos en un mundo muy “de hombres”. Cuando íbamos a las empresas que auditábamos, a las mujeres, en general, nos tenían en muy poca consideración, aunque liderásemos el grupo de trabajo. Se dirigían más a los compañeros que eran hombres. Yo, que ya llevo muchos años trabajando, he visto una evolución muy importante en ese sentido.

“Cuando íbamos a las empresas que auditábamos, a las mujeres, en general, nos tenían en muy poca consideración, aunque liderásemos el grupo de trabajo. Se dirigían más a los compañeros que eran hombres”.

Aunque en aquellos momentos sí que te encontrabas con situaciones complicadas, debo decir que en esa empresa me sentí valorada, nunca rechazada o que me asignaran proyectos menos relevantes por el hecho de ser una mujer. Entramos con todas las consecuencias y recibimos un trato, tanto económico como de asignación de proyectos, bastante igualitario.

Considero que aprendí a defenderme un poco en ese mundo “de hombres”, que me vino muy bien, porque es algo con lo que hemos tenido que lidiar, sobre todo cuando eres muy jovencita y te cuesta más desenvolverte. Interioricé dos valores que para mí siempre han sido importantísimos: el trabajo en equipo (con la responsabilidad de proyectos muy importantes), y la independencia. Este último ha sido un valor que en mi casa siempre me han resaltado mucho: la importancia de ser independiente, de ganarme la vida, de tener mis propias ideas… En definitiva, el valor de vivir mi propia vida.

“Dos valores que para mí siempre han sido importantísimos son el trabajo en equipo y la independencia. Este último ha sido un valor que en mi casa siempre me han resaltado mucho. En definitiva, el valor de vivir mi propia vida”.

¿Cuándo y por qué surge su vinculación con MAPFRE?

Empecé a trabajar con MAPFRE desde la empresa de auditoría que mencionaba en mi respuesta anterior. Empecé a auditar a la aseguradora desde muy pronto. Mi vinculación inicialmente era menor, como auditora junior; poco a poco, según iba creciendo en la empresa, iba teniendo más proyectos con MAPFRE, siendo responsable de ellos. Por tanto, mi vida profesional siempre ha estado vinculada a esta compañía, aunque me incorporé como empleada después.

Siempre me he sentido muy cómoda trabajando con los equipos de MAPFRE, así como con sus valores. Cuando trabajas en el mundo donde yo lo hacía, viendo tantas empresas, te das cuenta de que los valores y la forma de trabajar en las compañías son muy diferentes. Siempre encuentras algunas con las que te sientes cómodo, porque ves que tienen valores como la meritocracia, la transparencia, el rigor, la ética… Todas esas cosas que para mí eran importantes, las veía en MAPFRE. Por eso la compañía siempre me atrajo mucho y desde los inicios mantuvimos muy buena relación.

“Siempre me he sentido muy cómoda con los equipos de MAPFRE, así como con sus valores. la compañía siempre me atrajo mucho y desde los inicios mantuvimos muy buena relación”.

¿Cómo define su trayectoria de 15 años en MAPFRE?

Llegó un momento en el que yo quería trabajar en un proyecto que no fuera de auditoría. Quería trabajar en una empresa como las que yo auditaba, donde poder trasladar mis conocimientos y mi experiencia en ese proyecto, en lugar de ir “de sitio en sitio”. Cuando me lo empecé a plantear ya llevaba muchos años en auditoría, y la empresa que siempre me gustó más fue MAPFRE; nuestra relación siempre fue muy buena.

Por eso, lo compartí con la gente con la que trabajaba en la aseguradora, pues pensaba que podía surgir una oportunidad. Cuando ésta surgió, me llamaron y empecé con un proyecto de nueva creación en el que no tenía a nadie a mi cargo. Por lo tanto, empecé a trabajar sola y sin equipo por primera vez en mi vida. Me sentía bien, para mí fue un proyecto completamente nuevo y lo empecé con una ilusión muy grande.

MAPFRE no me decepcionó nada. Como decía, yo ya conocía la empresa, y los valores que veía desde fuera, se corresponden con los que comprobé cuando estuve dentro.

Uno de los aspectos que más me hacían dudar al dejar la auditoría, era que yo había estado constantemente trabjando en diferentes proyectos, en constante aprendizaje. Eso te mantiene muy “viva”. Al decidir salir, mi preocupación era si seguiría aprendiendo como yo deseaba. La verdad es que he tenido la suerte de trabajar con gente magnífica y he aprendido muchísimo.

En MAPFRE me han dado muchas oportunidades. Desde que llegué me he sentido muy valorada y he crecido mucho. Y por supuesto, yo he trabajado y me he esforzado también mucho.

“Desde mi llegada a MAPFRE, he tenido la suerte de trabajar con gente magnífica y he aprendido muchísimo”.

¿Cómo definiría su posición actual y cuáles son sus principales responsabilidades en su día a día en la compañía?

Ahora mismo, mi día a día es muy variado. Mi misión principal como CFO es estar al frente de las funciones de administración y finanzas. Es verdad que, poco a poco, se han ido incorporando a mi área otras responsabilidades y otros departamentos que no están directamente relacionados con la administración, como son las funciones claves de seguros: el área Actuarial, el área de Cumplimiento o el área de Riesgos.

Estas áreas requieren un seguimiento y una dedicación importante, como son las relaciones con instituciones como la Dirección General de Seguros. Es todo muy variado: seguir la evolución de los datos, el cierre del día, gestionar presupuestos, proporcionar información para organismos, etc.

Por todo ello, las áreas de soporte tenemos un reto muy importante, que es estar al lado del negocio. Me gusta que cuenten conmigo para todos los proyectos estratégicos, para que demos nuestro punto de vista y ayudemos. Las áreas de soporte podemos ayudar o frenar mucho a negocio, porque siempre tenemos detrás una regulación. Mi reto, por ello, es que cuenten conmigo, siempre tenemos que intentar apoyarles. Por supuesto, hay que cumplir con la regulación, pero hay formas de apoyarles y ayudarles para buscar soluciones a lo que negocio quiere hacer, sin saltarse las normas, por supuesto.

Otro reto importante es la credibilidad. Toda la compañía tiene que creer en los datos que proporciona el área del CFO, porque son datos oficiales y que no se pueden cuestionar. Esto es algo que intento que cale mucho en mis equipos, y que se revisen mucho los datos antes de compartirlos. Tenemos que intentar que la información áreas y los indicadores precisos siempre estén muy analizados para que cuando los proporcionemos a otras áreas, nadie los cuestione.

Creo, por lo tanto, que esos son los dos grandes retos: el apoyo a negocio, y la gestión correcta de los datos.

“Las áreas de soporte tenemos un reto muy importante, que es estar al lado del negocio. Me gusta que cuenten conmigo para todos los proyectos estratégicos, para que demos nuestro punto de vista y ayudemos”.

¿Cómo han gestionado la crisis del coronavirus?

Las líneas generales de MAPFRE han sido comunicadas desde los inicios. Desde el minuto cero, se nos trasladó como prioridad la salud de nuestros empleados, de nuestros clientes y de todos nuestros colaboradores. Cualquier decisión que se ha tomado, ha sido priorizando esos aspectos.

La compañía ha movilizado muchísimos recursos. He tenido la fortuna de formar parte del Comité de Crisis de MAPFRE España, que nos hemos reunido día a día para tomar decisiones al detalle. Para eso, cada uno hemos tenido que trabajar con nuestros equipos, ya que, para tomar cualquier decisión, teníamos que disponer de información. Y la información, no toda es diaria. Nos tuvimos que preparar para trabajar todos en remoto, para cumplir los mismos plazos y, por añadido, para proporcionar información con mayor periodicidad que la habitual. La información mensual ya no servía para nada, ya que todos los días cambiaba la realidad.

Hemos tenido que proporcionar nuevos indicadores, tener al equipo pensando en cómo hacer nuestro trabajo de diferente manera. Todas las ayudas que hemos planteado, al final, tienen impacto económico y en nuestro día a día, y toda la compañías se ha tenido que volcar en ellas.

“La compañía ha movilizado muchísimos recursos. He tenido la fortuna de formar parte del Comité de Crisis de MAPFRE España, que nos hemos reunido día a día para tomar decisiones al detalle. Para eso, cada uno hemos tenido que trabajar con nuestros equipos, ya que, para tomar cualquier decisión, teníamos que disponer de información”.

Si hay que sacar algo bueno de esto, que es muy difícil, creo que ha sido que hemos hecho más equipo. La gente se ha unido en las dificultades, cada uno desde su lugar de trabajo a distancia, y ha puesto todos los medios posibles. MAPFRE también ha puesto a disposición los suyos. Las personas han tenido que adaptar su casa y convertirla en su lugar de trabajo, respondiendo muchísimo, apoyando a todos los compañeros.

Mi experiencia personal es que todos nos hemos apoyado muchísimo y el equipo se ha enriquecido en esta experiencia. Yo, en particular, he pasado momentos duros. Todos tenemos familiares mayores por los que hemos estado preocupados; ha habido momentos de tensión que han sido difíciles. Pero creo que, también, nos sirve para demostrar que somos una familia, que tenemos que estar juntos y que esto tenemos que superarlo. Incluso hemos discutido menos que en situaciones normales.

“Si hay que sacar algo bueno de esto, que es muy difícil, creo que ha sido que hemos hecho más equipo. Las personas se han unido en las dificultades, cada uno desde su lugar de trabajo a distancia, y han puesto todos los medios posibles”.

Aunque ya han informado mucho y de manera abierta y transparente al respecto, ¿cómo se ha gestionado el ciberataque sufrido durante la primea quincena del pasado mes de agosto?

Lo hemos vivido con mucha rabia. Se aprovechan momentos de vulnerabilidad en la sociedad para lanzar estos ataques. Somos más vulnerables porque tenemos muchas personas en teletrabajo, algo que MAPFRE ha priorizado. Afortunadamente, la aseguradora lleva muchos años invirtiendo en ciberseguridad, y eso ha permitido que, en un plazo de tiempo relativamente corto, hayamos podido levantar los sistemas, sobre todo aquellos que tienen relación con nuestros clientes, que siempre es lo prioritario.

Desgraciadamente, es algo con lo que tenemos que vivir. Nuestro plan estratégico, por supuesto, incluye seguir invirtiendo en seguridad, como lo ha hecho en los últimos años. No obstante, eso no te asegura que estés libre de un ataque de este tipo. La verdad es que, una vez más, tanto los equipos de MAPFRE, como los de nuestros colaboradores, se han volcado y han entendido la situación.

Con los clientes, hemos dedicado todos nuestros esfuerzos para que el daño hacia ellos fuera el menor. Creo que se ha conseguido.

“Nuestro plan estratégico, por supuesto, incluye seguir invirtiendo en seguridad, como lo ha hecho en los últimos años. No obstante, eso no te asegura que estés libre de un ataque de este tipo”.

Tras su reciente nombramiento como Consejera del Consorcio de Compensación de Seguros, ¿qué nueva responsabilidad asume y qué significa este nuevo reto para usted?

Es un reto que afronto con mucha ilusión y también con mucha responsabilidad. El Consorcio es un organismo que tiene un papel muy importante en el sector, y no solamente en España, sino que es un modelo que otros países quieren implantar, algo que no es fácil. En nuestro país funciona muy bien y juega un papel muy relevante.

Lo asumo con mucha responsabilidad. El Consejo es un órgano mixto, con paridad de sector público y privado y con miembros de elevadísimo nivel. Me encanta que MAPFRE me siga dando oportunidades para afrontar retos nuevos y poder seguir ilusionándome.

“El Consorcio es un organismo que tiene un papel muy importante en el sector, y no solamente en España, sino que es un modelo que otros países quieren implantar, algo que no es fácil”.

Mujer y seguro: Como mujer profesional del sector, ¿cómo valora el posicionamiento y el nivel de visibilidad que posee la mujer en el mercado asegurador?

Desde el punto de vista institucional, sí que se han visto mujeres en los últimos años al frente de UNESPA, de la Dirección General de Seguros, la directora general del Consorcio es una mujer… A nivel institucional, creo que la mujer está y ha estado bien representada.

En las empresas la situación es distinta, porque depende de cada una. No obstante, creo que hemos cambiado y evolucionado mucho, aunque queda camino por recorrer y no significa que ya hayamos llegado a un punto en el que todos, hombres y mujeres, nos sintamos cómodos al 100% con el papel que juega la mujer. Seguramente hay muchos aspectos en las que avanzar todavía.

“A nivel institucional, creo que la mujer está y ha estado bien representada. En las empresas la situación es distinta, porque depende de cada una”.

Creo que la cultura de las empresas está cambiando, y esto es algo muy importante. En MAPFRE existe un compromiso estratégico respecto al número de mujeres que tiene que ocupar puestos directivos, y esto es algo muy relevante. Al final, que lo abandere nuestro presidente tiene mucho valor y permea en toda la organización.

Además, es muy relevante lo que piense cada uno. A unas personas les cuesta más adaptarse que a otras. Eso es contra lo que, todavía muchas veces, tenemos que luchar las mujeres. Nos encontramos perfiles puntuales a los que les cuesta aceptar esta necesidad de igualdad.

En definitiva, creo que ha cambiado muchísimo y que esa cultura y esos compromisos a alto nivel que contraen y hacen públicos las grandes empresas como MAPFRE, son muy importantes y ayudan muchísimo a avanzar.

“Creo que la cultura de las empresas está cambiando, y esto es algo muy importante. En MAPFRE existe un compromiso estratégico en cuanto al númerode mujeres que tienen que ocupar puestos directivos, y esto es algo muy relevante”.

¿Desea añadir alguna reflexión adicional?

La situación que estamos viviendo este año, me ha vuelto más reflexiva. Soy una persona vital y suelo tomarme las cosas muy bien; me considero resiliente y con capacidad para superar las cosas. Creo que, si pretendes tener una vida muy feliz, te frustras un poco. Considero que esta situación nos está demostrando que la vida está llena de pequeños momentos felices; no son grandes momentos, simplemente pequeños, pero muy valiosos.

Nuestra capacidad para ser más o menos felices, depende de la capacidad que tengamos para disfrutar más de esos momentos y perpetuarlos. Ahora es cuando estamos valorando realmente el poder llevar a cabo las pequeñas cosas cotidianas que nos hacían felices, y quizá no lo habíamos hecho hasta ahora.

“Considero que esta situación nos está demostrando que la vida está llena de pequeños momentos felices; no son grandes momentos, simplemente pequeños, pero muy valiosos”.

‘MUY INSPIRADORAS’

#RetoMuyInspiradoras:

Cada entrevistada que así lo desee, citará aquellas mujeres que le han ayudado, o que le siguen apoyando, en su crecimiento profesional:

Admiro a las grandes mujeres de la historia, pero cuando pienso en mujeres que me hayan inspirado, veo lejanas a esas figuras. Me inspiran más mujeres cercanas a mí. Mencionaría a mi madre, por todo lo que me ha enseñado en la vida, sin duda.

En el ámbito laboral, me inspiran mujeres con las que trabajo o he trabajado. Compañeras mías que veo cómo se desenvuelven, cómo se enfrentan a los problemas, cómo toman decisiones, cómo me ayudan… Son las que realmente me inspiran.

Afortunadamente, tengo unas cuantas cerca. Incluso alguna ya se ha jubilado, pero me sigue inspirando.

CUESTIONES ‘MUY MUJER’:

Un perfume: Me gusta mucho Gabrielle, de Chanel.

Una canción: Corazón Partío, de Alejandro Sanz.

Una actriz: Bette Davis. Me encantaba cuando yo era jovencita, me pasaba la vida viendo películas suyas.

Una afición: Me encanta viajar y planificar los viajes. Disfruto tanto viajando, como planificándolos.

Un deseo: Ahora mi deseo es que salgamos de esta pandemia lo antes posible y que podamos volver a lo que ahora llamamos la antigua normalidad, que podamos volver a nuestras vidas. Ese es mi primer deseo.