Cristina del Campo (Pelayo): «En Pelayo tenemos la RSC como parte de nuestro ADN y de nuestra cultura de empresa»

‘Muy Segura’ entrevista a Cristina del Campo Pereiro, directora de Comunicación y RSC de Pelayo.

Si pudiera identificar los momentos que considera como hitos atravesados en el transcurso de su trayectoria profesional, ¿cuáles mencionaría y por qué?

Inicié mi carrera profesional en el mundo de la consultoría, en Ernst& Yong, y considero que esa experiencia me aportó una capacidad de análisis y una visión de conjunto que me ha resultado muy útil. Posteriormente trabajé en Garvey, en la dirección comercial, conociendo un punto de vista de la empresa imprescindible para cualquier otro puesto de gestión.

Mi trabajo en Pelayo fue el primer contacto con el sector asegurador, que desconocía completamente pero que considero un sector muy interesante y atractivo para trabajar en él. De esta última etapa, unos de los hitos más importantes ha sido el desarrollo del área de RSC y la creación de la Fundación Pelayo, ya que han sido proyectos iniciados desde cero que me han abierto una nueva área de gestión apasionante.

«De esta última etapa, unos de los hitos más importantes ha sido el desarrollo del área de RSC y la creación de la Fundación Pelayo, ya que han sido proyectos iniciados desde cero que me han abierto una nueva área de gestión apasionante».

Acumula una experiencia de más de 25 años en Pelayo Mutua de Seguros. ¿Cómo ha sido su evolución dentro de la compañía y, además, qué aspectos más significativos han evolucionado dentro de la misma durante este tiempo?

Ha sido una evolución muy natural, Pelayo es una empresa que apuesta por sus personas y por la promoción interna de las mismas. He ido evolucionando con la empresa, asumiendo nuevas funciones, muchas de ellas de nueva creación.

La primera posición que ocupé en Pelayo fue como coordinadora del equipo de dirección y entonces éramos unos 350 empleados, posteriormente creamos el gabinete de Presidencia, gestionando las relaciones institucionales y el protocolo. Unos años más tarde incorporamos también el área de comunicación, integrando tanto la parte externa de relación con los medios como la comunicación interna.

En 2005 constituimos la Fundación Pelayo, para impulsar y canalizar todas las acciones solidarias que realizábamos desde la empresa, fue un gran paso que permitió desarrollar mucho más esta actividad y, finalmente, incorporamos también el área de RSC, dada la importancia que estaba tomando dentro de la organización, convirtiéndonos en el departamento de Comunicación y RSC que somos actualmente.

«Mi trayectoria en la compañía ha sido una evolución muy natural, Pelayo es una empresa que apuesta por sus personas y por la promoción interna de las mismas».

¿Qué retos actuales rigen la política de Comunicación y RSC de Pelayo? ¿Cuáles serás las áreas de actuación prioritarias en el horizonte 2020 y por qué?

En Pelayo tenemos la RSC como parte de nuestro ADN y de nuestra cultura de empresa y está implícita en la forma de gestionar de cada una de las áreas de la organización. Entendemos la RSC como una forma de trabajar, que está presente en el día a día de todos los que formamos Grupo Pelayo; hemos pasado de la gestión de la RSC a la Gestión Responsable de la Empresa.

Anualmente aprobamos un Plan Director de RSC que se enmarca dentro de el Plan Estratégico y se define en torno a los cinco Grupos de Interés que tenemos definidos. La política de RSC también está alineada con los ODS, habiendo definido aquellos ODS en los que Pelayo con su actividad tiene un impacto directo y las acciones que nos garantizan ese impacto.

El Plan Director de RSC de 2020 incorpora ratios de mejora para las distintas actividades, adquiriendo especial importancia aspectos como el Buen Gobierno, la Transparencia, los Códigos de Conducta, los Códigos de Proveedores, la Política Medioambiental, las Políticas de Capital Humano (diversidad, conciliación, igualdad, formación, transformación cultural, etc), el Patrocinio Social o la vertiente más solidaria y de Voluntariado que se gestiona a través de la Fundación Pelayo.

«Entendemos la RSC como una forma de trabajar, que está presente en el día a día de todos los que formamos Grupo Pelayo; hemos pasado de la gestión de la RSC a la Gestión Responsable de la Empresa».

Una de las líneas de trabajo más importantes es el compromiso que desde Pelayo tenemos con las personas con discapacidad y su incorporación socio-laboral, es un segmento de la población con el que nos sentimos muy sensibilizados, como avalan los importantes reconocimientos en este ámbito, los más recientes, el certificado Bequal Premiun o las certificaciones UNE de Accesibilidad Universal.

También buscamos la confluencia del negocio y la RSC y el principal exponente de esta filosofía es el Reto Pelayo Vida, una iniciativa por la que cinco mujeres que han superado un cáncer se enfrentan a un exigente reto deportivo, trasladando un mensaje de superación y esperanza ante la enfermedad. Esta iniciativa surgió de nuestra filial Pelayo Vida, ligada a un producto de vida, con cobertura de cáncer, que se lanzaba en aquel momento, y ha dado lugar al reciente desarrollo de un nuevo producto para la mujer mucho más completo. En las dos últimas ediciones del Reto hemos ido de la mano de la Fundación Cris contra el Cáncer y hemos abierto una campaña de captación de fondos para apoyar un proyecto de investigación.

«Buscamos la confluencia del negocio y la RSC y el principal exponente de esta filosofía es el Reto Pelayo Vida, una iniciativa por la que cinco mujeres que han superado un cáncer se enfrentan a un exigente reto deportivo, trasladando un mensaje de superación y esperanza ante la enfermedad».

Háblenos de Fundación Pelayo. ¿Qué proyectos han acaparado su atención a lo largo de este año y qué desafíos encara con la vista puesta en el próximo año?

Fundación Pelayo desarrolla la vertiente más filantrópica de la compañía, estando enfocada en la mejora de la sociedad actual a través de ayuda humanitaria nacional e internacional y la promoción del voluntariado.

Las líneas que recoge el Plan de Actuación anual se enfocan principalmente a proyectos dirigidos a la infancia en materia de sanidad y educación y a madres en riesgo de exclusión social. También se abordan proyectos enfocados a la ayuda humanitaria por desastres naturales, a fomentar la mejora de la seguridad vial y a la incorporación socio-laboral de personas con discapacidad.

Uno de los objetivos de la Fundación, es la involucración en la misma de los empleados del grupo, lo que fomentamos a través de un concurso anual de proyectos en los que pueden participar las ONG en las que algún empleado colabore de manera voluntaria, así como con la oferta de acciones de voluntariado, donde la participación y acogida cada vez es más numerosa. Uno de nuestros retos es poder ofrecer estas acciones de voluntariado en los distintos puntos geográficos donde tenemos oficinas, ya que nos resulta más difícil cuando salimos de las principales poblaciones.

«Fundación Pelayo desarrolla la vertiente más filantrópica de la compañía, estando enfocada en la mejora de la sociedad actual a través de ayuda humanitaria nacional e internacional y la promoción del voluntariado».

Como mujer que ocupa un puesto de responsabilidad en el sector, ¿cuál es su visión sobre el papel que las mujeres desempeñan dentro del mismo, así como acerca de su nivel de visibilidad? ¿Cree que los agentes implicados en esta misión dentro del mercado está haciendo sus deberes en materia de igualdad de género?

En Pelayo tenemos un porcentaje alto de mujeres tanto en el Consejo de Administración como en el equipo de dirección y yo, personalmente, tengo que reconocer que nunca he sentido que por ser mujer tuviera más trabas o dificultades para acceder a ningún puesto de responsabilidad.

Es cierto que esto no es así en todo el sector asegurador, que en general sigue teniendo una presencia mayoritariamente masculina, sobre todo en los Consejos de Administración y las posiciones de primer nivel de las entidades. Aunque hay que reconocer que se ha avanzado en los últimos años y que es una misión con la que están comprometidos la mayoría de los profesionales del sector, no tanto por moda o imposición, sino por convencimiento de que los equipos más eficientes son los que incluyen hombres y mujeres en todos los niveles jerárquicos.

También ayudará en esta línea las distintas redes profesionales que se han creado que promueven el acceso de la mujer a puestos directivos, tanto dentro del sector, como la Red EWI, como fuera del mismo.

«En Pelayo tenemos un porcentaje alto de mujeres tanto en el Consejo de Administración como en el equipo de dirección».

Dada la situación actual de crisis sanitaria global sin precedentes que atravesamos a nivel global: ¿de qué manera se está adaptando Pelayo y cuáles son las principales acciones y líneas de actuación que está desarrollando al respecto?

Para Pelayo, en esta situación extraordinaria motivada por el Covid19, la prioridad ha sido la seguridad de las personas que trabajamos en la compañía, así como garantizar la continuidad del negocio. Iniciamos con medidas previas al estado de alarma, de evitar viajes, reuniones de varias personas, asistencia de externos a las oficinas, etc., y priorizamos el trabajo en remoto, al que hemos accedido en un tiempo récord el 100% de la plantilla, con la implementación de medidas tecnológicas que nos han permitido seguir prestando en esta situación el mejor servicio al Cliente.

Antes de esta crisis estábamos inmersos en un proceso de transformación empresarial que abarcaba distintos ámbitos y que se ha visto impulsado por esta situación en muchos de ellos.

«En esta situación extraordinaria motivada por el Covid19, nuestra prioridad ha sido la seguridad de las personas que trabajamos en la compañía, así como garantizar la continuidad del negocio».

El Consejo de Administración, apostando una vez más por las personas, ha querido garantizar a todos los empleados sus puestos de trabajo, comprometiéndose a no realizar ningún ERTE mientras dure el actual estado de alarma.

Además, hemos abierto una campaña solidaria, con una aportación inicial de Pelayo, en la que hemos participado los empleados y agentes, consiguiendo entre todos aportar al proyecto Cruz Roja Responde más de 166.000 euros, para ayudar a personas vulnerables que no tienen apoyo social ni familiar ante esta crisis o que no tienen domicilio de confinamiento, a los que se les están entregando bienes de primera necesidad como packs de higiene, limpieza, alimentación, productos sanitarios, etc.

CUESTIONES ‘MUY MUJER’:

-Un perfume. Rose de Arabia de Armani.

-Una canción. Perfect de Ed Sheeran.

-Una actriz. Audrey Herpurnb.

-Una afición. Viajar, esquiar, estar con la familia, salir con amigos, correr…es difícil elegir solo una.

-Un deseo. Salir fortalecidos de la situación actual.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *