Ana Molinero (Beazley): «Queremos convertirnos en un aliado relevante, con vocación de permanencia y el punto de referencia cuando nuestros clientes busquen valor añadido más allá de una transferencia de riesgo»

‘Muy Segura’ entrevista a Ana Molinero, Responsable de Relaciones con Corredores para España de Beazley.

Cómo inició su andadura profesional? ¿Qué retos clave afrontó durante sus primeros pasos?

En los dos últimos años de la facultad me empecé a interesar por todo lo que fuera internacional-europeo. Decidí continuar mi formación en Ámsterdam para estudiar un master en Derecho Europeo gracias a una beca Erasmus.

Durante ese año tuve claro que quería seguir conociendo lo que pasaba por el mundo (mi madre apuntaría aquí – “ y el novio que me eché de Canadá…”). En fin, el siguiente paso fue buscar una salida en un despacho de ámbito internacional. No sabía qué quería hacer o cómo hacerlo, solo que tenía curiosidad por aprender más. Creo que este fue el primer reto que afronté: La falta de información y orientación sobre las salidas de mi carrera más allá de ejercer u opositar. Esto ha cambiado bastante pero aún se puede hacer más, sobre todo en el sector seguro (volveremos sobre este tema). Finalmente acabé en Londres, pero esa es otra historia.  Fueron unos meses duros y llenos de ilusión al mismo tiempo. El gran reto (y a la vez oportunidad) era conseguir entrar en un despacho de la City sin tener titulación inglesa o experiencia previa. Tampoco tenía hoja de ruta, nadie en mi círculo inmediato había hecho algo parecido para poder seguir su huella. Tuve que marcarme un objetivo y un periodo de tiempo para intentarlo para evitar perder el “norte” (palabras muy sabias de mi madre).

«Creo que el primer reto que afronté fue la falta de información y orientación sobre las salidas de mi carrera más allá de ejercer u opositar».

¿Qué hitos han acontecido para usted, hasta la fecha, en el transcurso de su recorrido laboral y por qué han tenido un significado especial?

Tras un año en Londres sin yo ser consciente en ese momento, la magia del mundo del seguro ocurrió. Decimos que el mercado del seguro es un mercado de personas y yo lo viví en primera persona. Por casualidad y en el sitio menos esperado, mi currículo cayó en las manos de alguien ajeno a mi entorno – un veterano del mercado de Lloyd´s, Adrian Sharp.  El fue “persona puente” y le estaré eternamente agradecida. El me enseñó la primera lección de mi carrera profesional: “Se generoso con tu tiempo y comparte tu conocimiento. Esto es un mercado y todo circula”.  Pasaron varios meses desde este primer encuentro y no sucedía nada. Así que acepté un trabajo de asistente de ventas en una editorial Inglesa. Nada relacionado con mi formación jurídica. Descubrí un sector lleno de vida, dinámico y, curiosamente por entonces, dominado por mujeres.  

Justo cuando había hecho las paces con mi deseo frustrado de formarme y ejercer como abogada, en ese momento, me llamaron para hacer unas prácticas de verano sin remuneración o promesas en un despacho que resultó estar especializado en seguros. Esta fue sin duda una de las decisiones más difíciles de mi vida, lo puedo decir incluso ahora 25 años más tarde. Tenía que decidir entre mi vocación de ser abogada, pero sin garantías de que me contrataran mientras usaba mis ahorros; o apostar por la seguridad económica de un trabajo en una industria fascinante pero totalmente distinta a mi formación.  Aposté por mi carrera legal y mi instinto. Pequeña nota- siempre he hecho caso a mi instinto desde entonces.

«Justo cuando había hecho las paces con mi deseo frustrado de formarme y ejercer como abogada, en ese momento, me llamaron para hacer unas prácticas de verano sin remuneración o promesas en un despacho que resultó estar especializado en seguros».

Curiosamente, el segundo hito que ha marcado mi carrera laboral de manera determinante ocurrió a los pocos meses de esta decisión. Casi al final de mis prácticas, clientes reaseguradores instruyeron al despacho para revisar un siniestro en Méjico. Toda la colocación se hizo en castellano. Nadie en ese equipo hablaba castellano. El asunto dependía de un cuestionario y un siniestro de 5 millones de dólares. Yo pasaba mis días en el sótano leyendo expedientes antiguos. Y ahí me encontró un socio con el que me había cruzado un par de “hellos” y un “I am from Spain”. Sólo tenía que encontrar el cuestionario entre todas aquellas cajas. Lo encontré y me extendieron el contrato esta vez con un “sueldecillo”.

Tras varios meses acompañando al socio a audiencias, y reuniones con reaseguradores, cedentes, corredores, abogados de aquí y de allá, aún no entendía muy bien quien era quien o qué hacían, pero yo quería hacer lo mismo que ellos. Me matriculé en la facultad de derecho inglesa al tiempo que seguía trabajando y bueno – ahí empezó mi carrera en el sector asegurador. Pasé diez maravillosos años de ejercicio, con muchas horas en el despacho y otras pocas en Leadenhall market (if you know you know!) y lo más enriquecedor, grandes amigos y contactos en el sector o “Mercado” como se llama al sector coloquialmente en Londres.

¿Cuándo y por qué decide incorporarse a Beazley?

Durante mi tiempo en el despacho formé mi familia. Fue muy difícil. No había políticas de conciliación, ni paquetes de beneficios o pagas bonificadas para la maternidad más allá del mínimo legal. Estaba lejos de mi familia en España, de casa. Es cierto que la calidad humana de los socios del despacho era excepcional y me sentía muy cuidada, pero por aquel entonces la realidad del día a día en un despacho de la City estaba regida por número de horas facturables e ingresos. El camino a recorrer para convertirte en socia era incompatible con mi proyecto personal de familia. Otro factor determinante fue entender y aceptar cuál era mi “punto diferenciador” o como le llaman los ingleses “unique selling point”. Yo no era Inglesa y no había recibido formación académica inglesa de cuna; sin embargo tenía una dualidad de formación profesional y cultural que en el Mercado de Londres tenía mucho valor.  

«El camino a recorrer para convertirte en socia era incompatible con mi proyecto personal de familia».

El moverme a una compañía del sector se convirtió en mi objetivo, pero no cualquier compañía valía. La calidad humana y un ambiente sano de trabajo eran clave para mí, más allá del puesto o rango. Por aquellos entonces, Beazley era uno de nuestros clientes. Era una compañía muy especial. Me encantaba el “rollo” que tenían. Te mentiría si te dijera ahora que me fijé en su proyección de crecimiento o relevancia de sus líneas de negocio. Fue su gente y su manera de hacer las cosas lo que me atrajo. Yo me puse a tiro claro está. Hay que salir, hablar y conectar. Como te dije antes, si tú haces de “puente” y compartes tu tiempo y tu conocimiento, el Mercado te lo devuelve con creces. Y así ocurrió cuando hubo una oportunidad en el equipo internacional de siniestros, me invitaron al proceso de selección… 14 años más tarde sigo felizmente en Beazley.

«Si tú haces de “puente” y compartes tu tiempo y tu conocimiento, el Mercado te lo devuelve con creces».

A lo largo de este tiempo: ¿cómo han evolucionado sus responsabilidades?

Cuando formas parte de una empresa durante tantos años, independientemente de promociones o cambios de departamento, tus responsabilidades acaban siendo el resultado de tu experticia y de cómo y dónde puedes aportar valor.  Yo soy afortunada por haber podido evolucionar con el crecimiento y ambiciones de Beazley. Como responsable de gestión de carteras de siniestros en el ámbito internacional he tocado muchos ramos, territorios y segmentos y varios ciclos de mercado, pasando de un enfoque micro a macro. De asesoramiento sobre cobertura y gestión de siniestros,  a gestionar grandes carteras de negocio, auditorías internas y externas, pasando por persona de contacto entre corredores y dirección para siniestros complejos o especialmente sensibles, seguido por desarrollo de productos y soluciones de suscripción e incluso “corporate governance”.

14 años dan para mucho en una compañía tan viva como Beazley! En el camino entablas relaciones de colaboración basadas en la confianza y respeto mutuo, ingredientes esenciales en la forma de ser Beazley.  Esta combinación de conocimiento y pasión por la gente así tal cual, me ha llevado a mi nuevo role.

«Yo soy afortunada por haber podido evolucionar con el crecimiento y ambiciones de Beazley».

¿Qué valoración realiza de su reciente nombramiento como nueva responsable de relaciones con corredores?

Estoy encantada. A nivel personal es un rol que me ha permitido cerrar un ciclo personal y profesional. He vuelto a casa, a mi mercado natural y en el momento justo.  El crecimiento de Beazley en Europa es uno de nuestros objetivos clave liderado por Fred Kleiterp, Director General para Europa desde hace poco más de un año. Con Fred hemos entrado en una nueva fase de crecimiento. Beazley ha tenido presencia en España desde sus comienzos hace ya casi 40 años, inicialmente a través de Lloyd´s, lo que nos permitió aprender y conocer de primera mano las necesidades del mercado Español. Durante todos estos años hemos trabajado para identificar y formular soluciones para riesgos y exposiciones futuras. Lo teníamos claro y en Abril del 2017 abrimos Beazley España con el propósito de ofrecer a nuestros corredores y sus clientes aún más opciones y alternativas de productos y canales de distribución.

La creación de un rol de Responsable de Relaciones con Corredores para España no es más que otra demostración de este compromiso de crecimiento y permanencia en el mercado Español, compromiso fortalecido por el liderazgo de Fred y nuestro proyecto en España y Europa. Si tuviera que definir mi rol diría que consiste en entender e identificar dónde podemos ayudar con nuestra propuesta e impulsar estrategias de penetración y distribución, estableciendo relaciones duraderas e íntegras con nuestros corredores colaboradores.

«El crecimiento de Beazley en Europa es uno de nuestros objetivos clave liderado por Fred Kleiterp, Director General para Europa desde hace poco más de un año. Con Fred hemos entrado en una nueva fase de crecimiento».

¿Cuál es su percepción acerca de los desafíos clave que afronta hoy el mercado asegurador en nuestro país?

El riesgo acelerado y la incertidumbre.  Vivimos en una era de exposición a riesgos crecientes en número, naturaleza e intensidad. El mundo está más conectado que nunca, la tecnología está avanzando a pasos agigantados, el cambio climático es una realidad y el entorno geopolítico experimenta una inestabilidad no vista desde hace años. Tenemos que comprender y adelantarnos al futuro y ofrecer soluciones eficientes para que nuestros clientes puedan evitar y/o mitigar estos riesgos. La clave está en ayudarles a fortalecer su resiliencia y mantener su rendimiento con soluciones especializadas en un marco estable y con vocación de permanencia. Cuanto más protegidos se encuentren, mejor podrán responder y antes se recuperarán sobrepasando rendimientos. Las soluciones del mercado asegurador no pueden quedarse en soluciones de transferencia de riesgo sino que deben ser soluciones específicas, pensadas y diseñadas para añadir valor.

«El mundo está más conectado que nunca, la tecnología está avanzando a pasos agigantados, el cambio climático es una realidad y el entorno geopolítico experimenta una inestabilidad no vista desde hace años».

¿Qué acciones principales centrarán su hoja de ruta durante este año y con qué objetivos?

En primer lugar, reconectar con viejos y grandes amigos del sector e identificar aquellos corredores con los que podemos establecer una relación estratégica para poder ofrecer una propuesta de valor para sus clientes. Para llegar ahí hay que escuchar las necesidades de los corredores y la de sus clientes. Conocer sus proyectos y objetivos. En definitiva, escuchar lo primero. Hace tiempo leí que tenemos dos orejas y sólo  una boca porque ¡deberíamos escuchar el doble de lo que hablamos! Somos una aseguradora especialista por y para la empresa y para nosotros el escuchar es clave. Nuestra ambición es infundir confianza y libertad para que nuestros clientes puedan explorar, crear y construir sus negocios y proyectos.

Queremos convertirnos en un aliado relevante, con vocación de permanencia y el punto de referencia cuando nuestros clientes busquen valor añadido más allá de una transferencia de riesgo. El compromiso al trato directo entre personas sigue siendo un ingrediente clave y ahí entro yo a ayudar. La finalidad no es otra que poder conocer las necesidades presentes y futuras de nuestros corredores y clientes mutuos para facilitar el acceso a nuestros equipos de expertos, productos, servicios, información y conocimiento. El haber sido parte de Beazley durante todo este tiempo me facilita para beneficio de nuestro cliente establecer ese puente y conexión.

«Somos una aseguradora especialista por y para la empresa y para nosotros el escuchar es clave».

Mujer y seguros: Dada su experiencia y vivencia, ¿qué visión posee acerca del nivel de notoriedad y posicionamiento de la mujer en la industria del seguro en España?

Comencemos por la realidad actual. A nivel senior en el ámbito empresarial, aún existe una subrepresentación de la mujer en puestos de liderazgo. Según Unespa, a pesar de que el 58% de los empleados del sector asegurador sean mujeres, solo ocupamos un 30,7% de los puestos directivos. Hace poco más de 20 años este porcentaje solo era un 4.3%.  Lo importante para mí es no parar, que las cosas sigan cambiando y por supuesto mantener la trayectoria de este cambio.

Volviendo a tu pregunta sobre los desafíos del mercado asegurador, creo son precisamente éstos los que van a impulsar de forma significativa esta paridad en los siguientes 10 años. En mi opinión la necesidad de talento nuevo para nutrir las necesidades que se están generando de adaptación y transformación del mercado asegurador va a acelerar la consecución de esta paridad y diversidad. El talento y la adaptabilidad se ha convertido en una ventaja competitiva para las organizaciones y viene de la mano de las generaciones más jóvenes y de la diversidad. Esto nos ayuda tremendamente porque si hacemos caso al último informe del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, por sexo la proporción de matriculados y egresados en Grado muestra una mayor presencia de mujeres: 56,8% y 60,5% respectivamente. Esta misma tendencia también se repite en los estudios de Máster.  

Estas jóvenes profesionales formarán irremediablemente parte del activo humano y talento profesional que tanto necesitan las organizaciones. El cambio generacional también juega a favor de la diversidad e igualdad de género en el mundo de la empresa. Aquellos que ocupan el 69.3% de los cargos directivos actualmente darán paso a otras generaciones y voces. No hay vuelta atrás, es un proceso irreversible.

«El talento y la adaptabilidad se ha convertido en una ventaja competitiva para las organizaciones y viene de la mano de las generaciones más jóvenes y de la diversidad».

¿Desea lanzar un mensaje a la mujer profesional que desarrolla su actividad en el sector asegurador desde distintas posiciones y responsabilidades, y que constituye una parte destacada de la audiencia de Muy Segura?

¡Pues que os voy a decir!  A nivel personal que estoy encantada, lo primero, de descubrir a tanta mujer en nuestro sector por todo lo que significa para nosotras, las generaciones futuras, el Mercado y la sociedad en general. Paridad y diversidad son barómetros de la inteligencia social y prosperidad de cualquier organización.

A aquellas mujeres que están empezando su carrera profesional, le diría lo mismo que le diré a mi hijo cuando se lance al mundo: Se curiosa y no dejes de formarte. Cultiva tus puntos fuertes diferenciadores y sigue pico y pala para que cuando te lleguen las musas te pillen trabajando, como decía Picasso. ¡Ah! Y no tengas miedo o vergüenza a pedir ayuda nunca. Por último, a aquellas que ocupan hoy puestos de relevancia en el sector darles las gracias y animarlas a continuar en su compromiso de ser referentes y facilitadoras del desarrollo profesional de la mujer en el mundo laboral de una manera activa y visible.

Que existan más referentes femeninos de lo que hacemos y cómo lo hacemos nosotras como mujeres fuera y dentro del trabajo. Que seamos generosas con nuestro tiempo y conocimiento para crear movimiento y oportunidades para los que vienen detrás o las que tenemos al lado. Todo acaba circulando en este Mercado. Hagámoslo más diverso entre todas.

«Cultiva tus puntos fuertes diferenciadores y sigue pico y pala para que cuando te lleguen las musas te pillen trabajando, como decía Picasso».