Cómo sacar lo mejor de nosotros en la situación que estamos viviendo

Por Mª Jesús Álava Reyes, presidenta de Apertia-Consulting y de la Fundación María Jesús Álava Reyes. También dirige el Centro de Psicología Álava Reyes y el Instituto de Bienestar Psicológico y Social.

Con esta píldora iniciamos una sección mensual en compañía de Mª Jesús Álava Reyes con el objetivo de aportar algunas claves en materia de salud y bienestar emocional.

Probablemente, esta pandemia marcará un antes y un después en la vida de muchas personas. Las circunstancias que estamos viviendo son muy personales y nos afectarán de distinta forma, pero sería un desperdicio que no aprovechásemos estas vivencias para profundizar en una de las asignaturas más apasionantes que podemos tener: Cómo conocernos en profundidad y sacar lo mejor de nosotros mismos.

Estos meses, los psicólogos escuchamos a muchas personas que se sienten muy decepcionadas y arrepentidas con determinadas conductas que presentan, con explosiones de tensión, ira o agresividad, que hacen la vida muy difícil a los que están alrededor. A veces lo viven en primera persona, en otros casos son víctimas de quienes manifiestan esa falta de control sobre sus emociones. La conclusión es que en estos momentos tan difíciles no podemos permitirnos sacar lo peor que llevamos dentro.

“Sería un desperdicio que no aprovechásemos estas vivencias para profundizar en una de las asignaturas más apasionantes que podemos tener: Cómo conocernos en profundidad y sacar lo mejor de nosotros mismos”.

¿Cuándo conseguimos ser las personas que deseamos (la mejor versión de nosotros mismos)?

Si nos preguntásemos en qué momentos hemos conseguido ser las personas que deseamos, seguramente, en muchos casos, nuestra mejor puesta en escena ha sido cuando estábamos especialmente motivados y motivadas, cuando pensábamos que nos jugábamos mucho en esa actuación y merecía la pena esforzarse al máximo, cuando queríamos caer bien o conquistar a alguien, cuando estábamos muy felices por algo que nos había ocurrido… Casi siempre, eran las circunstancias las que nos llevaban a esforzarnos y conseguir nuestros objetivos, pero ¿hay un objetivo más importante que intentar crecer, aprender y sacar lo mejor de nosotros y de nosotras en las circunstancia más difíciles?        

¿Cómo podemos profundizar en nuestro conocimiento?

En este punto, propongo un sencillo ejercicio que nos puede aportar muchos datos. Vamos a intentar contestar a una serie de preguntas:

  • ¿Cómo creo que puedo sacar lo mejor de mí mismo/a?
  • ¿Qué necesitaría trabajar en profundidad para lograrlo?
  • ¿Qué cualidades o puntos de apoyo tengo?
  • ¿Cuáles son mis áreas más débiles?
  • ¿Qué metas quiero conseguir a la luz de la experiencia que estoy viviendo? Es importante que las concretemos al máximo.
  • ¿Cómo puedo motivarme para lograrlas?
  • ¿Por dónde debería empezar a trabajar?
  • ¿Qué debo hacer en los momentos difíciles, cuando parece que pierdo el control? Y, finalmente,
  • ¿Qué clase de persona quiero ser?

¿Cómo soy de verdad, sin filtros?

Aquí el punto básico de partida será profundizar en nuestro propio conocimiento. ¿Cómo somos de verdad?, ¿cómo hemos evolucionado?, ¿en qué hemos cambiado?, ¿qué esperamos ahora de la vida?, ¿cuáles son nuestras próximas metas?, ¿cómo estamos emocionalmente?, ¿superamos fácilmente las dificultades?, ¿qué hacemos cuando “estallamos”?, ¿en qué circunstancias perdemos el control?, ¿cuándo nos sentimos mejor?…

Conviene que terminemos este análisis con tres preguntas clave: ¿De qué momento de mi vida me siento más satisfecho/a?, ¿de qué situación me siento más avergonzado/a?, ¿qué estaría dispuesto/a  hacer para sacar lo mejor de mí mismo/a?

Si hemos intentado respondernos a estas preguntas con rigor, seguro que nos han ayudado a situarnos y a conocernos mejor.

“Conviene que terminemos este análisis con tres preguntas clave: ¿De qué momento de mi vida me siento más satisfecho/a?, ¿de qué situación me siento más avergonzado/a?, ¿qué estaría dispuesto/a  hacer para sacar lo mejor de mí mismo/a?”.

Claves para sacar lo mejor de nosotros y de nosotras y conseguir ser las personas que deseamos

Es importante que cada persona se ponga su propio programa; no obstante, algunas claves nos ayudarán a conseguir el objetivo de sacar lo mejor de nosotros/as. A modo de resumen, podemos destacar:

  • Conocernos en profundidad (ya hemos visto algunas formas de conseguirlo).
  • Creer en nosotros y nosotras.
  • Atrevernos a equivocarnos.
  • Poner en marcha nuestras ideas.
  • Marcarnos metas realistas y alcanzables.
  • No exigirnos lo imposible.
  • Alimentar cada día nuestras ilusiones.
  • Aprender a premiarnos por nuestros esfuerzos.
  • Controlar nuestras emociones negativas.
  • No dejarnos arrastrar por opiniones externas.
  • Valorar nuestras cualidades y asumir nuestros defectos.
  • Saber que no hay nadie igual que nosotros/as, que somos diferentes, únicos/as e irrepetibles.
  • Aprender de todo lo que hemos vivido y vivimos cada día.
  • Confiar en nosotros/as en los momentos de crisis y dificultades.
  • Fomentar siempre una actitud positiva. Alegría en lugar de tristeza.
  • Saber que la felicidad está en nuestras manos, que nos pertenece y que la podemos alcanzar.
  • En los casos en que pensemos que nos resulta imposible lograr la actitud y los comportamientos que deseamos, PEDIR AYUDA PROFESIONAL.

“Es importante que cada persona se ponga su propio programa; no obstante, algunas claves nos ayudarán a conseguir el objetivo de sacar lo mejor de nosotros/as”.

Seguro que si nos esforzamos, con el entrenamiento que ya tenemos, con las ganas que le vamos a poner y con las principales claves que hemos visto, lo podemos conseguir. Merece la pena intentarlo. no renunciemos a sacar lo mejor de nosotros/as e intentemos sentirnos cada día orgullosos/as de algo que hayamos hecho.

Consigamos que 2021 sea el año en que saquemos nuestra mejor versión.

Termino con un tuit de mi libro “Saca Partido a tu Vida” (La Esfera de los Libros) http://www.esferalibros.com/libro/saca-partido-a-tu-vida/

“La psicología nos demuestra que el mejor regalo es nuestra paz y nuestra satisfacción interior, nuestra coherencia, nuestra alegría… Esa plenitud única e indescriptible que sentimos cuando confiamos en nosotros. No te resignes a vivir sin creer en ti”.