“Elemental, querido Watson”

Por Sara Sánchez Gascó y Olvido López Gascó, miembros de NEWCORRED.

Se cierra 2020; un año diferente, extraño e insólito, pero también un año paradójicamente especial que ha llegado cargado de aprendizajes y nuevas experiencias empresariales.

En septiembre de 2019, cuando Olvido López y Sara Sánchez deciden constituir FINKO ASEGURA SL, tenían un proyecto excepcionalmente emprendedor y el objetivo de convertirse en una correduría de seguros diferente a todas las demás, porque sus fundadoras ya habían implantado en ella la semilla de la revolución y la diferenciación. Así que, con la premisa de “el límite lo ponemos nosotras mismas” se embarcaron en la tarea, a priori sencilla, de inscribir a la sociedad como corredor de seguros en la DGS; una inscripción sin la cual es imposible ejercer la actividad.

Mientras tanto, y para iniciar la andadura profesional en el sector con buen pie, pasaron a formar parte de la familia de NEWCORRED, de la cual siempre han recibido el apoyo y asesoramiento necesario para ir forjándose día a día en los grandes profesionales que siempre han querido ser.

Sin embargo, en aquel momento, nada podía hacernos presagiar los cambios tan grandes a los que nos tendríamos que enfrentar en nuestro día a día, y los obstáculos que deberíamos sortear para continuar adelante. Los plazos administrativos se pararon con el decreto del Estado de Alarma y la Inscripción en la DGS tuvo que posponerse hasta mayo de 2020.

Confinamiento, trabajos esenciales, franjas horarias, toques de queda… la vida ya había cambiado, y el proyecto empresarial que con tanto entusiasmo habían imaginado debía cambiar, como nuestras vidas y costumbres, para adaptarse a las mascarillas del mercado; al gel hidroalcohólico y las distancias; a los miedos y temores de una población superada por las circunstancias y las muertes que el coronavirus iba añadiendo a su lista negra.

Así que retomaron aquella frase que con tanto entusiasmo presidía septiembre de 2019 “el límite lo ponemos nosotras”, para enfrentarse a la situación económica más complicada de las últimas décadas; no podía ser que la empresa que acababa de ver la luz comenzara a escribir su historia con su epitafio como primeras palabras. Y es en este contexto en el FINKO ASEGURA dio a luz su nuevo proyecto empresarial: “Querido Watson“.

Querido Watson” es el comparador de seguros que revolucionará el mercado, porque es diferente a todo lo que se ha planteado hasta ahora, fruto de un proceso de digitalización total que ha sorteado todos los obstáculos que la pandemia ha ido poniendo en el camino, así como las distancias físicas, y creado con el objetivo de que cada cliente encuentre el seguro que necesita, el que mejor se adapta a sus necesidades, sin mayor pretensión que la satisfacción final del asegurado. Porque el precio no es la única variable que debe determinar la suscripción de un seguro, como corredores tenemos una misión más importante que la mayoría pasa por alto: el asesoramiento independiente, profesional e imparcial sobre las coberturas que mejor se adapten a las necesidades del cliente.

Y “Querido Watson” es una herramienta perfecta para cumplir esa misión; nuestro detective está listo y preparado para investigar todas esas opciones que las compañías de seguros nos ofrecen y que, junto con la información facilitada por el cliente final, nos ayudará a encontrar el seguro que cada uno necesita de forma imparcial y profesional.

A todo ello se añade un servicio postventa novedoso que permitirá que la experiencia de buscar y contratar un seguro se complete con la garantía de que, pase lo que pase, el asegurado siempre estará atendido por los profesionales de FINKO ASEGURA.

Olvido y Sara no ponen límites a sus proyectos porque cada obstáculo del camino es una oportunidad para crecer, para mejorar y para crear, siempre con la mirada puesta en la satisfacción del cliente que es, en definitiva, el destinatario de todo su trabajo.

Un proyecto empresarial que pasó de ser físico a ser digital; de ser local a ser nacional; de nacer a renacer. ¿Y todo esto se gestó en plena pandemia? Elemental, Querido Watson.