IMQ: “Casi la tercera parte de la plantilla de Osalan se ha enfocado a rastreos en el ámbito laboral”

Redacción ‘MS’- Coincidiendo con el 25 aniversario de la promulgación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, conmemorado el pasado día 8 de noviembre, IMQ Prevención ha organizado un ciclo de tres jornadas técnicas bajo el título “La Ley de Prevención; pasado, presente y futuro”, la primera de las cuales ha tenido lugar hoy en el Paraninfo del Bizkaia Aretoa de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) en Bilbao. Las dos siguientes jornadas se celebrarán los próximos días 27 de noviembre y 4 de diciembre.

IMQ Prevención ha contado en el acto inaugural con la participación de Idoia Mendia, vicelehendakari y consejera de Trabajo del Gobierno Vasco, y la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, quien ha intervenido de forma telemática. Jesús Dalmau, director gerente de IMQ Prevención ha sido el encargado de dirigir la jornada.

“La Ley nació para proteger a las personas trabajadoras desde la colaboración dentro del Gobierno, entre los departamentos de Trabajo y Salud, y con todos los agentes sociales”, reivindicado también “la política útil, aquella que permite dar respuestas a los problemas de la ciudadanía, en contraposición a las respuestas fáciles para situaciones complejas. Una política que se transforma en herramientas como en su momento Osalan, que protegen el derecho de las personas trabajadoras a la salud laboral”.

Idoia Mendia, vicelehendakari y consejera de Trabajo del Gobierno Vasco.

“En la actualidad”- ha señalado también la vicelehendakari-“la Covid-19 está poniendo a prueba todas las certezas que teníamos y lo que perdura es la cooperación. Ahí es donde Osalan está demostrando su capacidad de ser un servicio público esencial para prevenir y facilitar a empresas y trabajadores el máximo de garantías. No es un órgano estadístico para computar accidentes, sino para evitarlos, porque el trabajo es para vivir, no para morir. Y su eficacia se está demostrando con los rastreos en el ámbito laboral, para lo que Osalan ha destinado casi la tercera parte de su plantilla y esta misma semana la ha reforzado con doce personas más”.

“La salud constituye un eje transversal de todas las políticas públicas del Gobierno Vasco; de hecho, hemos presentado este mismo mes en el Parlamento un marco estratégico para esta legislatura que se guía por este principio: salud en todas las políticas. La salud, además, está estrechamente ligada a otro concepto, la prevención. Las políticas de salud tienen su reflejo en las actividades de prevención, en general, y, en el caso que nos ocupa, en la prevención de los riesgos laborales. Es algo que seguramente todas y todos nosotros compartimos y lo hemos experimentado en mayor o menor medida a lo largo de los años. La satisfacción y las buenas condiciones laborales marcan una gran diferencia en nuestro día a día. Cuando estamos satisfechas y tenemos buenas condiciones laborales, las personas nos implicamos más con los objetivos de nuestro trabajo, se incrementa el interés por la mejora continua y, en definitiva, fomenta la competitividad; algo que impacta positivamente a nivel personal y psicológico”.

Gotzone Sagardui, consejera de Salud del Gobierno Vasco.

La consejera continuó explicando que “lo que necesitamos ahora es seguir interiorizando esta idea para que la prevención de riesgos laborales se convierta en un rasgo cultural de la sociedad vasca. Y que esa interiorización tenga su reflejo en las personas responsables de las empresas, las personas que trabajan en ellas, los agentes sociales, los profesionales de la Prevención y la sociedad en su conjunto”. “Hoy, mejor que nunca, en medio de esta pandemia, podemos comprender el verdadero significado de la palabra ‘prevención’. La capacidad de adaptación al cambio juega un papel determinante. Creo que podemos coincidir en que la Ley de prevención de riesgos laborales ha sido útil y que el balance general de su implantación ha sido positivo, pero debemos seguir desarrollándola”, ha concluido la Consejera de Salud.

Coloquio

A continuación, se inició el coloquio entre Lourdes Íscar, directora general de Osalan, y José Antonio Carnero Fernández, jefe de Inspección de Trabajo de Bizkaia, con la moderación de Jesús Dalmau, director gerente de IMQ Prevención, quien expuso algunas grandes magnitudes conseguidas por esta entidad durante el año pasado, en su labor de prevención de riesgos laborales en Euskadi y Navarra.

En 2019, desde IMQ Prevención desarrollamos más de 3.900 acciones formativas, con más de 24.000 personas formadas, un total de 17.360 visitas a empresas, más de 4.000 muestras de contaminantes recogidas en centros de trabajo y más de 100.000 exámenes de salud realizados”.

Jesús Dalmau, director gerente de IMQ Prevención.

Dalmau destacó también algunas de las medidas puestas en marcha como el servicio especializado para el seguimiento y rastreo de Covid-19, los planes de contingencia ante la pandemia para empresas-clientes y los test de SARS-CoV-2 en contactos estrechos y casuales, entre otras muchas iniciativas. Igualmente, ha valorado, con respecto al 25 aniversario de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, su utilidad para “empapar al tejido empresarial, independientemente del tamaño y sector de las empresas, sobre la importancia de la prevención, así como de la necesidad de realizar los planes de prevención”.

Lourdes Íscar, directora general de Osalan, destacó en su intervención su “agradecimiento a todos los servicios de prevención”, ya que, “son la herramienta fundamental para llevar la prevención laboral a las personas trabajadoras”.

Agradeció también su esfuerzo “especialmente en esta pandemia, que ha puesto de manifiesto que es necesaria la cooperación de todos los actores preventivos y sanitarios, sean públicos o privados”. Respecto al aniversario de la Ley, señaló que “nació con un espíritu positivo y, a día de hoy, la defiendo igualmente porque tiene mucho sentido. Lleva 25 años en marcha agrupando a todas las personas y actores implicados en el mundo de la Prevención. Hablábamos de las Administraciones, de las herramientas que los empresarios tienen a su disposición, de la representación de las personas trabajadoras y las entidades empresariales y de la propia responsabilidad del empresario”.

“Con todos los defectos que haya podido tener, en su mayor parte derivados, de su aplicación práctica, más que de la redacción de la propia Ley, la valoración de la norma es francamente positiva. En los primeros momentos fue como esas herramientas que todos tenemos en casa y que durante algunos años hemos olvidado pero, de repente, encontramos y las empezamos a utilizar con frecuencia comprobando todos los beneficios que podemos obtener. La Ley nació con un espíritu integrador, dando cobijo a todos los que, de una manera u otra, teníamos algún tipo de participación en el ámbito de la prevención”.

José Antonio Carnero Fernández, jefe de inspección de Trabajo de Bizkaia.