Lucía Relanzón (AEMES): “El mercado asegurador es maduro, desarrollado y altamente concienciado con la necesidad de una cultura de igualdad de derechos y oportunidades para todos”

‘Muy Segura’ entrevista a Lucía Relanzón Camino, responsable del Departamento Jurídico Laboral de la Asociación Empresarial de Mediadores de Seguros (AEMES).

¿Cuál es el objetivo de la reciente información que han difundido a sus miembros, acerca de los Reales Decretos sobre Igualdad Retributiva y Planes de Igualdad?

El objetivo de estos nuevos Reales Decretos se concreta en alcanzar la igualdad efectiva de mujeres y hombres en el mundo laboral. Para ello, se han establecido importantes precisiones respecto al diagnóstico y a los propios planes de igualdad y se han aclarado conceptos para asegurar la igualdad retributiva en trabajos de igual valor.

AEMES, además de desarrollar sus funciones para el sector como Patronal, ofrece una gran variedad de servicios a sus miembros, entre los que se encuentra el asesoramiento legal y el traslado puntual de información de todas aquellas normas de carácter laboral que puedan tener una influencia en las empresas de nuestros asociados.

Las nuevas normas sobre igualdad retributiva y planes de igualdad traen nuevas obligaciones empresariales que entendemos que es esencial que nuestros asociados conozcan y cumplan. Por ello, les hemos remitido una nota informativa que recoge de forma resumida y clara todas las novedades que estas dos nuevas normativas traen.

“Las nuevas normas sobre igualdad retributiva y planes de igualdad traen nuevas obligaciones empresariales que entendemos que es esencial que nuestros asociados conozcan y cumplan”.

¿Qué visión defiende AEMES al respecto?

AEMES considera que el principio de igualdad debe ser uno de los ejes conductores de las empresas y su cultura. La sociedad es cada vez más consciente de que el elemento fundamental que condiciona la competitividad de las empresas es el talento y la capacidad de sus recursos humanos. Y la mitad o más de ese valioso potencial es, precisamente, femenino. La plena potenciación de todos los hombres y mujeres es el principal activo de la empresa, sin discriminaciones ni diferencias que no provengan de la capacitación y esfuerzo de cada cual. En este sentido, la igualdad de oportunidades es un requisito claro de competitividad.

Entendemos que ningún elemento ajeno al mérito y capacidad de cada persona debe impedir el acceso de los más capaces al puesto de trabajo y se desarrolle en plenitud el principio de igualdad de oportunidades.

En este contexto, desde AEMES se ha considerado importante la necesidad de tomar parte activa en este mensaje y, anticipándose a las medidas tomadas por el Gobierno, pactó con los sindicatos importantes medidas en materia de igualdad, como la reducción del umbral mínimo de número de trabajadores para establecer planes de igualdad en las empresas del sector o el contenido mínimo del diagnóstico.

“AEMES considera que el principio de igualdad debe ser uno de los ejes conductores de las empresas y su cultura”.

En materia de igualdad, ¿cuál es la situación concreta que perciben en el mercado asegurador? ¿Qué pasos creen que se están emprendiendo y qué cosas quedan por hacer?

El mercado asegurador es maduro, desarrollado y altamente concienciado con la necesidad de una cultura de igualdad de derechos y oportunidades para todos. En particular, en lo que al reconocimiento de los derechos de las mujeres a desarrollarse en libertad en el mundo empresarial se refiere.

No obstante, las empresas del sector pueden contribuir a promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres aplicando determinadas medidas, como por ejemplo:

–       Contribuir al cambio cultural todavía necesario, concienciando de que, promoviendo la igualdad de oportunidades en los ámbitos laboral y empresarial, se fomenta el talento y la competitividad de los equipos y de las empresas, aumentando la eficacia de las mismas.

–       Las empresas no pueden permitirse perder un ápice de talento, por lo que deben potenciar que todos los empleados puedan dar lo mejor de sí mismos allí donde sean más útiles y en consecuencia la organización ha de ser la primera interesada en eliminar barreras, visibles o invisibles, que impidan o dificulten este objetivo.

Aunque en los últimos años las instituciones y los poderes públicos han acometido diversas labores para promover la igualdad entre mujeres y hombres, creemos que su papel es absolutamente esencial en esta materia. Consideramos que es necesario que:

–       Las instituciones y poderes públicos desarrollen una labor de concienciación y educación a la sociedad que promueva la igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

–       Las instituciones y las administraciones continúen impulsando el papel de la conciliación personal familiar y laboral a través de medidas dirigidas tanto a mujeres como a hombres, y esto ha de ser compatible con el propio desarrollo de la empresa, buscando los necesarios equilibrios, pues las empresas no pueden de forma generalizada centrarse en conceder un número ilimitado de medidas de conciliación, ya que distorsionan las propias relaciones laborales entre iguales. Por ello, se hace necesario encontrar un punto de equilibrio entre los intereses de la empresa y las necesidades de conciliación de los empleados, que permitan garantizar la estabilidad interna.

–       Para ello es necesario que las instituciones y poderes públicos impulsen un compromiso para hacer realidad la conciliación de la vida laboral y familiar a través de un respaldo económico y de otras medidas complementarias (asesoramiento a las empresas, facilitar herramientas de gestión, exoneraciones, etc.)

“El mercado asegurador es maduro, desarrollado y altamente concienciado con la necesidad de una cultura de igualdad de derechos y oportunidades para todos”.

 ¿Cuáles son los principales desafíos a afrontar en la materia, en la actual era-COVID?

Los principales desafíos son los desafíos de siempre, magnificados por un contexto que acentúa deficiencias y apunta líneas de mejora, por ejemplo en el caso ya mencionado de la conciliación laboral. El cambio de paradigma que supone el trabajo remoto, o la flexibilidad en los horarios impuesta por el confinamiento ha sido un elemento estresor en las familias. El debate abarca y va más allá de la productividad empresarial. En este sentido, sería necesario acometer mayores compromisos que los actuales. 

“El cambio de paradigma que supone el trabajo remoto, o la flexibilidad en los horarios impuesta por el confinamiento ha sido un elemento estresor en las familias”.

¿Desea añadir algún comentario o reflexión adicional?

Desde Aemes valoramos muy positivamente las medidas que se han adoptado y creemos que contribuye a fomentar en la cultura empresarial el principio de igualdad. Es un camino que seguirá desarrollándose en el futuro, estamos seguros de ello.

“Desde Aemes valoramos muy positivamente las medidas que se han adoptado y creemos que contribuye a fomentar en la cultura empresarial el principio de igualdad”.