María Torra (9 Dracma – correduría de seguros): “Este 2021 ha de ser un año de preparación para el despegue de la correduría”

‘Muy Segura’ entrevista a María Torra Badía, CEO de 9 Dracma – correduría de Seguros.

¿Cómo fueron los inicios de su andadura profesional? ¿Cuál es su mejor recuerdo de aquella época, así como el momento que le implicó un mayor reto?

Mis inicios profesionales fueron duros en una población que no me conocía, joven, mujer, economista y auditora de cuentas, y tratando básicamente con hombres. Abrí mi despacho justo dos años después de tener a mi segundo hijo, pero antes ya había empezado a asesorar desde mi casa.

Mi primer cliente fue un veterinario, Anastasi Pascual, propietario de una finca agrícola que me depositó totalmente su confianza, al que asesoré hasta sus últimos días, y a cuyos hijos y esposa sigo asesorando. Siempre recordaré cómo aireábamos el despacho después de sus visitas, pues llenaba un gran cenicero que con mucho cariño le tenía reservado.

Viendo las necesidades que tenían mis clientes auditados, decidí ser corredora de seguros, pues me vi capaz de ayudarles en su gerencia de riesgos.

Hacia el año 1991, uno de mis mayores retos fue convencer a los clientes a los que les asesoraba en su declaración de la renta, para que se adhirieran a un plan de pensiones individual, cuando nadie creía en ello. Les aconsejé el Plan RFM Winterthur y creo recordar que durante más de diez años fue uno de los que mayor rentabilidad dieron en el mercado, entre los planes de renta fija mixta. Creo poder afirmar, sin equivocarme, que fui de las primeras personas que vendió planes de pensiones en Vilafranca del Penedès, mucho antes de que los bancos acapararan la atención con sus anuncios publicitarios.

Otro reto fue el de ayudar a externalizar la IT o Incapacidad Transitoria de las plantillas de las empresas, escogiendo entre dos compañías de seguros, Groupama y DKV, sin ningún coste y con las ventajas de un buen seguimiento de las bajas y opciones de pruebas e intervenciones, con más antelación de la que recibían en la sanidad pública. Este reto, cuando iba “in crescendo” se truncó al pasar a manos de las mutuas laborales, y yo lo abandoné para no quemar más esfuerzos, ya que las gestorías laborales eran las que tenían el contacto directo con ellas.

“Creo poder afirmar, sin equivocarme, que fui de las primeras personas que vendió planes de pensiones en Vilafranca del Penedès, mucho antes de que los bancos acapararan la atención con sus anuncios publicitarios”.

¿Qué hitos han acontecido en el transcurso de su trayectoria y por qué los considera como tales?

La correduría de seguros la constituí como respaldo de los servicios de asesoramiento a empresas que desarrollaba como profesional de la contabilidad, tributos y auditoría de cuentas. No iba a vender seguros. Buscaba soluciones a problemas que les surgían a mis clientes y, al tener mi despacho en el Penedès, rodeada de bodegas y cavas, opté por buscar una de las mejores soluciones a los riesgos del sector vitivinícola. En una Semana del Seguro, contacté y me aceptaron mediar una de las mayores compañías de seguros del mundo, ACE Insurance, poco conocida en nuestro país, que años más tarde compró Chubb y adoptó su marca. Por aquel entonces, la delegación en Catalunya la dirigía una mujer a la que siempre agradeceré su confianza, Marisa Ferrando y con la que me entendí muy bien, por ser quien era, alguien a quien, más que el volumen de negocio, le importaba la forma en que lo realizábamos.

Hemos seguido la buena relación con su sucesora, Marjorie Verbal,  y actualmente con Isabel Ribas, que recientemente le ha tomado el relevo.

Ello no quiere decir que no trabajemos con otras compañías que también tienen un producto específicamente pensado para dicho sector. Me refiero a Groupama o actual Plus Ultra, Winterthur o actual AXA, Allianz, Mapfre, Zurich, Catalana Occidente, National Suisse o actual Helvetia, etc…  

En una ocasión, un cliente a quien yo asesoraba fiscal y contablemente, habló tan bien de mi a una persona de su entorno que suscitó su curiosidad y quiso conocerme. Era el director general de Danone, una de las grandes empresas de nuestro país, quien me citó en su despacho, en Barcelona, para pedirme asesoramiento fiscal.

Aquello fue determinante para que más adelante me pidiera consejo sobre otro tema de inversión, al que pude responder gracias a un muy buen producto de ahorro de Allianz, llamado Allianz Vida 95. De esta buena relación surgió el que me presentara al director de recursos humanos de la empresa.

Tan pronto tuve la primera visita, vinieron otras tantas, hasta que, al cabo de un par de años, decidieron contratar un colectivo de salud como beneficio social para sus directivos, y más adelante para toda la plantilla. Entré como proveedora de servicios de confianza para gestionarlo, ampliándose al resto de empresas del grupo y llegando a tener más de 2.000 asegurados con una de las compañías pioneras en seguros de salud para colectivos, Cigna.

Fue un placer compartir buenos momentos en las presentaciones de los planes de salud que se ofrecía a los empleados como beneficio social de todo el grupo de empresas Danone, por todas las plantas de producción del grupo, de toda España y sus oficinas centrales. Barcelona, Parets del Vallès, Madrid, Aldaia, Salas, Sevilla, Granada, Granollers, Sant Hilari Sacalm y Santa Cruz de Tenerife. La relación con los responsables de todos los departamentos de personas fue intachable.

Debido a que mi vocación no era la venta, y que hasta entonces mi trayectoria profesional crecía sin esfuerzo, llegué a tener una plantilla total de 7 personas, sin preocuparme de lo que era el Márketing comercial. Nunca tuve ambición de crecer ni ganar más dinero pues, afortunadamente, he tenido suficiente para vivir con calidad de vida, en uno de los mejores entornos de Catalunya, rodeada de viñedos, con unas vistas maravillosas y sin polución.

Pero la crisis del 2008 hizo estragos y algo que nunca había percibido, como es que te dejen de pagar una factura, se hizo habitual. Por suerte, en aquel momento, la solvencia de la correduría soportó financieramente los impagos y suspensiones de pagos de algunos de mis clientes, que mi asesoría TORRA BADIA, economistas sufrió. Pero eso no acabó aquí, hasta las mejores compañías solventes vieron temblar sus cimientos y perdí la mediación de los seguros de uno de mis mayores clientes, después de 17 años de servicios prestados con gran satisfacción para ambas partes, al decidir tener el trato directo con la compañía. Una buena relación que finalizó por fuerzas mayores.

El batacazo fue mayúsculo y puedo decir que no paré de reinventarme buscando y probando soluciones para mantener la plantilla que para mí era lo más importante.

Debo agradecer a las personas que han formado parte de mis equipos de trabajo su gran colaboración en encontrar vías alternativas, y que cuando vieron que la única solución para evitar que el barco se hundiera y con ellas a bordo, era reducir estructura, buscaron sus sueños en otras empresas, ayudando a evitar males mayores.

Actualmente, mi plantilla se compone de tres personas, mujeres, que trabajamos en equipo cohesionado. Cuando surge la transferencia de un riesgo por el que nos falta equipo, tenemos la colaboración de otras corredurías que nos dan una mano. Además de colaboradores externos en lo que respecta a nuestra transformación digital.

También me gustaría decir que, si bien en los 35 años de mi trayectoria profesional he contratado en plantilla a 51 personas, un 92% han sido mujeres. A pesar de ello, cedí confiando la continuidad de la asesoría, a uno de los pocos varones, que estudió la carrera de económicas trabajando a mi lado, Jaume Xaus.

“Debo agradecer a las personas que han formado parte de mis equipos de trabajo su gran colaboración en encontrar vías alternativas, y que cuando vieron que la única solución para evitar que el barco se hundiera y con ellas a bordo, era reducir estructura, buscaron sus sueños en otras empresas, ayudando a evitar males mayores”.

¿Cuál es el valor añadido de Dracma Correduría de Seguros en el mercado, así como sus principales ramos de actividad?

Dracma, como he explicado antes, se constituyó para ayudar a sus clientes empresas y profesionales a proteger sus activos mediante los seguros más apropiados a sus riesgos.

Para mí, los principales activos de las empresas son las personas y los bienes, y mi experiencia financiera y mi sensibilidad como mujer son de gran valor en mi aportación como mediadora de seguros.

Cuando hablo con mis clientes de cómo valorar los capitales a asegurar, escoger las garantías imprescindibles y actualizar las pólizas periódicamente, tengo una visión muy técnica que les merece confianza.

Nuestros proyectos se anticipan a los acontecimientos. Son transparentes.Planteamos los riesgos y su prevención, explicamos las garantías, opinamos ante la valoración de los capitales, damos diversas opciones como alternativas válidas. En definitiva, no dejamos que hayan imprevistos por no leer la letra pequeña.

Los ramos de seguro a los que actualmente estamos más enfocadas son:

  • Riesgos Empresariales con especial atención al sector vitivinícola y a los ciberriesgos.
  • Responsabilidad Civil (empresarial, profesional y de administradores y directivos).
  • Asistencia en viajes de negocios.
  • Responsabilidad Medioambiental.
  • Salud.
  • Vida.
  • Ahorro y pensiones.

Recientemente hemos incorporado:

  • Riesgos agrícolas.
  • Crédito de las ventas.

“Para mí, los principales activos de las empresas son las personas y los bienes, y mi experiencia financiera y mi sensibilidad como mujer son de gran valor en mi aportación como mediadora de seguros”.

¿De qué manera se han visto afectados por la actual pandemia sanitaria y qué principales estrategias han desarrollado para afrontarla?

La pandemia ha ocasionado estragos en la mayoría de las empresas, obligándolas a poner a sus plantillas en ERTOs por la drástica reducción de su facturación. Eso es una rueda que apisona al pasar. Bajan los ingresos y hay que reducir costes. En nuestro caso, algunos de nuestros clientes, en más de una ocasión, se han dejado seducir por primas más económicas, a pesar de tener una amplia experiencia satisfactoria con nosotros, por la atención a sus siniestros y sus consultas a lo largo de años.

Nuestro producto estrella, que es la asistencia en viaje de negocios con una web específica de dicho producto, SBT Secure Business Travel, ha sufrido un parón en la captación de clientes, por la reducción drástica de viajes al extranjero. Se cancelaron todas las Ferias internacionales, y las medidas de seguridad por el covid19 de los distintos países han impedido ir a visitar a sus clientes en el exterior. Sin embargo, he de decir que ha habido pocas bajas o tan solo de aquellos colectivos que realmente han prescindido de algunas de las personas que viajaban, en sus plantillas, han reducido el número de asegurados.

Tuvimos que mejorar nuestra digitalización informática en pocos días para trabajar en remoto durante el primer confinamiento y pudimos soportar el embate con la mentalidad optimista y el pensamiento a largo plazo. Para ello, la estrategia fue trabajar mucho la comunicación digital y promocional para que se nos viera y el confinamiento no fuera una causa de olvido de nuestra labor.

Las personas que trabajan conmigo han respondido al cien por cien en atención al cliente y estudio de los casos y, cuando se nos ha permitido, hemos vuelto al trabajo presencial en las amplias oficinas de Dracma, con las medidas oportunas de prevención del Covid19.

Los ciberseguros han sido los más desarrollados en cuanto a su divulgación, grabando píldoras en vídeo junto a un experto en ciberseguridad, CEO de la empresa Light Eyes, con el que organizamos diversas webinars con la Federació Empresarial del Gran Penedès, la Cambra de Barcelona y el Col·legi d’Economistes de Catalunya, además de asistir de forma virtual a les FIRES de Maig de Vilafranca del Penedès y a la FIRA DE NOVEMBRE de Vilanova i la Geltrú.

He grabado la cápsula número 50 de 104 de opinión para el Col·legi d’Economistes de Catalunya sobre “El teletrabajo y la Seguridad”, junto a muchos otros ponentes economistas y he participado en la XXV Jornada dels Economistes: Joves i Futur, formació ocupació i emancipació moderando la mesa que hablaba sobre La Corresponsabilidad, el valor a potenciar para lograr una igualdad efectiva, al formar parte de la “Comissió per la Igualtat” del Col·legi.

Por último, he participado en el 6º Congrés de Dones d’Empresa, con la ponencia “Los Ciberriesgos, la nueva amenaza del siglo XXI” junto a una treintena de mujeres empresarias.

“Las personas que trabajan conmigo han respondido al cien por cien en atención al cliente y estudio de los casos y, cuando se nos ha permitido, hemos vuelto al trabajo presencial en las amplias oficinas de Dracma, con las medidas oportunas de prevención del Covid19”.

¿Qué desafíos más destacados esperan alcanzar a lo largo de este 2021?

Este 2021 ha de ser un año de preparación para el despegue de la correduría. Estoy realizando un curso muy intenso y completo del uso de la red profesional de Linkedin, y nos preparamos para no dejar pasar ninguna oportunidad, mejorando las presentaciones y colaborando más si cabe con nuestros clientes para que nos vean como un aliado de gran valor añadido a sus negocios. Y, por supuesto, estando presente en todos aquellos foros que sea posible.

“Este 2021 ha de ser un año de preparación para el despegue de la correduría”.

Mujer y seguro: Como mujer que desarrolla su actividad en el mercado asegurador, ¿cuál es su visión acerca del posicionamiento y nivel de visibilidad que posee la mujer en el sector?

Los sectores como el financiero, seguros y auditoría de cuentas continúan siendo dominados por los varones. Durante el año 2019 en general, tan solo había un 20% de mujeres directivas y solo el 5,4% de los componentes de los consejos de administración eran mujeres. Desconozco los porcentajes en el sector asegurador, pero no creo que los superen. De todos modos, cada vez más se ven a mujeres llevando la dirección de organismos como Sandra Serra de Elio, gerente del Col·legi de Mediadors d’Assegurances de Barcelona, Alicia Soler gerente de AGERS, Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA, Rosa Díaz Moles, directora general de INCIBE, Susana Pérez, directora general de INESE, etc.

A pesar de ello, hay mucho camino por recorrer, puesto que los mejores resultados universitarios se los atribuyen a las jóvenes y hasta que los jóvenes educados en la corresponsabilidad no lleguen a la edad laboral, será difícil que las mujeres no dejen de anteponer, en muchos casos, su vida familiar y personal a sus sueños profesionales.

“Los sectores como el financiero, seguros y auditoría de cuentas continúan siendo dominados por los varones. Durante el año 2019 en general, tan solo había un 20% de mujeres directivas y solo el 5,4% de los componentes de los consejos de administración eran mujeres. Desconozco los porcentajes en el sector asegurador, pero no creo que los superen”.

¿Desea lanzar un mensaje a la mujer profesional, que constituye una parte muy destacada de la audiencia de Muy Segura?

Pues que no se amilane ante nada ni nadie. Que haga crecer sus sueños y crea en ella misma para conseguirlos. Que pida corresponsabilidad a su pareja para llevar una vida privada sana y eficiente.

Que eduque a sus hijos en esa línea para que ninguna niña deje de hacer lo que más le guste por motivos de desigualdad de oportunidades.

Si todas las mujeres nos lo propusiéramos, somos imparables.

“Que haga crecer sus sueños y crea en ella misma para conseguirlos”.

¿Quiere añadir algún comentario o reflexión adicional?

Espero que mis clientes y posibles clientes futuros estén calentando motores para cuando haya terminado el efecto de la pandemia, puedan despegar navegando viento en popa a toda vela y que pueda ayudarlos en la protección de su crecimiento, se acuerden de mí y, ante cualquier imprevisto, Dracma esté para ser su muleta y apoyo en el nuevo caminar. 

‘MUY INSPIRADORAS’:

#RetoMuyInspiradoras:

Cada entrevistada que así lo desee, citará aquellas mujeres que le han ayudado, o que le siguen apoyando, en su crecimiento profesional.

Mi madre, Margarita Badia, fue mi mayor referencia. Directora de diseño de la empresa de confección de lencería “Sinfonía”, fue una mujer inteligente que me enseñó a tener mucho empeño, para lograr mis sueños a base de esfuerzo y valentía.

Mi hija, Laura Olivella, que después de estudiar su carrera universitaria con un futuro prometedor, fue valiente y empezó otra muy distinta, en el mundo del arte. Formándose como bailarina y actriz, ha actuado en diversos musicales y ha creado su propia escuela de danza Som-hi Dansa y su productora, Som-hi Films, con la que ha sido nominada a los  premios MAX por una de sus últimas producciones Sugar, con faldas y a lo loco. Es una persona que ha formado un gran equipo, es muy querida por sus alumnos y colaboradores y de la que me siento muy orgullosa, por cómo afronta las dificultades y la pasión que pone en todo lo que hace.

Mi tía, Montserrat Mateu, una mujer culta que, a sus 87 años, da un gran ejemplo de optimismo, fortaleza y modernidad. Vive sola, conduce sin miedo, practica el deporte de la natación, viaja, tiene muchas amistades y está al orden del día de las tecnologías y las redes sociales.

CUESTIONES “MUY MUJER”:

Un perfume: Quatre de Boucheron.

Una canción: “Moon river” cantada por Audrey Hepburn y “Say something” de Cristina Aguilera.

Una actriz: Meryl Streep.

Una afición: Coleccionar tortugas de todos los tamaños, formas y procedencias y practicar nordic walking.

Un deseo: Un mundo mejor, más justo e igualitario donde las personas sean el centro de todo, no haya pobreza y sepamos vivir sin pisar a los demás, respetando la naturaleza (casi nada).