Itziar Eizaguirre (EJE&CON): “Es crucial creer firmemente en nosotras mismas y manifestar con claridad nuestras preferencias profesionales”

‘Muy Segura’ desarrolla esta sección en colaboración con EJE&CON, Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras. El objetivo es visibilizar, a través de una entrevista mensual, el talento de las profesionales que la integran.

La Asociación Española de Ejecutiv@s y Consejer@s se fundó en 2015 con la misión de promover la presencia de las mujeres en puestos de Alta Dirección y Consejos de Administración. Desde entonces, trabaja para ser agente impulsor de cambio, generando una conciencia social que prime las capacidades y habilidades. Entre los proyectos más relevantes de la asociación destacan los Premios EJE&CON -que distinguen a grandes empresas, pymes y medios de comunicación por su trabajo para impulsar el talento sin género- y el Código EJE&CON de Buenas Prácticas para la Gestión del Talento y la Mejora de la Competitividad de la Empresa.

En este primer número del año entrevistamos a Itziar Eizaguirre Irureta, responsable técnico de Derechos Humanos y Cultura Democrática de la Diputación Foral de Gipuzkoa y miembro del Think Tank de Gobernanza de la misma institución.

¿Cómo comenzó su andadura profesional y qué enseñanza se llevó de aquella etapa?

Estudié Derecho en la Universidad de Navarra y dada mi vocación en materia de sostenibilidad fui la primera de mi promoción en compaginar las prácticas en un despacho en materia forestal y tener una oferta de trabajo antes de finalizar, en SAYMA Consultores. Aquí, desarrollé programas pioneros de sostenibilidad local en instituciones públicas. Además el hecho de compaginar los estudios de Máster en Derecho Medioambiental con la práctica profesional fue un acierto, ya que me permitió conocer las necesidades de diferentes agentes, tanto privados, como públicos para ayudarles a comprender y gestionar la cuestión ambiental como elemento diferencial de calidad y competitividad.

“Estudié Derecho en la Universidad de Navarra y dada mi vocación en materia de sostenibilidad fui la primera de mi promoción en compaginar las prácticas en un despacho en materia forestal y tener una oferta de trabajo antes de finalizar, en SAYMA Consultores”.

A lo largo de su trayectoria, ¿qué momentos identifica como hitos para usted y por qué?

En un inicio, comenzar a colaborar con la Diputación Foral de Gipuzkoa me dio la posibilidad, en primer lugar de conocer de primera mano el entorno institucional a través de sus lógicas de gobierno y de gestión, así como de estar en contacto con la pléyade de organismos y agentes que convergen en infinidad de proyectos permitiéndome detectar las diferentes perspectivas y aplicando las mejores formas de negociación para llegar a posiciones win-win. Ayudar a diseñar las primeras políticas de sostenibilidad y constituir la Red Vasca de Municipios (Udaldarea2030 o los grupos de municipios (Udaltaldes 21) por la sostenibilidad, junto a Gobierno Vasco fue un reto apasionante del que aprendí mucho.

De otro lado, el hecho de ser miembro ya en el año 2000 del Comité Académico del Máster de Desarrollo Sostenible: gestor de Agenda 21, e impartir clase durante casi 12 años en un proyecto tan innovador y formar a un gran número técnicos institucionales y profesionales del sector ambiental de la CAV, ha sido un gran aliciente. Siempre he apostado firmemente por conectar la investigación académica con la práctica profesional y las demandas de la sociedad.

Ser parte de la Comisión de Expertos de Medio Ambiente de Gobierno Vasco y compartir puntos de vista con profesionales de primera línea también fue muy enriquecedor. Ha sido muy importante para mi haber propuesto y diseñado un organismo dirigido a dar respuesta a los nuevos retos de cambio climático y posteriormente, ser directora de la Fundación de Cambio Climático de Gipuzkoa, habiendo dejado encarrilada una sólida hoja de ruta para el territorio en una cuestión de tal magnitud.

“Ser parte de la Comisión de Expertos de Medio Ambiente de Gobierno Vasco y compartir puntos de vista con profesionales de primera línea también fue muy enriquecedor”.

¿Cómo ha sido su experiencia dentro de la Diputación Foral de Gipuzkoa a lo largo de estos veinte años?

El hecho de operar bajo mi propia firma como consultora independiente para diversas instituciones ha sido siempre una oportunidad y al mismo tiempo un aliciente. Contribuir a elaborar técnicamente muchas de las políticas públicas de sostenibilidad, aportando mi visión estratégica orientada a resultados a la hora de implantarlas, me ha permitido desarrollar múltiples capacidades y conocimientos que me han configurado como un perfil muy adaptativo, flexible y versátil, al tiempo que altamente creativo y eficaz. Ser consciente y analizar cuál es nuestra aportación a nuestra área profesional es crucial.

En mi caso, haber contribuido en primera persona a avanzar desde el diseño técnico, el enfoque jurídico y planificación estratégica en materias como la movilidad sostenible orientadas a la reducción de CO2, la participación pública, la gobernanza climática y energética, los residuos y la economía circular, los procesos de sostenibilidad local y Agenda 2030, de forma práctica y adaptada a marcos locales concretos con resultados tangibles, junto con una apuesta por el enfoque de género, hace que mi experiencia en el ámbito del gobierno multinivel (autonómico, provincial, comarcal y municipal) sea buena.

“El hecho de operar bajo mi propia firma como consultora independiente para diversas instituciones ha sido siempre una oportunidad y al mismo tiempo un aliciente”.

Nos consta que también es miembro del Think Tank de Gobernanza de la misma institución. ¿Cuáles son sus objetivos principales?

La Diputación Foral de Gipuzkoa ha puesto en marcha una iniciativa denominada Etorkizuna Eraikiz Think Tank (Construyendo el futuro) que es un espacio para la cogeneración de conocimiento orientada a identificar los retos futuros del territorio, así como entenderlo y definir los procesos y ecosistemas vinculados a las políticas de la institución que pueden contribuir a superarlos.

En este sentido, la misión del Think Tank es “cogenerar conocimiento transferible y aplicable, a través de la gobernanza colaborativa, para introducir una nueva agenda y cultura políticas que modernicen el ecosistema (actores, contenidos y procesos) de las políticas de la institución foral”. El objetivo principal se centra en el fortalecimiento de una nueva cultura política como parte de la estrategia frente a esta crisis.

En mi opinión, este espacio es interesante desde el punto de vista de la innovación institucional y administrativa. Es un ejercicio práctico adaptado a un ente concreto, planteando resultados tangibles. Desde el punto de vista de la sostenibilidad, este tipo de ejercicios implican un aprendizaje colectivo entre diferentes tipos de agentes (gobierno, administración, empresa, academia, ciudadanía, etc.) ya que la transición hacia modelos más sostenibles debe incorporar lógicas diferentes a lo que se venía haciendo. Nos enfrentamos a marcos sociales, ambientales y económicos muy complejos con altas dosis de incertidumbre.

Ante todos los esfuerzos que está realizando el sector privado y la ciudadanía, habría que preguntarse si nuestra administración pública está preparada para articular operativamente un cambio sustantivo que permita un modelo más sostenible (articulación ágil de equipos técnicos multidisciplinares con visión integral altamente cualificados, procesos, procedimientos, reglamentaciones, cultura organizacional más flexible y eficaz, etc.). Afrontar el reto de la transformación de la función pública a la altura de las circunstancias y minimizar la reverberación de los envites pandémicos, no es una cuestión menor.

En un contexto complejo de riesgos encadenados, la lógica exclusivamente fragmentada, numérica, la lógica de la máquina y el control total simplemente, no sirven, como bien señala el filósofo y sociólogo francés Edgar Morin. Es, más que nunca, crucial enfocar y actuar en términos de complejidad sistémica, metamorfoseando nuestras instituciones y sus operativas de gobierno y administración, adaptándolas a las transformaciones masivas que se avecinan, así como a los cambios discontinuos e imprevisibles que inevitablemente ya se están dando. La anticipación, la colaboración y la sostenibilidad deben guiar nuestra gobernanza institucional y nuestra inteligencia democrática debe embeberse de la inteligencia ecológica.

“Ante todos los esfuerzos que está realizando el sector privado y la ciudadanía, habría que preguntarse si nuestra administración pública está preparada para articular operativamente un cambio sustantivo que permita un modelo más sostenible”.

¿Qué próximos desafíos espera emprender a lo largo de 2021? ¿De qué manera se han visto afectados por la actual pandemia sanitaria?

El reto principal este año es presentar mi tesis doctoral en gobernanza para el desarrollo sostenible aplicado al caso concreto de Gipuzkoa, además de varias colaboraciones como experta que estoy terminando de perfilar en materia de economía circular y alta costura o gastronomía, sostenibilidad y mujer. Mis proyectos concretos no se han visto afectados, más bien se han visto reforzados. El impacto que la pandemia ha tenido a nivel social a forzado y acelerado la necesidad de incorporar lógicas y modelos de actuación sostenibles.

Para mí, que vengo trabajando en este ámbito más de veinte años aplicando estos criterios en proyectos con resultados concretos, resulta evidente. El Panel Intergubernamental de la ONU sobre Biodiversidad (IPBES) afirma:” No hay un gran misterio: las pandemias están completamente provocadas por las actividades humanas”, señalando que esas mismas actividades, reflejo de una “explotación insostenible”, también son las causas primarias de la crisis climática. Si la primera fase pandémica ha generado una recesión comparable a la de la Segunda Guerra Mundial, rebajando la capacidad económica de la zona Euro al 20%-30% de su potencial y previendo – en el mejor de los casos- una contracción del PIB en torno al 8,7% este año –según el FMI, en España se calcula la recesión más aguda de la Zona Euro en torno al 12,8%-, habrá que ver qué sucede con esta segunda ola. En este sentido, sería conveniente que nos hiciéramos las preguntas pertinentes en esta coyuntura. Sería interesante abordar una reflexión aguda que nos permita adaptarnos a un contexto de incertidumbre crítica para replantearnos una recuperación que evite volver a un modelo –social, económico y ambiental- que ha originado la situación actual.

Ante la combinación de las crisis sanitaria, económica, social y climática, el Fondo Next Generation impulsado por la Unión Europea puede suponer cierto alivio. Pero si bien la disponibilidad financiera es relevante, no lo es todo. Tenemos que estar en disposición de diagnosticar correctamente si contamos con los enfoques, las capacidades de gestión y condiciones estructurales necesarias para que, de forma capilar, los fondos alcancen eficazmente los objetivos que se plantean llegando al grueso de empresas y a la ciudadanía, preservando los recursos naturales y combatiendo el cambio climático.

“El reto principal este año es presentar mi tesis doctoral en gobernanza para el desarrollo sostenible aplicado al caso concreto de Gipuzkoa, además de varias colaboraciones como experta que estoy terminando de perfilar en materia de economía circular y alta costura o gastronomía, sostenibilidad y mujer”.

¿Qué significa para usted pertenecer a EJE&CON? ¿Qué valor añadido le aporta en su día a día la Asociación?

A lo largo de mi carrera profesional siempre he defendido la igualdad de género transversalizado este vector en las políticas públicas y proyectos, desde la energía, los residuos y la economía circular, hasta el cambio climático o los procesos de sostenibilidad local vinculados a la Agenda 2030. Siempre he reivindicado el papel de grandes profesionales femeninas y el valor de la diversidad.

El primer contacto con EJE&CON fue a través del Santander WomenNOW Summit, donde confluían mujeres excepcionales que ya eran miembro y amigas con las compartía planamente los objetivos de apostar por el talento inclusivo, sin género ni generación, impulsando la presencia de sólidas profesionales en puestos de Alta Dirección, así como en Consejos de Administración. La perspectiva de EJE&CON en relación al talento senior es muy inteligente, ya que se entiende como un activo que las organizaciones deben de valorar seriamente. La lógica de funcionamiento y estructura de EJE&CON resulta tan práctica y eficaz que este momento cuenta con más de 900 asociados habiéndose posicionado como uno de los más potentes “tanques de pensamiento” agrupando y conectando a personas e iniciativas punteras a través de sus foros sectoriales que se convierten así en auténticos laboratorios de ideas.

Es un auténtico agente de cambio y así puede comprobarse a través de sus premios, informes, códigos y programas. Soy miembro del Foro de Sostenibilidad y para quienes llevamos tanto tiempo trabajando estas cuestiones, resulta muy alentador observar la calidad de las propuestas y el dinamismo del grupo, además de generar e impulsar proyectos innovadores intercambiando información de plena actualidad. El área de medio ambiente y sostenibilidad ha sido, tradicionalmente, un ámbito de alta presencia femenina.

En este momento ya que estas políticas transitan de la periferia al centro del discurso y la acción, debería de quedar reflejado en las estructuras organizacionales incorporando más mujeres a los puestos directivos de primera línea y a los Consejos de Administración.

“La perspectiva de EJE&CON en relación al talento senior es muy inteligente, ya que se entiende como un activo que las organizaciones deben de valorar seriamente”.

¿Desea trasladar un mensaje a la mujer profesional, que constituye una parte muy destacada de la audiencia de Muy Segura?

Además del esfuerzo que las mujeres realizamos en nuestra formación y en la diligencia técnica que aplicamos en nuestros puestos, es crucial creer firmemente en nosotras mismas y manifestar con claridad nuestras preferencias profesionales, pues en la mayoría de ocasiones nuestros esquemas mentales ocultos nos traicionan junto con prejuicios como los que ensombrecen la imagen de una mujer que quiere mejorar por parecer ambiciosa con todas las connotaciones negativas que ello conlleva. También es muy importante aplicar las lógicas del networking, conectar, compartir y apoyarnos.

Es importante saber quién eres, cómo te gustaría ser y que te gustaría alcanzar. Siempre hay algo que te diferencia del resto, hay que buscarlo, mejorarlo y mostrarlo. Por otro lado, lograr visibilidad en tu entorno es bueno para ti y para otras mujeres a las que puedes animar e inspirar. Solemos ser ingeniosas y creativas; debemos construir una marca personal y atrevernos a explorar para buscar nuevos retos que nos saquen de nuestra zona de confort. Liderar proyectos y ayudar a otras personas a ser líder es muy gratificante y puede ser parte de tu misión y sobre todo, no temer al fracaso, la resiliencia es parte del éxito.

“Además del esfuerzo que las mujeres realizamos en nuestra formación y en la diligencia técnica que aplicamos en nuestros puestos, es crucial creer firmemente en nosotras mismas y manifestar con claridad nuestras preferencias profesionales”.